Diario del Cesar
Defiende la región

Los años de Macondo que soñaron en el aire

299

El último vestigio que quedaba de la otrora famosa estación de radio Ondas de Macondo que sirvió de escuela a muchos locutores y periodistas de la región norte del Cesar y sur de La Guajira, sucumbió ante el demoledor paso de una maquinaria que borró la edificación en donde funcionó esa emisora.

A pesar de que llevaba varios años sin estar al aire, ese punto de la ciudad en la carrera 14 con calle 16B referenciaba la época de oro de esta radiodifusora con cuyo nombre se le rendía tributo a la tierra de nuestro Nobel Gabriel García Márquez, y a todo ese trasegar cultural que inspiró su máxima obra: Cien Años de Soledad.

Su creación se ajusta a la bonanza algodonera del Cesar de los años 70, precisamente sus propietarios, la familia Campo Soto eran unos grandes cultivadores de la fibra, y unos enamorados de los medios radiales, pues también fundaron una estación filial en Codazzi, la que llamaron Radio Perijá, hoy también desaparecida.

Hace unos días el ruido ensordecedor de una retroexcavadora le dio el golpe de gracia a esas cabinas y radioteatro donde ayer, la alegría y el talento de unas voces, impulsaban el crecimiento de la ciudad y el recién creado departamento del Cesar.

El mismo decaimiento del sector algodonero golpeó económicamente a los administradores y dueños de la emisora, la que se fue rezagando luego de más de 20 años de actividad comercial, hasta que al final cerró sus puertas. En otra ocasión trataron de reabrirla, pero ya los espacios de otros medios y la aparición de la banda FM no le permitieron ese segundo aire.

NACIMIENTO A LO GRANDE

De acuerdo al escritor, periodista e historiador Celso Guerra Gutiérrez, él fue uno de los inicialistas de esta radio, en su cargo de programador y discotecario: “Esta emisora la fundaron un 1 de Noviembre de 1974, trajeron voces importadas de Barranquilla, Santa Marta y Cartagena entre estos, Lember Lombana Piñeres, Joaquín Sierra Silva, quien fue un impulsor que se creara un equipo profesional de fÚtbol en Valledupar, pero no encontró eco y eso lo decepcionó y se marchó a  su tierra”.

Guerra Gutiérrez asegura que esa inauguración fue todo un suceso, trajeron al artista Mario Gareña, quien para entonces, era todo un referente de la música colombiana. Además complementa que: “El nombre  del noticiero se sometió a concurso público, en el que, el ganador recibió varios electrométricos, al final ganó el nombre de, ‘Notiondas’, cuyo primer director fue, Fruto Camargo”.

Por esta emblemática emisora, que  hace unos días se le borró para siempre esa estructura hecha exclusivamente con los planos para una emisora, con cabinas, radioteatro, sala de redacción sala de grabación, discoteca y demás,  pasaron muchas figuras de talla, entre los que se recuerdan: Ley Martín, quien fue traído por Julio De la Rosa y posteriormente enviado a Radio Perijá; Braulio Cimarra, narrador deportivo; Lucho Alandete, Mario Puerta Gómez,  Ramón Álvarez, Santiago Calderón, Darío Robledo, Álvaro Torres, Armando Hinojosa, Urbano Torres Hinojosa, Electo Gil Bustamante, Carlos Arturo Torres, Carlos Zúñiga Rincones, Melitza Quintero, Javier Oñate Alí, Edgardo Mendoza Guerra, Hanner Peralta, Abdel Martínez, entre tantos otros talentos.

Por WILLIAM ROSADO RINCONES