Diario del Cesar
Defiende la región

Se rompió el acuerdo y el Gobierno busca salvarla

13

Mientras Fecode continúa en las calles protestando contra la reforma a la educación, las negociaciones entre los senadores ponentes y el Gobierno, con las que se buscaba recoger las preocupaciones de los maestros frente a la reforma, se rompieron y el Congreso va a tener que estudiar dos ponencias, una que gusta a Fecode y otra que no.

El proyecto de reforma a la educación, con el que el Gobierno busca reconocer a la educación como un derecho fundamental, está ya a solo un debate de ser aprobado, pero la distancia que ha tomado Fecode frente al proyecto, que incluso motivó el paro de maestros que comenzó esta semana, tiene a la iniciativa en riesgo de no ser aprobada.

Por ser Ley Estatutaria, el proyecto solo puede ser estudiado en las sesiones ordinarias del Congreso, que terminan el próximo 20 de junio.

En una conversación virtual con periodistas de medios regionales y alternativos, que se produjo antes de que se conociera la ruptura de las negociaciones con los ponentes del Senado, la ministra de Educación, Aurora Vergara, se había mostrado confiada de que se iba a poder alcanzar un consenso.

Incluso, reveló en ese momento que la bancada de oposición, liderada por la senadora Paloma Valencia, había aceptado ajustar uno de los artículos que más rechazaba Fecode, el que hablaba de la evaluación de docentes y establecía que en esta se tendrían en cuenta los resultados de los estudiantes a cargo de los maestros en las pruebas de Estado.

“Los maestros no dicen que no quieran ser evaluados, lo que dicen es que quieren que la evaluación sea coherente con los procesos de formación”, explicó la ministra. En ese momento la negociación continuaba avanzando y la ministra esperaba que se pudiera llegar a un acuerdo sobre todos los puntos en discordia.

Sin embargo, pocos minutos después, los ponentes de oposición anunciaron que el acuerdo se rompió y culparon a una propuesta del Gobierno para que el presidente tuviera la potestad para distribuir los recursos del sistema educativo como motivo de la ruptura.

“Nosotros, Paloma Valencia, del Centro Democrático, Alfredo Deluque, del Partido de la U, German Blanco y Juan Carlos García, del Partido Conservador y David Luna, del Partido Cambio Radical, hemos radicado una ponencia positiva para cuarto y último debate en la Plenaria del Senado de la República que contiene todo lo acordado en las reuniones que se llevaron a cabo, cumpliendo con lo pactado”, explicaron en un comunicado.

Esto significa que habrá dos ponencias, una de la bancada del Pacto Histórico y una de la oposición, ambas en favor de la aprobación de la reforma, pero mientras que la primera recoge las propuestas de Fecode, la otra no.

“Ayer trabajamos horas y horas. Hubo muy buena disposición. El bloque de oposición cedió en varias cosas, no lo suficiente, pero quedamos estancados en tres temas: que el presupuesto se destine prioritariamente a la educación pública y no a la privada; la evaluación docente, porque la oposición quería que las pruebas Saber fueran un criterio de evaluación de los docentes, y, finalmente, los temas de educación terciaria”, explicó el senador Ariel Ávila, uno de los ponentes de la bancada de Gobierno.

Con la ruptura del acuerdo y la presentación de las dos ponencias, el Gobierno tendrá que buscar los apoyos suficientes para sacar adelante el proyecto que cuenta con la anuencia de Fecode y tendrá que lograr que sea aprobado en menos de una semana que queda de legislatura.