Diario del Cesar
Defiende la región

Tía murió y sobrina quedó herida en choque de moto

562

María Paulina Arias Montero, de 23 años, quien se desplazaba como parrillera en la motocicleta conducida por su sobrina, murió instantáneamente. La víctima pertenecía a la etnia kankuama, al igual que su familiar.

El exceso de velocidad y la falta de pericia, sería la causa principal de un aparatoso accidente de tránsito que cobró la vida de una joven de 23 años y dejó gravemente herida a su sobrina, una menor de edad. El percance vial sucedió la tarde de ayer, entre los corregimientos de Río Seco y La Mina, al norte de Valledupar.

Las víctimas se movilizaban sin el casco de protección y según la hipótesis de las autoridades de tránsito, chocaron contra el muro de una alcantarilla, cuando se desplazaban a bordo de la motocicleta Bóxer  de placa EYA-78E.

La escena fue dantesca debido que ambas mujeres sufrieron heridas abiertas del cuero cabelludo, tras el fuerte impacto. María Paulina Arias Montero, de 23 años, falleció instantáneamente, su cuerpo quedó en medio de la vía junto al vehículo implicado, mientras que su sobrina identificada como Daniela Castellano Arias, de 15 años, conducía la motocicleta, su cuerpo estuvo tendido en el asfalto  a un lado de la vía.

Los transeúntes detuvieron su andar para percatarse del trágico suceso y la noticia en cuestiones de minutos se propagó a través de las redes sociales.

Varias ambulancias acudieron al lugar de la emergencia, pero solo una de ellas trasladó a la adolescente a la clínica Erasmo de esta capital, donde le diagnosticaron trauma craneoencefálico severo  y  de tórax. Al cierre de esta edición su estado de salud era delicado y fue sometida a un procedimiento quirúrgico.

A los pocos minutos uniformados de la Policía de Tránsito y Transporte del Cesar, arribó a la escena y efectuaron la inspección técnica al cadáver, luego lo condujeron a la morgue de Valledupar donde efectuarán el día de hoy la necropsia de rigor. 

LE HABRÍAN PRESTADO LA MOTOCICLETA

DIARIO DEL CESAR dialogó con una allegada a las víctimas y aseguró que a Castellano Arias, quien reside en  la vereda Ramalito,  le habrían prestado la motocicleta y decidió salir junto con su tía, quien residía en el corregimiento de La Mina, a dar una vuelta en los alrededores de la región, pero después de varios minutos de andar, decidieron dirigirse a la vía que conduce a la cabecera municipal, donde a  una de ellas la sorprendió la parca.

Tanto la fallecida como su familiar pertenecen a la etnia kankuama. El cabildo gobernador Jaime Arias, lamentó profundamente este hecho y expresó sus condolencias a los familiares de la joven de 23 años, que dejó huérfanos a dos hijos.