Diario del Cesar
Defiende la región

CTI y Gaula lo capturaron extorsionando a ganadero

264

Efectivos del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, en coordinación con el Gaula Militar Cesar de la Primera División de la Décima Brigada Blindada del Ejército Nacional, dieron con la captura de un presunto delincuente que, según las autoridades, pertenecería al grupo delincuencial organizado Los Copeyanos, quienes están al servicio del Clan del Golfo.

Se trata de Fabio José Pacheco Beleño, de 36 años, quien fue aprehendido en situación de flagrancia cuando, al parecer, realizaba el cobro de una extorsión a un ganadero del corregimiento de Mandinguilla, ubicado en zona rural del municipio de Chimichagua, en el centro del Cesar.

De acuerdo a las investigaciones del órgano investigativo y las pesquisas adelantadas durante varios meses,  permitieron que dicho individuo cayera en una ‘trampa’ por parte de las unidades antiextorsión, en hechos ocurridos en la tarde del pasado martes cuando el sujeto en cuestión se encontró con la víctima para recibir la primera cuota extorsiva por el valor de seis millones de pesos.

Por lo anterior, el antes mencionado fue dejado a disposición de la Fiscalía Primera Especializada ante el Gaula Militar Cesar, quien en la tarde de ayer lo presentó ante el Juzgado Segundo Penal Municipal Ambulante con Funciones de Control de Garantías de Valledupar, para enfrentar las audiencias concentradas en las que le imputaron cargos por el delito de extorsión agravada.

De acuerdo a la indagación adelantada por esa seccional investigativa, la banda delincuencial de la que haría parte Pacheco Beleño venía amedrentando de manera constante a un finquero de la región inicialmente mencionada, a quien mediante chantajes, ultrajes y hostigamientos, le amenazaban con atentar en contra de su vida y de sus familiares, a menos que les entregara 15 millones de pesos.

Sumado a todo lo anterior, señaló también que la organización delincuencial coaccionaba al ganadero con otro tipo de intimidaciones  para obligarlo a que les concediera el dinero que violentamente le exigían, como por ejemplo, no dejarlo ejercer su profesión como ganadero sino pagaba.

Al cierre de esta edición, en el despacho del tribunal antes citado se desarrollaban las audiencias preliminares de legalización de captura, imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento, por lo que se desconoce cuál es el destino del supuesto extorsionista.