Diario del Cesar
Defiende la región

“Duque no está entendiendo el momento y la importancia del acuerdo nacional”

294

Por Argemiro Piñeros Moreno

La senadora llanera Maritza Martínez Aristizabal, estuvo en el centro de la polémica en los últimos días por no haber estado en el momento de la votación de las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la Justicia Especial de Paz, JEP, incluso se le acusó de haber recibido ‘mermelada’ de parte del gobierno de Iván Duque.

Frentera como siempre lo ha sido en los casi nueve años que lleva de senadora, Martínez, quien es de la bancada de la U responde directamente a esos cuestionamientos, y niega que haya recibido prebenda alguna, y sostiene que ningún gobierno se lo ha hecho y que ella nunca lo permitirá.

Martínez incluso es crítica del presidente Iván Duque porque no seguido adelante con el llamado a lograr a un acuerdo nacional con los partidos fundamentales, y ahí viene el hundimiento de proyectos y reformas claves.

Pero si es crítica del gobierno, también lo es de la llamada nueva coalición de partidos que se anunció harán liberales, conservadores, Cambio Radical y la U, por lo que no duda en decir que aún le falta mucho para consolidarse. De estos y más temas habló con Colprensa.

¿Por qué considera que se malinterpretó su no votación durante las objeciones presidenciales a la JEP?

Yo siempre he sido coherente en las convicciones y en la defensa de ellas. Hace dos años cuando en el Congreso discutimos el proyecto de ley estatutaria de la JEP yo di una gran discusión porque noté que las penas alternativas incluían también los delitos sexuales cometidos contra los menores durante el conflicto armado y desde ese momento llamé la atención del Congreso e inicié esa lucha en solitario y convencí que era imposible, de acuerdo a nuestro ordenamiento jurídico, político y hasta moral, permitir que fueran objeto de tratamiento laxo unas violaciones de menores.

Esa inquietud se convirtió en el artículo 146 d ella JEP y quedó superado el problema, yo una vez logrado ese propósito, voté la JEP sin ningún inconveniente, porque es un instrumento necesario para la consolidación e implementación de la paz.

¿Entonces por qué no votó las objeciones?

Este proyecto ya no es el mismo proyecto que habíamos votado hace dos años, ya no tenía el artículo 146 que blindaba a los menores que fueron violados durante el conflicto porque la Corte Constitucional declaró exequible ese artículo al hacer la revisión previa, no porque no tuviéramos la razón, la teníamos totalmente y así lo digo en la sentencia, sino porque ese tema de las penas venía incluido en el acuerdo de paz, el cual era inmodificable y estaba contenido en el acto legislativo 01 de 2017.

Entonces tener que votar este proyecto en donde ya no se tenían que reconocer las penas, las máximas condenas contra el atroz delito que es la violación de los menores realmente me generó una inquietud. Pedí el uso reiterado de la palabra pero cuando llegó mi turno se declaró la suficiente ilustración, sin embargo expresé que me perduran las inquietudes en unos temas y digo que en concordancia con el partido no iba a votar y me retiré. El tema de la paz se ha convertido en un instrumento para polarizar en vez de ser un instrumento  que nos una.  Además hay una extrema izquierda que en lugar de dar la discusión, en términos jurídicos, prefiere descalificar, azuzar a sus electores, levantar al país y empezar a señalar como alguien  está supuestamente contra la paz, yo soy totalmente lo contrario.

¿Se dijo que usted recibió ‘mermelada’, burocracia, de parte del gobierno de Duque, que hay de cierto?

De cierto no hay absolutamente nada, rechazo totalmente cualquier cuestionamiento a mis actuaciones como senadora, soy una persona digna, honrada, honorable y trato de hacer mi trabajo con la mayor responsabilidad porque entiendo que los electores y los colombianos esperan una conducta adecuada por parte de los congresistas.

No hay una sola posibilidad de que yo solicite o me ofrezcan nunca ningún tipo de prebendas, porque en el Senado saben cuál es mi actuación y los distintos gobiernos saben de mi independencia y que no permite ninguna presión. Lo que hay ha ocurrido es que en vez de acudir a la discusión jurídica de un tema en el que  claramente no es posible perdonar los delitos sexuales contra los menores, esa discusión no la querían revivir en esos  términos y por eso acudieron a la deslegitimar y generar dudas en los ciudadanos frente a mi actuación, pero tengo que decirle que no habrá ningún cargo, ninguna oferta jamás que se me haga porque no es un aspecto que ningún gobierno vaya a lograr conmigo.

