Diario del Cesar
Defiende la región

Hallan degollada a joven que estaba desaparecida

EN UNA HABITACIÓN EN EL CENTRO DE VALLEDUPAR

111

Consternada se encuentra la comunidad vallenata, por el hallazgo del cuerpo sin vida de la joven María Camila Urango Rodríguez, de 24 años de edad, quien había sido reportada como desaparecida por sus familiares desde el pasado 15 de abril.

El cadáver de la mujer, oriunda del corregimiento de Badillo, fue localizado en avanzado estado de descomposición, al mediodía de ayer, dentro de una habitación de alquiler ubicada en cercanías a la Casa de la Cultura, barrio La Garita de esta capital.

 

Hasta el lugar llegó una comisión de la Sijin para la inspección técnica al cadáver. El reporte de la Policía indica que el cadáver de la fémina presenta una herida con arma cortopunzante en el cuello, y en el lugar fue hallado el cuchillo que presuntamente utilizó el criminal.

Familiares de la joven María Camila, quien actualmente residía en el barrio Mareigua, habían denunciado la desaparición ante las autoridades policiales y los medios de comunicación, sin embargo, nada habían logrado a pesar de la insistente búsqueda desde que le perdieron su rastro.

Rosangela Rodríguez, madre de la occisa, reiteró que tenían cuatro días de no saber de su hija, solo que la habían visto por última vez a bordo de una motocicleta, con una persona conocida con el alias ‘El Indio’.

SALIÓ DE UN ESTANCO CON UN HOMBRE

Se ha conocido a través de algunos videos, que la joven se encontraba departiendo con un amigo horas antes del suceso, el pasado 15 de abril, en un establecimiento abierto al público en el barrio San Martín de Valledupar, donde se les acercó un sujeto de quien se conoció lo apodan ‘El Indio’, y con quien presuntamente la vieron por última vez.

“En las cámaras de seguridad del local, se observa a un hombre que faltando media hora para cerrar el lugar, se le acerca al grupo donde estaba María Camila y se sienta con ellos. Comentan algunos presentes, que cierran el lugar y ella ofrece su casa para escuchar música y seguir con la parranda. El sujeto ofreció regalar una botella de ron y ella lo acompaña a comprarla a bordo de su motocicleta, desde entonces no se supo más nada”, narró un familiar al momento de reportar a la mujer como desaparecida.

UNA PESADILLA

Desde el pasado fin de semana los familiares de María Camila venían viviendo una pesadilla, pero siempre con la esperanza de encontrarla con vida. Su madre al conocer que la habían visto con un hombre, empezó con la búsqueda del domicilio del sujeto de nombre Jairo Ipuana, alias ‘El Indio’, presuntamente venezolano, que laboraba como vigilante en el centro de la ciudad, incluso como mototaxista.

A través de información aportada por vecinos del sector, en el lugar se sentía un mal un olor y al ubicar la habitación donde residía ‘ El Indio’, en la calle 16ª, entre carreras 6 y 7 de esta ciudad, nadie respondía, por lo que violentaron la puerta y consiguieron la dantesca escena.

Se conoció que el hombre tenía días sin estar por el sector, lo describieron como una persona muy callada y misteriosa; poco lo trataban y laboraba mayormente como celador en la zona céntrica de la ciudad.

Nicole Londoño, amiga de la occisa, manifestó que desde el primer día de la desaparición comenzarla a llamarla al teléfono celular y ella no contestó y al ver que no le llegaban los mensajes y al marcar se iba al buzón de mensaje, su mamá la reportó como desaparecida.

 

“Ella fue a la Fiscalía y a los CAI de la policía, pero nadie la ayudó, no recibió apoyo por parte de las autoridades, por ello, pedimos justicia para que esta muerte no quede impune y capturen al asesino para que pague por lo que hizo”.

Comentó quela madre de María Camila en vista del nulo acompañamiento de las autoridades en la búsqueda, dio con el sector donde vivía alias ‘El Indio’,  dando con la ubicación del cadáver.

“Hay videos donde se ve el rostro del presunto asesino de mi amiga. Pedimos a las autoridades que lo capturen, no le importó el dolor de su familia y deja una niña de dos años. Era una joven muy espontánea, extrovertida y alegre que no merecía morir de esta amanera”, expresó Londoño.

Esta sería la segunda mujer asesinada en Valledupar este año, y el homicidio número 40.

El Cuerpo  fue hallado en avanzado estado de descomposición, dentro de una habitación de alquiler en el centro de la ciudad. Tiene una herida en el cuello con arma cortopunzante.