Diario del Cesar
Defiende la región

Por insalubridad y la falta de comedor suspendieron clases en colegio de Becerril

479

Siete días con cese de actividades estuvieron los estudiantes de la Institución Educativa “Ángela María Torres Suárez”, ubicada en el municipio de Becerril del departamento del Cesar;  toda vez que los padres de familia levantaran su voz de protesta ante las condiciones deplorables en las que se encuentra la institución. Autoridades de educación acordaron iniciar un plan de trabajo para evitar una nueva interrupción en la jornada académica.

Déficit de docentes, salas sanitarias insalubres, salones de clase sin luz y sin pupitres; nulo servicio de agua potable, infraestructura a punto de desplomarse y un comedor a medias que no ofrece alimentos a los niños de la etapa básica, son algunas de las deficiencias que sufre la institución más importante y antigua del municipio.

Este centro educativo también está invadido de basura por falta de aseadoras, tampoco hay celador y muchos niños han llegado al extremo de escuchar clases en el suelo al no contar con mobiliario educativo, detalló Ana María Cuencas, una de las representantes que se unió a la lucha por rescatar la institución.

Comentó que uno de los problemas más graves y el que detonó esta protesta, es el grado de insalubridad en las que se encuentran las salas sanitarias por la falta de agua. “Hasta gusanos se observan en el piso y las paredes, lo que podía causar un problema de salud entre los alumnos”, dijo la representante.

Por su parte Gloria Giraldo, quien tiene un niño de 12 años estudiando en el plantel, comentó que su representado hasta la fecha no cuenta con docente y su preparación está prácticamente nula. El déficit de personal educativo es evidente y las condiciones en la que está el estudiantado es deplorable.

Comentó que la Institución Educativa Ángela María Torres Suárez es un centro oficial estrato 1 que ofrece educación primaria, secundaria, educación media y hasta cumple con programas para adultos; características que lo hacen un lugar pionero en el municipio y está sumergido en el olvido y la desidia, expresó con preocupación.

LO MÁS GRAVE: EL COMEDOR

A estas quejas se sumó la de Argimiro López, otro padre de familia que se mostró indignado por la situación que viven los niños. “Aquí lo más grave es  que este colegio recibe a muchos estudiantes de bajos recursos que necesitan de su alimentación para rendir académicamente, pero la infraestructura está abandonada”, expresó.

Los alumnos de básica no están recibiendo el programa de alimentación, mientras que los del área de bachillerato sí, lo que genera malestar entre los padres de familia más aún cuando han confirmado que la comida es desperdiciada por los estudiantes.

Ante esta situación, López fue enfático en exigir la solución al problema, ya que solo se requiere de una pequeña inversión para mejorar el espacio donde funcionará. El colegio cuenta con todo el mobiliario para funcionar, denunció.

La protesta a la que denominaron los padres de familia un cese de actividades, fue levantada el día de ayer una vez que fueron escuchados por las autoridades de educación del municipio y el departamento. El secretario de Gobierno de Becerril, Juan Aurelio Osorio, también formó parte del compromiso por el rescate del colegio.

PARA EL 8 DE JULIO

Una comisión de la Secretaría de Educación Departamental, de la secretaría de Salud y del gobierno municipal de Becerril se apersonó a la institución para buscar salida a estos problemas que afectan la operatividad del centro educativo.

Según informó Edicta Serpa, en la reunión se acordó en primer lugar levantar la protesta y permitir el acceso del estudiantado, luego de firmar un acta de compromiso donde las autoridades acordaron resolver tres puntos específicos: la incorporación de tres docentes, arreglar el sistema de agua y rescatar la infraestructura del comedor para iniciar el 8 de julio el suministro de alimentos a los niños.

Esta información fue confirmada por el secretario departamental de Educación, Luis Rodríguez, quien informó al DIARIO DEL CESAR que en lo que compete a su despacho se le dará respuesta inmediata. “Hoy sostendremos una reunión con la delegación que viajó a Becerril para concretar y luego haré un acompañamiento al colegio para escuchar las quejas y preocupaciones de los padres de familia”.

Por su parte el Secretario de salud departamental, Jorge Juan Orozco, afirmó que una vez escuchados los planteamientos se activaron las alarmas para buscar salidas al problema. “Se elaboró un acta de compromiso. En lo que respecta al tema del agua es meramente del resorte del Alcalde de Becerril. Hay que resolverlo de inmediato para acabar con la insalubridad que denuncian los representantes”, dijo.

DAR LA CARA AL PROBLEMA

Los padres de familia ahora esperan que los compromisos adquiridos por las autoridades se cumplan, ya que de lo contrario volverán a tomar acciones antes que el centro educativo desaparezca por falta de atención gubernamental.

“Necesitamos que los entes involucrados den la cara al problema, que se apersonen a conocer de cerca la situación por el bienestar de los niños y el futuro de este colegio de gran importancia para el municipio Becerril”, finalizó María Antonia Pedraza, otra madre de familia.

Pedraza informó además que el día viernes realizarán una jornada especial de limpieza en el centro educativo, por lo que hace un llamado a la comunidad a que se sume a esta causa por el bienestar de los escolares.

La Institución Educativa Ángela María Torres Suárez, es uno de los 106 colegios del departamento del Cesar que se postuló ante el Ministerio de Educación para implementar la Jornada Única Escolar.