¿Se habló también que le iba a sancionar en su partido, podrá pasar?

Se habló de una sanción, estoy lista para responder si se inicia una investigación, pero el partido no tiene ninguna razón para sancionarme ni a mí ni a mis compañeros. En el caso mio porque ellos (las directivas de la U) son conscientes de mi lucha en los últimos años y saben además que en esta ocasión el Partido de la U pidió votar en contra las objeciones o no votar. Mi conducta ha sido en ese sentido, en lo que el partido pidió.

¿Considera que el país se polarizó en estos dos meses más que hace un par de años cuando estuvo de lleno la discusión de los acuerdos de paz?

El tema de toda la discusión de generar un marco jurídico para la paz ha estado acompañada de mucha exaltación, de mucha confrontación, las posturas son muy radicales y no permiten de un lado o del otro la posibilidad de discutir o mejorar en un tono menor sino que siempre viene acompañado de acusaciones y señalamientos. Hace dos años cuando yo presenté esa proposición para incluir el artículo 146 que prohibía dar esas penas menores a la violación de nuestros niños, eso fue muy complejo, fueron unos meses muy difíciles y ahora simplemente en las últimas semanas se revivió toda esa agresividad que genera el tema de la paz.

¿La extrema izquierda que es la mayor oposición hoy en el Congreso está abusando de su posición?

El bloque de oposición en este periodo es un bloque mayor en número de senadores, más organizado y tienen una agenda que coordinan y hacen una tarea con vehemencia con más contundencia que hace cuatro años, pero no lo hacen del todo dentro de los estándares de la lealtad en una discusión entre colegas, acuden en ocasiones a desinformar y eso tampoco le hace bien al país.

¿Superadas las objeciones se consolidó el bloque de liberales, Cambio Radical, La U y conservadores, si tendrá injerencia el mismo en las decisiones legislativas?

Yo no creo que se haya consolidado una coalición diferente a los sectores que vienen acompañando al gobierno y los que vienen haciendo oposición, simplemente hay momentos en que la misma dinámica del Congreso es tan compleja que se deben superar diferencias y encontrar puntos que permitan avanzar en la agenda legislativa pero no creo que en este momento exista una coalición de la magnitud que me menciona.

¿Es decir la misma no está aún concreta como la anunciaron en su momento?

No creo que todavía podamos hablar de esa coalición para todos los temas que tenemos en la agenda legislativa, habrá algunos en los que coincidamos, pero en otros no lo haremos. No está consolidada una gran coalición constituida por el Partido Conservador, Partido Liberal, Cambio Radical y el Partido de la U, no hemos llegado a ese punto, ojalá nos pongamos de acuerdo en temas concretos y fundamentales para los colombianos.

¿Cuál cree que es la razón por la que se le hundieron las reformas más importantes del gobierno, la política y judicial?

Se lo atribuyo, en primer lugar, a la necesidad de que previamente a presentarse los proyectos se haga una convocatoria de todos los sectores políticos y se logren unos acuerdos en algunos temas. El tema político y electoral todos los partidos coincidimos que se deben dar los cambios, pero al no construirse por medio de un acuerdo previo, llegan al Congreso muy debilitados desde su presentación.

¿Le ha faltado liderazgo a los ministros en la agenda legislativa?

En algunos ministerios si se nota cierta debilidad en el sentido de no lograr el apoyo a las iniciativas, pero esta responsabilidad trasciende a los mismos ministros, esto es más bien debe ser una iniciativa que la lidere el presidente de la República, de convocar a las distintas fuerzas en los temas fundamentales del país y lograr acuerdos, mientras eso no se logre va a ser muy difícil para un ministro sacar adelante las iniciativas por más buena voluntad que le ponga y mucho que se esfuerce, pero esto es un tema más de la cabeza que es el presidente.

¿El presidente Duque está desconociendo entonces a los partidos?

No creo que desconozca los partidos y así lo demostró siendo senador. El presidente Duque no está entendiendo el momento y la importancia de seguir adelante con el acuerdo nacional que nos propuso y que convoque a todos los sectores para que lo que se está viendo en el Congreso no se refleje en la administración.

¿Eso debe hacerlo el presidente Duque cuándo, ya o en julio?

Él comenzó a plantear el tema del acuerdo nacional y convocó a varios partidos comenzando este año, sin embargo luego de esas primeras reuniones no ocurrió absolutamente nada, no se avanzó, es un muy buen momento este, independiente que esté acabando la legislatura, se puede ir preparando la agenda que se va a presentar en la próxima.

BOGOTÁ (Colprensa).