Diario del Cesar
Defiende la región

Todos a preparase contra el Fenómeno de ´El Niño´

258

En algunas regiones del Caribe colombiano, como en los departamentos de La Guajira, Cesar y Magdalena, ya se siente con todo el rigor del caso, el llamado Fenómeno de ´El Niño´. Las alarmas están encendidas.

Y ha sido el propio presidente de la República, Iván Duque Márquez, quien invitó a todos los colombianos a ahorrar energía y agua con el fin de prevenir una posible escasez generada por el fenómeno de El Niño hizo.

“Hay que ser conscientes, hay que apagar más bombillos, utilicemos los bombillos que realmente necesitamos, seamos mucho más ahorrativos en el consumo del agua, manejemos mejor los aires acondicionados prendiéndolos durante menos horas. Esas son cosas que debemos y podemos hacer”, indicó el mandatario.

Duque señaló  que la llegada del fenómeno de El Niño trae retos que pueden aumentar su impacto debido al cambio climático, pero dijo que la población tiene que adaptarse y tratar de mitigar sus efectos.

El mandatario afirmó que desde el Gobierno Nacional se están monitoreando los embalses y el comportamiento de los ríos, pero enfatizó que prevenir los efectos  es tarea de todos.

Recientemente, el  presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Jorge Enrique Bedoya,  dijo que el fenómeno del Niño podría llevar a un desabastecimiento de ciertos productos que ocasionaría subida en los precios de los mismos.

SE EXTENDERÁ HASTA MARZO Y AFECTARÁ LAS LLUVIAS

Por su parte, el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Lozano, anunció que la temporada del fenómeno de El Niño se extenderá hasta marzo coincidiendo así con la primera temporada de lluvias del año y retrasándola hasta finales de abril.

“El Niño nos está tomando la primera temporada de lluvias, que se dará en marzo, abril y mayo. Esto no quiere decir que no vayan a haber lluvias, sino que no tendrán la misma fuerza porque la temperatura les quitará ese porcentaje. El Niño no inhibe que venga la temporada de lluvias, como la que estábamos teniendo en este instante. La primera predicción nos dice que las lluvias estarían en marzo, sin embargo, El Niño hará que se retrasen hasta finales de abril”, agregó Lozano.

Se prevé que son 400 municipios  los que se verán afectados por la temporada seca llegando a ser muy probable que presenten desabastecimiento de agua.

“Esa vulnerabilidad está relacionada con la pérdida de cobertura, de humedad de cuencas porque cuando nos quitan las lluvias las temperaturas se elevan gradualmente. La región Caribe hace rato empezó a presentar desabastecimiento y están en riesgo de continuar con esto”, sostuvo Lozano.

Frente al estado de los ríos, se estima que el 90% de los afluentes enfrentan problemas en los niveles de cuencas, principalmente en Cauca, Chocó y Magdalena.

“Los ríos que desembocan al Pacífico colombiano, especialmente los del Cauca, Chocó, Magdalena y la Orinoquía. Este fenómeno tiene por característica que tomó a los Llanos orientales como un área de riesgo y hace rato los ríos de Meta, Guaviare, Arauca han venido sufriendo grandes problemas de reducción de niveles”, puntualizó Lozano.

Con respecto a uno de los impactos que ha traído El Niño en materia de incendios forestales, el director de la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres, Eduardo José González, indicó que hasta el momento 165 conflagraciones se han presentado en 122 municipios.

“Hasta el momento podemos decir que de los 165 incendios presentados hemos controlado 164. Todos ellos forestales y ninguno por mano humana, no podemos bajar la guardia porque hasta ahora comienza el fenómeno de El Niño que se inició a partir del 15 de diciembre”, agregó González.

Las afectaciones, según González, han sido tratadas con 1055 máquinas y 780 cuerpos de bomberos.

ENTRE HELADAS E INCENDIOS

El panorama empieza a generar preocupación, ya que el país se ha visto afectado años atrás por la fuerza con la que llega la sequía, como ocurrió a comienzos de 2010 cuando se presentaron 120 municipios sin agua, más de 33.000 hectáreas incendiadas y unos embalses por debajo del 50 %.

