Diario del Cesar
Defiende la región

¡Desilusión Bananera! Unión perdió ante Cúcuta 2 a 1

15

Tristeza, amargura, impotencia y rabia son los sentimientos que embargan al equipo samario y su afición tras caer derrotado 2 a 1 ante Cúcuta Deportivo en el último compromiso de los cuadrangulares en el estadio General Santander.

En la puerta del horno se le quemó el pan al equipo samario, que solo debía empatar para avanzar a la gran final o en otro escenario que Llaneros no venciera al Quindío, sin embargo el equipo de Villavicencio hizo lo propio venciendo 2-0 y con la derrota del equipo samario, se convirtió en el gran finalista del Torneo de Ascenso en este primer semestre.

Pese a que el resultado no fue el esperado en el desarrollo de las acciones el equipo samario hizo un compromiso dentro de lo que cabe aceptable, sin embargo algunos errores puntuales y la falta de efectividad en el arco cucuteño conllevó a que se esfumara la ilusión de la final.

Durante el arranque del juego el Unión se mostró fuerte y sólido estableciendo la presión ya acostumbrada, aunque con el pasar de los minutos el equipo de casa empezó a hacerse con la pelota y generar acciones de peligro, pero fue en un descuido de la defensa que se vio sorprendo con una pelota filtrada, llegó el primero al minuto 26’.

Aunque el marcador parecía hasta el momento contrario a lo que se veía en el terreno de juego, el Unión nunca bajó los brazos y mejoró con el pasar de los minutos creando ocasiones claras que no logro hacer efectivas, sin embargo la vía aérea destrabo el juego sobre el final. Un cabezazo de Dilan Ortiz al 47’ empató las acciones.

Para la segunda parte, con el mismo ímpetu y ganas el Unión salió, con el propósito de anotar y estar tranquilos para el final, aunque como un balde de agua fría llegó el gol del Cúcuta en el mejor momento del equipo samario, la pasividad en la zona medular y posterior permitió que Valentín Robaldo, recibiera solo, volteara y rematara fuertemente para colocar el 2-1 al 58’.

De allí en adelante el desespero y el reloj fueron los peores enemigos de la escuadra samaria, quien no encontró los caminos claros para poder anotarle a un Cúcuta que renunció a atacar y empezó a defender el resultado.

Ni siquiera las variantes hechas por el entrenador Álvaro Hernández lograron cambiar el rumbo de la historia. El pitazo final llegó y con él la rabia y la tristeza de ver cómo se esfumó la ilusión de llegar a la gran final.

Concluido el cuadrangular, Llaneros se queda con la primera posición pese a igualar en puntos (11) con Unión Magdalena por la diferencia de goles, lo que le permite ser el gran finalista.