Diario del Cesar
Defiende la región

“A mi hijo le querían extraer los órganos sin haber muerto”

PADRE DE JOVEN BALEADO EN VALLEDUPAR

43

“Cuando junto a su madre tomamos la determinación de donar sus órganos porque había sido declarado con muerte cerebral, apareció la atención médica y enseguida ingresó a UCI en la Clínica Alta Complejidad de Valledupar. A mi hijo le querían extraer los órganos, aún cuando su crítica situación de salud no lo permite”.

Así lo denunció Javier Mendoza, padre de Yehikoth Yessy Mendoza Beleño, conocido como ‘Yeiko, baleado el pasado fin de semana en el barrio Villa Consuelo de Valledupar.

Recordó que los hechos se registraron el pasado domingo, y cuando fue avisado encontró a su hijo envuelto en una sábana dentro de una casa ubicada en la manzana 18 del referido barrio, muchos lo daban por muerto pero de inmediato fue trasladado al hospitalito de La Nevada, mientras algunos vecinos causaron destrozos al inmueble donde lo tenían.

Luego fue remitido al Hospital Rosario Pumarejo de López, donde permaneció por más de 24 horas en la sala de urgencia sin atención especializada, solo con respiración artificial y los médicos decían que tenía muerte cerebral, cuando apenas le hicieron un TAC simple.

“Los médicos insistían que tenía muerte cerebral y que debíamos donar los órganos para dar vida a otra persona. Luego de 24 horas se tomó la determinación de aceptar la donación y en menos de una hora ya había sido remitido a la UCI en la Clínica Alta Complejidad, donde hasta el momento permanece luchando por su vida, aunque su estado es crítico. Lo tenían listo para extraerle los órganos sin haber muerto”, aseguró.

Según el reporte médico, es irreversible el daño que tiene, para la ciencia médica no hay posibilidades de que se recupere, solamente un milagro y aún en la situación crítica en la que se encuentra, no es apto para donar sus órganos, porque aún no hay muerte cerebral.

“Lamentablemente todo indica que la donación de órganos la tienen como un negocio en los centros asistenciales de la ciudad. Atacan al familiar con una insistencia, con diagnósticos erróneos para que acepte la donación, algo oscuro está detrás de todo esto y a mi hijo le querían extraer los órganos”, dijo.

Por otra parte, desmintió la información que ha estado circulando en redes sociales en la cual aseguran que su hijo fue trasladado a la morgue aún con vida, “Yeiko sigue vivo, está luchando por superar esta difícil situación”.

El joven se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica de Alta Complejidad del Caribe con sede en la ciudad de Valledupar, su estado de salud es crítico debido a las heridas letales que recibió; sin embargo, para sus padres mientras haya vida hay esperanza.

Javier Mendoza, padre de ‘Yeiko’, afirma que su hijo no tiene muerte cerebral.