Diario del Cesar
Defiende la región

Adiós a un Rey, vuela alto Omar Geles

34

La emblemática Plaza ‘Alfonso López’ se llenó de seguidores de Omar Geles, un acordeonero y compositor colosal, quien falleció el martes 21 de mayo tras sufrir un paro cardiorrespiratorio.

Con un profundo dolor, una multitud de seguidores del artista se acercó a despedir a quien de ahora en adelante se convierte en una figura legendaria por su grandeza y trascendencia en el folclor vallenato.

La ciudadanía se congregó para rendir homenaje a una de las personalidades más emblemáticas del género vallenato. Autoridades, instituciones de gobierno y culturales ofrecieron un homenaje póstumo a este hombre que deja un nombre en el universo vallenato que le dijo adiós y hoy descansa en la eternidad.

Se vivió una mezcla de dolor y gratitud. La tarima ‘Francisco el Hombre’, lugar donde muchos lloraron de felicidad por la hazaña musical de ‘El Diablito’ como le decían por cariño a Omar Geles, lograda con su acordeón en 1989, ahora se llenó de tristeza y con lágrimas despidieron con dolor al hijo de la vieja Hilda.

El inclemente sol no fue impedimento para que sus familiares y seguidores del género vallenato llegaran hasta el lugar a despedir a su ídolo.

El homenaje póstumo inició a las 2:30 de la tarde con la bendición por parte de sacerdotes y pastores, quienes encomendaron a Dios la resignación de los familiares ante la nefasta pérdida de un grande del vallenato.

El primero en dirigirse a los presentes fue Juancho Geles, hermano de Omar Geles, quien solo alcanzó a manifestar “quiero estar en ese cajón” y se fue en llanto sin poder dirigirse a los presentes.

En su lugar, su sobrino Wilfran Castillo tomó la palabra en nombre de la familia, asegurando que es imposible describir lo que están sintiendo, pero a la vez agradeció a todos por el apoyo a Omar Geles desde que inició su carrera musical.

“A la vieja Hilda ni que decirle, solo le puedo metaforizar que a Omar le hubiera dolido tanto la muerte de su madre que prefirió irse primero. Me toca ponerme al frente de la familia para ser el escudo, el más fuerte, aunque esté destrozado”, dijo entre lágrimas.

Antes de finalizar los actos en la plaza ‘Alfonso López’, se celebró un acto litúrgico en el que se pidió por el descanso eterno quien le cantó a la vida, al amor, al desamor y a la cotidianidad.

Pasadas las 4:00 de la tarde, el féretro fue dispuesto en una unidad del Cuerpo de Bomberos de Valledupar y detrás la multitud de personas que sin importar las altas temperatura y el medio de transporte con el que contaban, lo acompañaron hasta su última morada, incluso interpretando algunas de sus canciones.