Diario del Cesar
Defiende la región

JORGE VISBAL: El docente que cambió las arengas por los silbidos

278

No es común que un género musical como el vallenato que está lleno de sonidos, acústica y percusiones que se hace acompañar de voces moduladas y tonificadas, sea interpretado por un quijotesco silbador.

Eso solo se le ocurrió a Jorge Visbal un exdocente de Educación Física que cambio la sudadera por una camiseta estampada con acordeón con la que ahora recorre las pistas atléticas de la promoción de su proyecto que en principio parecía descabellado.

En ese trasegar ha grabado tres producciones musicales en las que ha dibujado su fuerza pulmonar emulando los sonidos del acordeón, los que hace acompañar de la percusión normal de un conjunto convencional y matizado con el tenue vibrar de un piano melódico.

Este singular estilo de hacer música le ha servido a este cultor  para pasearse por diversos escenarios en los que deslumbra con su silbido armónico tras la escogencia de varios clásicos de la música vallenata.

“Silbar atempera, la persona que silba es apacible”, dice Visbal quién argumenta su tesis al comparar la docilidad del ganado el que a base de silbido transportaban los vaqueros en grandes recorridos cuando no existía la posibilidad de transporte mecánico para esas especies.

Su pasión por el silbido lo ha llevado a ser uno de los principales gestores del Festival del Silbido en Codazzi en donde, se le da rienda suelta a los apasionados por este arte y que no tienen la oportunidad de tocar un instrumento o encajar en las tonalidades de un acordeón o de una guitarra.

Este singular personaje al que algunos no dejan de catalogar de ‘loco’, tiene los pies sobre la tierra, y manifiesta que hacerse llamar Silbador de la Paz, no lo inclina a ningún acontecimiento político ni a proceso inherente, lo hace por la tranquilidad y el sosiego que da silbar una canción, por eso no escatima la oportunidad para hacerlo en cualquier parte que vaya,  de eso tiene recuerdos y retos de haber silbado temas rancheros en la plaza Garibaldi de México y  entonar ‘Carmentea’ en los Llanos colombianos.

Jorge Visbal es un aguerrido promotor de sus propósitos, esa inclinación, lo ha llevado a ser entrevistado por grandes medios nacionales, además, fue en una oportunidad, invitado por Carlos Vives a uno de sus conciertos en su negocio de Gaira en Bogotá en donde los asistentes disfrutaron el silbido de este juglar.

Dentro de las canciones grabadas tiene en materia de vallenatos: Dime pajarito y El río Badillo (de Octavio Daza), La gota fría (Rafael Escalona), Matilde Lina (Leandro Díaz), Ausencia sentimental (Rafael Manjarrez), El mochuelo (Adolfo Pacheco), Así fue mi querer (Gustavo Gutiérrez) y Tres canciones (Diomedes Díaz).

También le rindió un homenaje a Rafael Orozco interpretado sus más sentidas canciones, producción que vende puerta a puerta y con los amigos en distintos lugares del mundo.

Por  WILLIAM ROSADO RINCONES