Diario del Cesar
Defiende la región

Docentes del Cesar piden más atención en servicios de salud

354

Una labor digna, pero con muchos altibajos afectivos y laborales. Así catalogan muchos docentes la misión que como profesionales desempeñan hoy día. Consideran que en la actualidad educar no es nada fácil, sobre todo por los pocos estamentos que los amparan y la pérdida de valores en la sociedad que dificultan el proceso de aprendizaje.

Ayer 15 de mayo los maestros celebraron su día sin pena ni gloria. Una fecha que aunque hace homenaje a Juan Bautista de La Salle, según decreto del Ministerio de Educación del año 1950, hoy día no es motivo de celebración para el gremio, tomando en cuenta que reciben poca atención por parte de las autoridades competentes.

“En la actualidad educar es más complicado que antes, la juventud está más propensa a atender otras intermediaciones que afectan el clima escolar. El tema de las redes sociales, del Bullying, por ejemplo, atrapan el tiempo de los alumnos sin atender los procesos de aprendizaje. Tenemos la dificultad de que los padres no nos acompañan en el proceso de los estudiantes, y por ende todo es más difícil, sin embargo, tratamos de sacarlos adelante, y lo estamos logrando”, afirmó Gonzalo Quiroz, rector del Colegio Nacional Loperena en Valledupar.

En cuanto al gremio, Quiroz enfatizó que más que celebrar es una fecha para resaltar el cúmulo de peticiones que como profesionales presentamos. “Tenemos dificultades a nivel nacional en el tema de la seguridad, hay muchos maestros amenazados, en el área de salud la atención es pésima tanto para una consulta como para la hospitalización o atención por emergencia”, indicó.

Agregó Quiroz que otro de los temas graves “es el pago del salario, hasta esta fecha el Gobierno no ha definido el sueldo de este año, sin embrago, esto hace crecer cada día el magisterio, no decae en su labor, trabajamos con la misma fuerza tratando de construir un mejor país”.

En cuanto a la infraestructura, aseveró que: “Tenemos superpoblación, en el caso del Loperena, cuya matrícula asciende los 5.000 alumnos entre básica y bachillerato, hay capacidad para 35 alumnos por aula porque tiene 77 años, sin embargo, la misma Secretaría de Educación desconoce la situación del colegio y exige más alumnos en aras de generar una eficiencia que permita generar recursos para el municipio por cobertura. Pero esta realidad va en detrimento de la calidad del aprendizaje del estudiante y de la salud del docente. Valledupar no avanza en jornada única, la cual amerita una escuela más grande y unas sedes óptimas para la atención del estudiantado”.

NO HAY ESTÍMULOS: ADUCESAR

Por su parte, Tomás Bedel, vicepresidente de la Asociación de Educadores del Cesar, Aducesar,  a través de un comunicado manifestó que “es una fecha que debería tener una connotación especial para el gobierno y la sociedad; que tan sólo no trascienda en la comunidad educativa que por lo menos mediante actos públicos, de celebración oficial, se hiciese un justo reconocimiento al trabajo, entrega y sacrificio con los estudiantes, que a diario realizamos los docentes. Pero desafortunadamente, es otra la realidad”.

Agrega la misiva que: “El magisterio colombiano ve llegar este día, una vez más, en medio de la posición intransigente y de poco estímulo del Gobierno nacional que calla ante el señalamiento, estigmatización y descalificación constante de que somos objeto los educadores por los partidos de turno”.

Bedel llama la atención de “un Gobierno que permanece expectante, ante las amenazas, desplazamientos y asesinatos de maestros, que arrecia en la pretensión de desconocer la autonomía escolar, la libertad de catedra y expresión; que se muestra paquidérmico para negociar con Fecode el Pliego de Peticiones del magisterio, que contiene elementos sustanciales para mejorar la calidad de la educación pública en defensa de los derechos de los estudiantes y docentes. Que no ha sido capaz de garantizar a los maestros y sus familias un servicio de salud digno, puesto que seguimos padeciendo las pésimas condiciones en que se viene prestando: en estado de desatención, inoportunidad, irresponsabilidad y perversidad”.

Finaliza diciendo que: “Ante esta problemática y cruda verdad, para seguir adelante, es imperativo que nos mantengamos unidos y continuemos librando la lucha. En medio de estas condiciones adversas, felicitamos a todos nuestros compañeros y compañeras, por el trabajo profesional que realizan, entregados en cuerpo y alma a su labor, de manera humilde y abnegada, cumpliendo con la sagrada y noble misión, encomendada por la sociedad, de educar y forjar las futuras generaciones de hombres y mujeres de nuestro país”.

ENSEÑAN EN  MEDIO DE LA ADVERSIDAD

Con 24 años de servicio en la docencia, Adela Simanca Palomino, reiteró la necesidad de atención gubernamental para el gremio docente. Actualmente la educación en Valledupar carece de muchas herramientas que no permite cumplir a cabalidad con el proceso de aprendizaje. “Los docentes somos los más desprotegidos, los sueldos no compensan la labor que ejercemos y trabajamos con impotencia ante la necesidad que hay de atender al estudiantado y no podemos lograrlo a cabalidad”, resaltó.

Simanca Palomino es profesora de Artes en el Loperena y destacó la necesidad de un aula especial para esta cátedra. También afirmó que los estamentos departamentales y municipales no tienen un verdadero cimiento de orientación para la juventud en drogadicción, problema de alta peligrosidad que ataca sin cuartel a las instituciones educativas en el Cesar.

Luciano Nieto, también profesor de Educación Física en el alma mater de Valledupar, desde hace 35 años, puntualizó que la mayor necesidad del gremio docente se refleja en el sector salud. “No recibimos la atención que merecemos en los centros asistenciales y por ende en algún momento podremos fallar como seres humanos y no contamos con garantías sociales por parte de los gobiernos de turno”, dijo.

Luis Carlos Seoanes, también educador, manifestó que la celebración está empañada por las deficiencias que día a día deben enfrentar como gremio. “No hay seguridad social ni laboral, y las políticas de bienestar para el gremio cada vez son más nulas”, expresó.

¿QUÉ DICE LA SECRETARÍA MUNICIPAL?

Luis Carlos Matute, secretario de Educación Municipal, manifestó que si bien es cierto que existen muchas deficiencias, para la gestión local el bienestar de los docentes es su norte.

En la actualidad uno de los aspectos que más afecta al gremio es la suspensión del pago de la prima por antigüedad, que aunque es un beneficio adquirido y existe un fallo judicial al respecto, el Gobierno nacional no ha cumplido con esta premisa.

“Ante esta situación nos hemos mostrado solidarios y se han articulado acciones con entes nacionales para alcanzar este beneficio que abarca a los más de 2.500  docentes activos y 178 directivos, coordinadores y rectores que se desempeñan en los distintos entes educativos del municipio”, afirmó.

Agregó que: “También estamos atendiendo el área de capacitación del docente y se trabaja en la implementación de la jornada única, para lo cual se están haciendo importantes inversiones en cinco instituciones del área rural de Valledupar”.