En esta oportunidad son dos caras las que se viven. Por un lado, las heladas que se presentan en la madrugada, principalmente en la zona Andina, y que ya han dejado varias cosechas afectadas. Frente al tema el Ideam mantiene especial atención en Bogotá, Cundinamarca, Boyacá, Santander y Antioquia.

Por otra parte, a medida que avanza el día, las fuertes temperaturas han provocado grandes incendios forestales como los del puente festivo de Reyes en la capital de la República y el Valle del Cauca. Sin embargo, el monitoreo se mantiene en zonas de Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, Antioquia y Tolima.

Aunque aún no se tiene un consolidado de cuánto terreno de bosque ha sido consumido desde que inicio en firme el fenómeno, en Cundinamarca el registro ya asciende a 237 hectáreas consumidas desde el 31 de diciembre de 2018 hasta el 7 de enero de este año.

Así lo dio a conocer el capitán delegado departamental del Cuerpo de Bomberos del departamento, Álvaro Farfán, tras asegurar que a la fecha ya son más de 49 incendios los que se han atendido por parte de las autoridades en los primeros días de 2019.

Farfán detalló que son 31 municipios los que se han visto afectados con el fenómeno y resaltó que se ha hecho uso de cinco descargas de aeronaves para apagarlos.

DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA

Por su parte, el Ministerio de Agricultura hizo unas recomendaciones al sector agropecuario, con el objetivo de prevenir las afectaciones que se pueden generar con la presencia del fenómeno de ‘El Niño’, que trae consigo una disminución de las lluvias, abastecimiento de agua, así como la presencia de heladas en varias regiones del país.

“Es importante que los agricultores estén atentos con el clima y tengan información que les permita gestionar riesgos, así como tomar mejores decisiones para evitar así posibles daños por cuenta de la sequía”, manifestó el titular del cartera, Andrés Valencia.

De acuerdo con el funcionario, el plan de acción contempla unas líneas de prevención, comunicación y recomendaciones sobre las acciones que los agricultores deben tomar para el manejo de plagas, heladas y riesgos sanitarios y fitosanitarios, a través de una información más certera sobre cómo deben hacer el manejo de sus cosechas y proyectos pecuarios ante la variabilidad climática.

“Ante la alta probabilidad de ocurrencia del Fenómeno de El Niño, de más del 80 % según el Ideam, es importante que los agricultores estén atentos con el clima y tengan información que les permita gestionar riesgos, así como tomar mejores decisiones para evitar así posibles daños por cuenta de la sequía”, destacó Valencia.

En ese sentido, entre las recomendaciones se encuentran la de adquirir el seguro agropecuario a través del cual el productor proteja su patrimonio y la inversión ante la ocurrencia de cualquier evento climático, como por ejemplo el déficit de lluvias, incluso incendios.

“El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural ofrece el Incentivo al Seguro Agropecuario – ISA, a través del cual se subsidia hasta el 90 % de la prima de la póliza de seguro. Para 2019, el presupuesto para este rubro es histórico, de 80.800 millones de pesos”, indicó el ministerio.

Asimismo, la cartera agropecuaria destacó la importancia de manejar adecuadamente el recurso hídrico en donde se deben contemplar inversiones que permitan mejorar la disponibilidad de agua, tales como pozos profundos, diques, jagüeyes, reservorios y casquetes, así como equipos para riego.

Igualmente, se debe disponer de alimento para los animales como la conservación de forrajes, siembra de plantas forrajeras, ensilaje, entre otros métodos que permitan disponer de alimentos para los animales.

“La cartera agropecuaria cuenta con el Programa Nacional de Alimentación Bovina, dirigido a garantizar la calidad nutricional, en reemplazo de los pastos y forrajes que se pierden y/o merman por causa de los fenómenos climáticos, a través de la entrega de cerca de 10.000 toneladas de ensilaje de maíz, caña panelera, sorgo y/o concentrado”, explicó la cartera.

Finalmente, recomendó adoptar buenas prácticas productivas como realizar el manejo y control de malezas para mantener la humedad del suelo. Asimismo, recolectar basuras y elementos postcosecha para evitar la propagación de incendios y evitar quemas.

Además, se deben realizar esquemas de vacunación y desparasitación adaptada a cada unidad productiva, ya que la epidemiología de una enfermedad varía de una región a otra, incluso entre predios, así como examinar los cultivos, con el fin de detectar focos de plagas y enfermedades para hacer el control oportuno.