Diario del Cesar
Defiende la región

Dificultades para respirar, taquicardia y ritmo cardiaco acelerado: los males que aquejan a Mancuso

23

Salvatore Mancuso está enfermo. A sus 59 años, el exjefe paramilitar tiene varias complicaciones de salud heredadas de cuatro contagios de covid-19. El mortal virus lo adquirió cuando estaba preso en una cárcel de Estados Unidos. Casi se muere, dice él.

Tras su deportación a Colombia hace 39 días, el excomandante criminal ha estado preso en un pabellón de máxima seguridad en La Picota de Bogotá. Desde su celda-donde permanece aislado- envió una carta a los magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, (JEP), en la que detalle sus dolencias para pedir atención médica especializada.

Dijo que el pasado 3 de marzo, tras la evaluación de un especialista en medicina interna, cardiología y electrofisiología, le fueron ordenadas las siguientes pruebas diagnósticas: TACAR (Tomografía Axial Computarizada de Alta Resolución) pulmonar de baja dosis y un TACAR de abdomen.

Los resultados de estos exámenes arrojarán por qué el exparamilitar presenta alta presión sanguínea, arritmia irregular, taquicardia y hernia inguinal, además de un ritmo cardiaco acelerado que excede las 120 pulsaciones por minuto.

“Este cuadro clínico, especialmente preocupante a mis 59 años, es el resultado directo de haber sobrevivido a cuatro contagios de covid-19, los cuales estuvieron cerca de resultar fatales. Por lo tanto, solicito se tomen en cuenta estos factores en el análisis de mi situación”, escribió Mancuso a los magistrados de la JEP.

Acogiendo su petición, los magistrados dieron instrucciones al INPEC y a las directivas de La Picota para que hagan lo de su competencia, procurando la atención médica oportuna.

“Solicitar de manera urgente al Director del Centro Penitenciario La Picota, en la ciudad de Bogotá y el Director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario -INPEC- se sirvan tomar las medidas correspondientes con el fin de que se le brinde la asistencia médica especializada con carácter inmediato al señor Salvatore Mancuso Gómez, privado de la libertad bajo su custodia y seguridad”, dijo la JEP.

A ambas instituciones, la JEP les dio un plazo de 12 horas para que envíen un informe “sobre las acciones médicas realizadas al señor Salvatore Mancuso Gómez”.

Esta no es la primera vez que el excabecilla criminal dice que el Covid-19 le derivó otras enfermedades. El pasado 6 de febrero se excusó de asistir a una audiencia, en la que participaría como testigo, argumentando estar muy enfermo por los coletazos del virus.

Recordemos que el fundador de las Autodefensas Unidas de Colombia (UAC), está a la espera de que la Corte Constitucional defina qué tribunal es competente para resolver su pedido de libertad, si Justicia y Paz o la JEP. Mientras tanto deberá seguir preso.

A Mancuso, el presidente Gustavo Petro lo invitó a realizar tareas como gestor de paz en el país. Supone que la experiencia del exparamilitar servirá para el desarme de otras estructuras armadas.