Diario del Cesar
Defiende la región

´La Judicial´, con hacinamiento del 400% y ´La Tramacúa´ aloja a los más peligrosos

369

Los gobiernos nacional, departamental y municipal buscan implementar medidas de choque, ante la grave situación que se está presentado en los reclusorios

Colombia tiene 138 prisiones con capacidad para recluir a 76 mil presos, sin embargo hoy concentran cerca de 120.674 reclusos; un hacinamiento representado en 159%.

La Cárcel Judicial de Valledupar es catalogada como la segunda con mayor hacinamiento en el país con más de 400%, según una inspección de la Defensoría del Pueblo, en la que se comprobó que en los siete patios que hay en el centro carcelario se encuentra albergada tres veces más de la población pactada para recibir, que son 235 presos y en estos momentos llegan a más de 1.200, lo que ha generado por muchos años una grave situación tanto en detenidos, administrativos y comunidad en general.

Aunque esta noticia ha sido replicada a nivel nacional durante muchos años, y pese a las alertas generadas y las supuestas medidas de antaño por parte de diferentes gobiernos, hasta el momento no se ha logrado una solución definitiva. Mientras tanto, en los pabellones de hombres y mujeres se refleja la cruda realidad: personas durmiendo literalmente unas sobre otras, en hamacas y pisos, entre otros aspectos críticos.

Este duro panorama lo pudo vivenciar la Ministra de Justicia, Gloria María Borrero, el 21 de diciembre de 2018 cuando por primera vez arribó Valledupar, luego que el alcalde Augusto Ramírez Uhía haya hecho el llamado a la alta funcionaria para que liderada de manera urgente una revisión y mesa de trabajo.

Es así como junto al mandatario local, Augusto Daniel Ramírez; la directora de Inteligencia del Ministerio y la Directora de la Unidad Especial de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (USPEC), Matilde Galindo, recorrieron las instalaciones del Establecimiento Penitenciario de Máxima y Mediana Seguridad de Valledupar y la Cárcel Judicial.

La visita se llevó a cabo para conocer de cerca la realidad de la infraestructura carcelaria, los servicios y las fugas comunicantes que pueda existir entre los internos de alto perfil y algunos hechos delictivos en el municipio, que han causado temor a la ciudadanía, entre ellas las llamadas telefónicas, en muchas ocasiones extorsivas, según denuncias de la misma comunidad.

Ante este hecho y la difícil situación de hacinamiento en la Judicial, el Gobierno Nacional estableció prioridades con la Gobernación del Cesar y la Alcaldía de Valledupar para buscar alternativas de solución, una de ellas es el pronto traslado de reclusos a la mal llamada ‘Tramacúa’, donde se realizó mantenimiento a una torre y se habilitarán 200 cupos.

¿CUÁL SERÁ LA SOLUCIÓN DE FONDO?

En mesa de trabajo, se definieron compromisos para llegar a esa solución definitiva de la problemática carcelaria en esta ciudad capital y para ello se busca revisar áreas excedentes de la Cárcel de Alta y Mediana Seguridad para reubicar la Judicial y así cumplir el anhelo de los ciudadanos vallenatos, en especial los que habitan en el barrio Jorge Dangond, donde está ubicada la infraestructura.

“Con el Alcalde y el representante del Gobernador estamos viendo qué hacer con la cárcel que está ubicada en el centro urbano de Valledupar. Estamos buscando soluciones y esperamos muy pronto poder anunciar con el Alcalde lo que vamos a hacer con esta cárcel y cómo podemos ampliar los cupos para aliviar ese hacinamiento carcelario, trasladar o cerrar definitivamente esa cárcel y traerla a otros sitios”, indicó la ministra Gloria María Borrero.

El alcalde Augusto Ramírez Uhía, quien se ha demostrado insistente ante el Gobierno Nacional en la búsqueda de la salida a esta interminable situación, aclaró que la próxima reunión de seguimiento se llevará a cabo en próximos días en la ciudad de Bogotá.

“Ella  (la Ministra de Justicia) nos ha manifestado que por medio de la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios – USPEC, revisaremos el área excedente que tiene el Establecimiento Penitenciario de Alta y Mediana Seguridad para construir nuevas torres y trasladar los internos, y así lograr el deshacinamiento”, aseveró el mandatario vallenato.

LOS MÁS PELIGROSOS ESTÁN EN VALLEDUPAR

La Cárcel de Máxima y Mediana Seguridad de Valledupar, ubicada a 3.5 kilómetros del casco urbano, en la vía al corregimiento de La Mesa, al occidente de esta capital, es considerada una de las cárceles más seguras de Latinoamérica, caracterizada por ser una gran fortaleza con nueve torres y celdas para evitar túneles de fuga y muros antiexplosivos, se ha convertido en el centro de reclusión de los delincuentes de mayor peligrosidad de Colombia.

