Diario del Cesar
Defiende la región

Dinámicas Gobierno – Oposición

7

Una de las fortalezas y virtudes de la democracia es la garantía que se tiene para expresar distintos puntos de vista, sobre los cuales se pueden construir nuevos consensos y realidades a través del diálogo constructivo.

En este sentido la dinámica Gobierno – Oposición juega un papel fundamental en el fortalecimiento de las instituciones y en el cumplimiento de los objetivos del Estado Social de Derecho. Pero para que ello sea así se requiere que los diferentes actores estén abiertos al diálogo, a entender diversos puntos de vista y a construir nuevas realidades que no representen necesariamente los puntos de vista originales, sino nuevas visiones construidas como fruto del maravilloso proceso del diálogo.

El análisis de la gestión del gobierno bajo la administración del presidente Petro y el papel crucial que juega la oposición en este contexto demanda una reflexión profunda sobre la dinámica política actual en el país. Es evidente que, dentro del espectro político, existe una conversación continua sobre la necesidad de contar con liderazgos sólidos y definidos dentro de los partidos de gobierno y fuerzas de oposición. Estos líderes deben ser capaces de ofrecer críticas constructivas y responsables, así como propuestas alternativas que estén fundamentadas en una visión profunda y cohesiva. Esta necesidad subraya la importancia de fortalecer tanto el tejido político como el social, con el objetivo de fomentar un diálogo democrático más inclusivo y efectivo, que permita abordar los desafíos nacionales de manera colectiva y enriquecedora.

Una crítica recurrente hacia el gobierno se centra en su capacidad para ejecutar proyectos y realizar inversiones que son críticas para el desarrollo y el bienestar del pueblo colombiano. La percepción de que hay retrasos o ineficiencias en la implementación de obras y programas gubernamentales pone de manifiesto la necesidad de revisar y mejorar los mecanismos de gestión y administración pública, pero al mismo tiempo reflexionar sobre como las fuerzas de oposición igualmente pueden sumarse para coadyuvar las iniciativas de prioridad nacional fortaleciendo los proyectos con sus puntos de vista y no impidiendo su realización.

Otro ejemplo constructivo en esta dinámica podría observarse frente a la conducta y las acciones de algunos personas cercanas al gobierno, que se han visto agravadas  por acusaciones de corrupción, incluyendo, pero no limitándose a, la adquisición de tanques camiones para la Guajira, entre otros casos. Estos incidentes han contribuido a una creciente preocupación entre la ciudadanía, destacando la urgente necesidad de adoptar medidas de transparencia, rendición de cuentas y un marco anticorrupción más robusto para restaurar la confianza pública, acciones frente a las cuales se debería trabajar conjuntamente desde el mismo gobierno y la oposición sobre el objetivo común de construir un país transparente y fuerte, en el que los recursos públicos sean sagrados.

La seguridad nacional podría ser otro frente de fortalecimiento conjunto, pues en esta materia se enfrentan desafíos igualmente significativos, particularmente debido a ceses al fuego no negociados que han restringido las acciones de la fuerza pública y han llevado a un aumento en la actividad del narcotráfico, afectando tanto a zonas urbanas como rurales. Este escenario no solo pone en riesgo la institucionalidad del país, sino que también exacerba la sensación de inseguridad a nivel nacional. Por tanto, es imperativo abordar de manera integral y decisiva la problemática relacionada con la violencia y el crimen organizado no como una política de un gobierno, sino como una política de Estado en el que todos los actores (tanto gobierno como oposición) trabajen para resolver tan apremiante tarea.

Frente a estos desafíos se hace un llamado a la reflexión y acción colectiva, enfatizando la importancia de que gobierno, oposición y sociedad civil trabajen de manera conjunta y comprometida hacia la recuperación de valores éticos y morales fundamentales. Respetar el Estado de Derecho, mantener el orden y la legalidad debe ser una prioridad compartida para todos, promoviendo así una convivencia más armónica y el fortalecimiento de los pilares democráticos del país.

Abrazar un enfoque integral y constructivo hacia estos retos no solo es fundamental para superar las dificultades actuales, sino que también para sentar las bases de un futuro más próspero y seguro para Colombia. Un futuro en el que el diálogo, el respeto mutuo y la colaboración guíen las acciones de todos los actores políticos y sociales, creando un ambiente propicio para el desarrollo sostenible y la paz duradera.

*Excomisionado de Paz