Diario del Cesar
Defiende la región

El Cesar puso a brillar a Colombia en Japón con Anabella Castro

328

Lo que comenzó como un sueño en algún rincón vallenato, se convirtió en una realidad; Anabella Castro Sierra, un joven de 1.78 metros de estatura, representó al departamento del Cesar en el concurso nacional de belleza; su participación fue destacada, pero no logró subirse al pódium, sin embargo, sí la convirtió en la representante de Colombia en Miss Internacional, un concurso de belleza realizado en Tokio, Japón.  La vallenata logró la posición Four Runner Up (Cuarta finalista); convirtiéndola en embajadora del turismo del país anfitrión (Japón) a nivel mundial.  Hace 14 años Colombia no alcanzaba un lugar significativo en Miss Internacional.

Esta estudiante de noveno semestre de Comunicación Social en la ciudad de Bogotá, habló con DIARIO DEL CESAR sobre su experiencia en el país asiático; lo que representó llevar al departamento del Cesar a un pedestal internacional; ¿qué emociones despertó representar a Colombia? y ¿qué viene en su camino profesional?  Las anteriores, fueron algunas de las respuestas que la exseñorita Cesar, Anabella Castro Sierra, le concedió a DIARIO DEL CESAR

¿Cómo fue la experiencia en Miss Internacional, realizado en Tokio, Japón?

Anabella Castro Sierra: “¡Maravillosa! No puedo describir lo que viví.  La organización fue atenta y las personas muy agradables. Japón es un país impresionante, al igual que la ciudad de Tokio, donde se realizaron la mayoría de los eventos.  Aprendimos de la cultura japonesa para facilitar nuestro trabajo como embajadoras del turismo en Japón”.

¿Cuál fue el primer evento en el que asististe como embajadora del turismo de Japón y Four Runner Up (cuarta finalista)?

“Cuando llegué a Colombia, acudí al cumpleaños del emperador de Japón en el país.  Fue mi primera labor como finalista; hace mucho tiempo Colombia no hacía presencia en estos eventos, al no haber clasificado en el concurso”.

¿Pensaste conseguir una posición entre las cinco finalistas?

“En el momento que anunciaban el top 8, me dije: ‘¡hasta dónde he llegado!’.  Ahí supe que podía seguir avanzando aún más de lo que había alcanzado.  Entonces, fue increíble cuando comenzaron a decir Colombia consecutivamente”.

¿Pensaste en el departamento del Cesar durante la competencia?

“Todo el tiempo pensé y hablé de mi región, del lugar de donde venía y su riqueza cultural.  Hablé de la belleza de la mujer cesarense.  Fue en Valledupar que empecé a gritar Cesar, y luego tuve la oportunidad de decir Colombia en Japón. Siento que cumplí la misión de dar a conocer mi tierra”.

¿Qué viene para Anabella Castro Sierra en el ámbito profesional?

“Mi meta principal es terminar mi carrera, mientras estuve en el concurso no aplacé el semestre, continúe con la formación desde Japón.  Culminé mi último semestre académico y ahora vienen prácticas.  Sobre el modelaje, pienso continuar ejerciéndolo”.

Después del Concurso Nacional de Belleza  he participado en distintas pasarelas, y actualmente estoy vinculada a una agencia de modelaje para reforzar todo este aspecto”.

Por: EDUARDO MOSCOTE SIERRA