Diario del Cesar
Defiende la región

Urge mejorar sistema judicial para atender casos de maltrato a la mujer

234

Un 70 por ciento de las mujeres víctimas del maltrato no se atreven a formular las denuncias, quizás por miedo a que el agresor tome represalias o por el mal funcionamiento del sistema judicial, el cual hasta la fecha ha dado poca respuesta a los casos de feminicidio y otros maltratos presentados en el municipio Valledupar.

Urge mejorar el sistema judicial en esta materia, los procedimientos son tardíos. Así lo manifestó Nancy Daza, tesorera del Consejo Consultivo de Mujeres del municipio Valledupar. “Si una mujer denuncia que fue maltratada y no recibe respuesta, a los pocos meses es víctima de una agresión más fuerte pasando a engrosar las cifras que hasta la fecha son alarmantes en el municipio”, dijo.

Daza denuncia que no se están tomando los correctivos. Las estadísticas indican que en Valledupar los feminicidios han ido en ascenso, además de los maltratos laborales, domésticos, físicos y verbales. Indicó la representante del Consejo Consultivo de Mujeres de Valledupar que existen casos en los corregimientos o zonas rurales del municipio donde la violencia es alarmante. “Las instancias locales deben abocarse a crear mecanismos independientes para la atención de las víctimas”, explicó.

“El Estado colombiano debe velar por la garantía de los derechos y sobretodo de la vida de las mujeres. No se justifica que ocurra un feminicidio y que aún no se sepa el resultado de las investigaciones, por lo que es necesario trabajar en la defensa y reivindicación de los derechos de las mujeres en nuestro territorio”, afirmó Daza.

La funcionaria informó que el Consejo Consultivo de Mujeres creó una guía denominada “violentómetro”, para demostrar que la violencia también se mide. Daza explicó que si la mujer recibe bromas hirientes, intimidación, descalificaciones y control de amistades por la pareja son causas de alerta. Pero si el trato es con desprecio, caricias agresivas o prohibiciones innecesarias hay que reaccionar.

“Ya cuando hay golpes, la obligan a tener relaciones sexuales, recibe amenazas de muerte o la aíslan, entonces la vida e integridad de la fémina está en riesgo y hay que actuar de manera urgente a través de la denuncia como primer paso”, concluyó.