Diario del Cesar
Defiende la región

El frenesí fiestero de los 90s según Gaspar Noé

232

Gaspar Noé, el argentino que ha desarrollado la mayor parte de su obra cinematográfica en Francia, ha logrado lo que cualquier realizador de cine de autor quisiera: un universo tan propio como identificable a lo largo de sus más de 30 años de carrera.

Todo esto lo vuelve a demostrar con ‘Clímax’, su nueva película que se estrena este jueves en las salas de cine del país.

“Despreciaste ‘Stand Alone’, odiaste ‘Irreversible’, aborreciste ‘Enter the Void’, maldijiste ‘Love’; ahora quiero que pruebes ‘Clímax’, mi nueva película”. Con estas palabras Noé lo invita al mundo de los bailarines, una fiesta, un lugar apartado en una noche de invierno, donde aparentemente nada podría salir mal.

Es un viaje hacia los años noventa con todos sus excesos, sus defectos, sus aciertos y su inimitable ritmo, donde Noé realiza una verdadera representación hipnótica, alucinatoria y finalmente espeluznante de una invernal noche de fiesta que acaba en delirio.

Quienes conocen el cine de Gaspar saben que es un director que nos busca ni gustar, tampoco entrentener, va en búsqueda de la provocación, que en sus anteriores películas podrían generar, desde rabia y hastío, hasta la propia nausea, pero jamás la indiferencia.

En ‘Clímax’, una compañía de jóvenes bailarines se reúne en el edificio remoto de un colegio abandonado para ensayar. Tras la inolvidable secuencia de apertura dirigida por el director de fotografía Benoît Debie y grabada por el propio Noé, la compañía da comienzo a una noche de celebración que se convierte en una pesadilla cuando los bailarines descubren que han estado bebiendo sangría cargada de LSD sin conocer al verdadero responsable.

Junto a ellos, el espectador va del júbilo al caos y la anarquía pura, retratando enamoramientos, rivalidades y violencia en mitad de un colapso psicodélico, siendo un alegato descarado y visionario, con esa dosis de perturbación que caracteriza a Gaspar Noé, donde lo que puede ser el paraíso para algunos, es el infierno para otros.

La película cuenta con la actuación de Sofía Boutella y un elenco de bailarines profesionales, quienes logran una alta dosis de escenas que son un maravilloso espectáculo para la vista.

Rodada en febrero de 2018 en tan solo 15 días, sin guión preciso y con actores no profesionales, salvo dos o tres excepciones. Como la intención era hacer una película centrada en la expresión corporal, no se buscaron actores, sino fueron los bailarines de batallas de krump y balls de voguing en la región de París quienes fueron el blanco específico para poder hacer la película.

“Siempre me han fascinado las situaciones en las que de pronto reina el caos y la anarquía, como las peleas callejeras, las sesiones chamánicas alteradas con psicotrópicos o las fiestas en las que los invitados se descontrolan colectivamente por el exceso de alcohol. Lo mismo me pasa a la hora de rodar. Mi mayor placer es no llevar nada preparado ni escrito para permitir, en la medida de lo posible, que las situaciones se desarrollen ante mis ojos, como si fuera un documental. Y cuando surge el caos, soy más feliz porque sé que generará imágenes potentes, más cercanas a la realidad que al teatro”, aseguró Gaspar Noé.

En ‘Clímax’, Noé tiene la capacidad de invertir los formalismos, de situar los créditos al inicio, de enviar mensajes al público cuando considera conveniente, de representar la violencia más cruel, e incluso de atreverse con la película quizás más políticamente incorrecta de los últimos años.

Todo esto no es una sorpresa en la cinematografía de Gaspar Noé, nacido en Buenos Aires, Argentina,  pero la mayor parte de su recorrido cinematográfico lo ha realizado en Francia, en especial sus largometrajes.

Su carrera comenzó con los cortometrajes ‘Tintarella di Luna’, de 1985 y ‘Pulpe Amère’ de 1987. Con el mediometraje ‘Carne’ de 1991, Noé fue premiado en el Festival de Cannes, pero fue en el 2002 cuando entró por la puerta grande al mundo del cine con su presentación en el Festival de Cannes de la obra ‘Irreversible’, película que inicia con la aparición del protagonista de su primer largometraje, ‘Solo contra todos’ así como de su cortometraje ‘Carne’.

Noé ha sido galardonado en varias ocasiones en Sitges. En 1998 se llevó el premio al mejor guión por ‘Solo contra todos’, en 2009 recibió el Premio especial del jurado y Mejor fotografía por ‘Enter the Void’ y regresó con ‘Clímax’, que se llevó el premio a Mejor Película. ‘Clímax’, no paró ahí, en Cannes ganó el premio principal de la Quincena de Realizadores.