Diario del Cesar
Defiende la región

Delincuentes asesinaron a cesarense

474

Yeiner Javier De La Hoz Murillo, de 26 años, oriundo de El Copey, fue asesinado en la madrugada del domingo en un barrio de la localidad de Suba, en Bogotá, por tres delincuentes que lo apuñalaron en el cuello por no tener nada para robarle.

Un hecho delincuencial ocurrido en la madrugada de este domingo en la capital del país, acabó con la vida de un cesarense que desde hace un año decidió radicarse hacia esa ciudad en busca de mejores oportunidades laborales pero terminó encontrando la muerte.

Se trata de Yeiner Javier de la Hoz Murillo, de 26 años, oriundo de El Copey, quien recibió tres heridas de puñal en diferentes partes del cuerpo en la madrugada del 5 de mayo, a pocos pasos de su casa, cuando tres delincuentes intentaron atracarlo.

El hecho ocurrió el barrio Aures de la localidad de Suba, en Bogotá, cuando la víctima se dirigía a su hogar para descansar, seguido a poca distancia por algunos de sus familiares.

“Estábamos compartiendo en un bar que queda a la vuelta de la casa y cuando veníamos de regreso, como a las 3 a. m., parqueamos el carro. Él se bajó primero y se adelantó, pero a mitad de cuadra lo abordaron los tres sujetos y se presentó el hecho. Los tipos salieron de la esquina, lo atracaron y cuando nosotros llegamos, ya le habían dado una puñalada en el cuello. Eran tres individuos de 20 a 30 años, lo robaron porque no tenían nada de valor para quitarle”, dijo su hermano Javier de la Hoz.

Precisamente, fue esa herida la que hizo que minutos después perdiera la vida en una clínica cercana a ese barrio, a donde fue trasladado por miembros de la Policía Nacional que alcanzaron a llegar de manera oportuna al sitio del hecho y capturar a uno de los presuntos ladrones, quien tenía poco menos de 10 días de haber salido de prisión, aunque los demás si lograron escapar.

No obstante, los familiares aseguran que al hoy fallecido no le hurtaron ningún elemento de valor, ya que el teléfono y la cartera seguían en sus bolsillos cuando fueron a auxiliarlo.

Sobre la víctima se conoció que trabajaba como guardia de seguridad en una empresa capitalina y era padre de un menor de dos años.

El hecho es materia de investigación para las autoridades en Bogotá y tanto su familia como sus conocidos en El Copey piden justicia por parte de las autoridades.