Diario del Cesar
Defiende la región

Pueblo yukpa pide hablar con Petro

22

En espera de que la justicia salga a relucir, por la muerte de cuatro menores indígenas en el resguardo Iroka, jurisdicción de Agustín Codazzi, el pueblo yukpa se declaró en diálogo permanente en su territorio, y a la vez imploran la atención del presidente Gustavo Petro y de la vicepresidenta, Francia Márquez.

“Diálogo permanente, se hará justicia en memoria a los 5 niños Yukpa, necesitamos dialogar con usted señor Presidente”, es el mensaje de los indígenas yukpas que lloran la muerte de cinco inocentes por causas que hasta el momento no están esclarecidas.

Asimismo, Edwar Álvarez Vacca, defensor de Derechos humanos y del pueblo indígena Yukpa, manifestó: “Le ruego y suplico olvidarse por un día de los hechos de Israel, Ucrania, Rusia, Palestina y de las diferencias con Argentina y Venezuela, para que una sola pupila de sus ojos mire por un instante la tragedia del pueblo Yukpa, único pueblo indígena nómada y hablante de la lengua caribe, los descendientes de los Tupes, los que le dieron la libertad al Cesar”.

Aseguró que este pueblo hoy se encuentra en riesgo de exterminio fisco y cultural por el conflicto armado, las afectaciones minero energéticas, la agroindustria, pobreza extrema, racismo, segregación, hacinamiento y graves conflictos territoriales por el despojo de sus tierras.

“Presidente ponga los ojos sobre nosotros, sobre la Serranía del Perijá, sobre los indígenas. Venga a reunirse con el pueblo yukpa, venga y hablemos de esta tragedia, ya que según la Corte Constitucional, es el pueblo indígena con mayor riesgo de exterminio físico y cultural. Se lo suplicamos Presidente, dedique un tiempo a los yukpas y olvídese un poquito de las otras tragedias”, dijo.

Sobre la muerte de los cinco menores el pasado fin de semana, se espera por los resultados de las necropsias practicadas a los cuerpos por parte del Instituto de Medicina Legal, para determinar las verdaderas causas de estas muertes.

Los líderes de la comunidad yukpa han reiterado que esta tragedia no fue accidental, fue un crimen, incluso la menor de 15 años recibió un golpe en la cabeza y su vestimenta tradicional estaba rasgada. Tres de los menores fallecieron en el resguardo y dos en una clínica de Agustín Codazzi, hasta donde fueron trasladados por sus familiares.