Entre los cerca de 1.500 internos que habitan este establecimiento carcelario figuran John Jairo Velásquez, alias Popeye, exjefe de sicarios de Pablo Escobar; Luis Alfredo Garavito, supuesto responsable de la muerte de cientos de niños; Rafael Uribe Noguera, detenido por el asesinato de la niña Yuliana Samboní; Cristian Camilo Bellón, señalado como coautor del atentado explosivo atribuido al ELN en la estación de Policía del barrio San José de Barranquilla, donde murieron seis uniformados y 47 más quedaron heridos; Eduardo de Abren Rays, piloto brasilero sindicado de robar una avioneta con $2.000 millones en el aeropuerto de Aguachica.

A la larga lista de los internos de esta cárcel se suma Levith Rúa Rodríguez, presunto violador en serie, conocido como ‘la Bestia del Matadero’, señalado de haber abusado sexualmente y asesinado a una estudiante del Sena en el Atlántico; Luis Gregorio Ramírez Maestre, conocido como ‘el Monstruo de Tenerife’, supuesto asesino en serie de mototaxistas, asimismo existen reclusos señalados de ser violadores en serie de niños y mujeres, asesinos en masa y seriales, narcotraficantes, guerrilleros, paramilitares, extorsionistas y secuestradores.

TRASLADO DE INTERNOS

 “Le hemos dicho al INPEC que no va a convertir a Valledupar en su cloaca. Nosotros no vamos a estar reciclando, ni permitiendo que internos de alto perfil lleguen a la ciudad a seguir con sus redes de microtráfico y delictivas. Los establecimientos penitenciarios de alta y mediana seguridad no se construyen alrededor de una ciudad de 550 mil habitantes, porque lo que traen son externalidades negativas”, aseguró el alcalde Augusto Ramírez Uhía.

Aunque en reiteradas ocasiones el burgomaestre ha sido claro en su rechazo sobre la llegada de internos de alto perfil a la Cárcel de Máxima y Mediana Seguridad de Valledupar, la ministra de Justicia, Gloria María Borrero manifestó que “esta es una cárcel de máxima seguridad, entonces tienen que llegar personas de alta peligrosidad. Vamos es a establecer los controles y a tratar de darles unas oportunidades para que los reclusos no vuelvan a delinquir dentro de las cárceles, pero creo que la ciudadanía tiene que entender que aquí está ubicada una de las cárceles de máxima seguridad”.

No obstante el mandatario solicitó a la Ministra su liderazgo para lograr bajar el nivel de seguridad de la cárcel, para que pase de alta a media, que sea para sindicados y que los internos de alto perfil puedan ser trasladados a otros establecimientos.

“Teníamos elevadas las cifras de extorsión, tenían acorralados a nuestros comerciantes y pudimos evidenciar que todas las llamadas extorsivas provenían de La Tramacúa, hasta que logramos colocar los inhibidores que bloquean la señal de los celulares y han bajado los índices frente a este delito. Pero no podemos permitir que la comunidad continúe en riesgo porque el Inpec sigue, de manera irresponsable, trasladando internos de alta peligrosidad a Valledupar”, dijo el Alcalde de Valledupar.

Al respecto, la ministra Gloria María Borrero indicó que se analizará por qué hay esos vasos comunicantes entre los reclusos de alta peligrosidad y la delincuencia de la ciudad. ‘Trabajaremos con la Fiscalía, con inteligencia a ver qué está sucediendo y poder cerrar todos esas fugas de comunicación entre los reclusos con la delincuencia organizada”.

Por otra parte aclaró que a nivel nacional se hará un plan de choque Plan de para aliviar el hacinamiento carcelario. En Colombia se construirán 12 mil nuevos cupos carcelarios y se harán otras medidas de resocialización a través de la industria carcelaria.

“Tenemos que tener paciencia. Una cárcel se construye en total en cinco años, pero vamos a hacer una medida de choque con una infraestructura modular a partir del año entrante para entregar cinco mil nuevos cupos”, concluyó la ministra de Justicia, Gloria María Borrero.

¿ENGAÑADOS POR EL INPEC?

“El municipio de Valledupar fue objeto de engaños por el Inpec, hace aproximadamente unos 20 años. Nosotros tenemos una cárcel judicial en el corazón de Valledupar, en uno de los barrios más populares, el Dangond. Es la cárcel de mayor hacinamiento en el país, fue construida para 235 reclusos y hoy tiene 1.200. El Inpec le pidió un lote al municipio para reubicar esta cárcel y, en lugar de reubicarla, lo que se hizo fue construir un establecimiento carcelario de alta y mediana seguridad. El Inpec ha querido, durante todo este tiempo, llevar a todos los internos de alta peligrosidad”, especificó el alcalde Augusto Ramírez Uhía, quien señaló que mientras la ciudad está pidiendo más policías y un mayor número de cuadrantes, lo que están enviando es prisioneros altamente peligrosos para la ciudad.

Por MERLIN DUARTE