Diario del Cesar
Defiende la región

César Gaviria acusó al gobierno de tener “una desquiciada intención” de acabar con el sistema de salud

21

El expresidente César Gaviria –líder natural del Partido Liberal– volvió a mostrar su inconformismo con la reforma a la Salud que el gobierno del presidente Gustavo Petro pretende tramitar en el Congreso. Aseguró que el jefe de Estado tiene una “desquiciada intención” de acabar con el sistema de salud.

El jefe de los liberales publicó un análisis en el que argumenta, a sus copartidarios, las razones por las que no se debería acompañar esta reforma en la discusión que se aproximan a dar en la Comisión Séptima del Senado. Incluso, acusó al gobierno nacional de engañar a la Cámara de Representantes en los debates que mantuvieron con vida al articulado.

“Enfrentamos en la actualidad es una ley estancada en el Senado debido a un proyecto de ley con enormes deficiencias, sumado a múltiples errores procedimentales documentados, lo que anticipa que difícilmente superará el eventual escrutinio de la Corte Constitucional. El Gobierno ha optado por desmantelar el sistema de manera administrativa, dejando de cumplir con sus obligaciones financieras y llevando al borde del colapso a todo el sistema de aseguramiento”, señaló el expresidente.

 

En su intervención, el expresidente Gaviria también citó el pronunciamiento que hizo la Corte Constitucional en el que estableció un paquete de medidas para que el Ministerio de Salud acelere los pagos retrasados a las EPS. En este punto, Gaviria manifestó que la crisis del sistema, de la que habla Petro, fue provocada por el mismo presidente.

“La realidad recientemente expuesta por la Corte Constitucional demuestra un retraso sistemático en la transferencia de billones de pesos de los presupuestos máximos, afectando gravemente el flujo general de recursos en todo el sistema”, añadió Gaviria.

El exmandatario también argumentó que el gobierno parece tener una “obsesión ideológica” en sus intensiones de adelantar la reforma a la salud. Acusó al gobierno de querer destruir un sistema que se construyó en 30 años.

“La Corte Constitucional ha decidido que las deudas acumuladas de tres años 2022, 2023 y 2024 sean pagadas en un término de 45 días, que sumadas a las deudas ya acumuladas y eventualmente a demandas muy cuantiosas aún frente a tratados internacionales de protección de las inversiones extranjeras constituyen un problema gravísimo y que nadie sabe cómo se van a enfrentar tantos desafíos”, sostuvo.

En este punto, el liberal recordó que su partido –junto al Conservador y la U– intentaron conversar con el gobierno, de manera infructuosa, para corregir algunos de los inconvenientes que presentaba la reforma.

“Lo que realmente enfrentaremos no es un enredo jurídico, sino la incapacidad del Gobierno para atender a millones de pacientes, una situación que se volverá cada vez más evidente con el paso de las semanas. (…) esta será una de las crisis sociales más grandes a lo largo de nuestra vida republicana, difícil de comparar incluso con el racionamiento de energía o nuestras guerras civiles”, advirtió Gaviria sobre la eventual aprobación de la reforma.

Gaviria, en todo caso, pidió a los senadores no seguir el camino de aprobación que se tomó en la Cámara de Representantes e invitó al legislativo a unir esfuerzos para “respaldar a las instituciones que, en el marco de nuestra apreciada democracia, defienden el derecho fundamental a la salud de todos los colombianos y las generaciones futuras”.