Diario del Cesar
Defiende la región

SUICIDIO: El oscuro camino de la salud mental

329

El Cesar es una de las regiones del país donde mayor número de suicidios se registran al año. En apenas 12 días de este 2019, ya han tomado la decisión de quitarse la vida cinco personas

El suicidio en este departamento, es claro que se trata de un problema de salud pública. Pero ¿dónde están las políticas públicas orientadas o encaminadas a atender a esta población de enfermos que va en aumento y que cada día decide acabar con su existencia?. Esa es la pregunta que se formula la comunidad.

El Cesar muestra evidentes signos de preocupación por estas conductas de autoeliminación.  El departamento finalizó el año 2018 con 74 casos, según información suministrada por la Secretaría de Salud del Cesar.

Para dimensionar lo grave del asunto, en lo corrido del 2019, se han presentado cinco sucesos: César Esparragoza, de 54 años, en Valledupar; en Manaure, Pedro Calderón, de 55 años; Misael Contreras, de 17 años y Luis Arena, de 30 años en El Copey, y Aleides Quintero, de 38 años en Pailitas.  Estos suicidios se dieron mediante ahorcamiento.  El caso de Luis Arena, ocurrió el pasado 31 de diciembre, minutos antes de año nuevo; sin embargo, este reporte se sumó al registro del año en curso.

La misma autoridad de Salud  reveló que, municipios como Pueblo Bello, Aguachica, El Paso, Valledupar, La Paz y Codazzi, son los sectores del Cesar que más registran estos hechos.  “Estamos atentos ante el fenómeno de autoeliminación.  Hemos aplicado la estrategia 125, en las que las personas pueden llamar gratuitamente y dar aviso a un posible caso”, explicó la secretaria de Salud, Esmeralda Guardias.

Esta estrategia, hasta el momento ha permitido atender efectivamente 32 llamadas; son recibidas por un equipo multidisciplinario, compuesto por: psiquiatras, enfermeras superiores y psicólogos.   Al conocerse estas llamadas de auxilios, los profesionales despliegan un protocolo que consiste en atender junto con el  Centro Regulador de Urgencias y Emergencias – CRUE, a la posible víctima y su núcleo familiar.

A NIVEL NACIONAL

Hasta noviembre del 2018, en Colombia, según el último informe del Instituto Nacional de Medicina Legal (INML), 2247 personas se autoeliminaron; 1845 fueron hombres y 402 mujeres.  Este problema creció, comparado con las estadísticas presentadas por el mismo instituto sobre el año 2017, cuando el país finalizó con 2175 casos de suicidios; 1777 hombres y 403 mujeres.

Este fenómeno, abarca un 10.73 por ciento de las muertes violentas del INML, y ha aumentado en un 3.31 por ciento.

¿Comportamientos que podrían llevar a una autoeliminación?

“La depresión, la situación económica, la falta de acceso a educación, problemas sentimentales, violencia intrafamiliar y la falta de empleo”, son algunos de los factores que identifica la Secretaría de Salud Departamental.

Asimismo, esta sectorial sostiene que las personas conocidas, estaban “en un rango de edad entre los 35 y 55 años”, y acotó que, en el Cesar, han sido “más adultos que niños”.  Esta información, confronta a la suministrada por la Dimensión y Convivencia Social y Salud Mental de la secretaría Local de Salud, quienes notificaron que seis menores de edad, entre niños, niñas y adolescentes, se autoeliminaron en la capital del Cesar.

Por tal motivo, decidieron para este nuevo año ampliar los proyectos, “‘Escuela para padres’, en las que se trabaja para identificar posibles factores de riesgos; las mesas de atención en conjunto con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, trabajo articulados con universidades públicas y privadas y capacitaciones con líderes y madres comunitarias”, comentó Zoraida Aroca, psicóloga del área.

EN VALLEDUPAR

La psicóloga de la Dimensión y Convivencia Social y Salud Mental de la secretaría Local de Salud, entregó cifras que corresponden al 2018.  De los 41 casos conocidos, 34 fueron por residencia, es decir, personas que estaban en la ciudad; y siete casos por procedencia, aquellos remitidos desde otros lugares, pero que fallecieron en centros asistenciales del municipio.

De los sucedidos en Valledupar, 30 fueron realizados por hombres y cuatro, por mujeres.  Entre las edades de 5 a 14 años, cuatro jóvenes se autoeliminaron; entre 15 y 44 años de edad, fueron 17 autoeliminaciones; entre los 45 y 59 años, ocho casos, y mayores de 60 años, ocho sucesos mortales.

Así mismo, las cifras demuestran que cuatro suicidios fueron provocados por armas de fuego, 28 por ahorcamiento y dos por quemaduras.  De la misma manera, se conoció que las personas implicadas en los casos, se desempeñaban en trabajos de campo, vigilancia, estudiantes, ama de casa, vendedores ambulantes, ayudantes de construcción, docentes, comerciantes, biólogos, pensionados, conductores y también  desempleados.

LO QUE DICE SALUD PÚBLICA DEPARTAMENTAL

La líder de Salud Pública en el Cesar, Dalma Ospino, indicó que ante expresiones como: “estoy aburrido de la vida”, “yo no valgo nada”, “siento que mi vida no tiene sentido”, y un comportamiento de aislamiento, son factores alertas de posiblessuicidios.  Por tal motivo, “se debe implementar una ruta integral de atención con asistencia técnica a las EPS, para encontrar nuevas políticas de atención en estos casos de salud mental”.

COMPORTAMIENTO PSICOLÓGICO Y PSIQUIÁTRICO

La salud mental, es la relación que existe entre la salud física y la salud psicológica del ser humano.  Por eso, para la psicóloga  y especialista en psiconeurosiquiatría, María Eugenia Sarmiento, integrante de la ‘Red Mundial de Suicidólogos’, los estados de vulnerabilidad provocados por temas de rupturas amorosas, estrés laboral, la pérdida de un ser querido, las pocas relaciones interpersonales, los problemas financieros, ansiedad y desespero, “pueden producir alteraciones intelectuales y emocionales que generan trastornos psicóticos y psicoactivos, que afectan todas las áreas de la vida”.

Los problemas de salud mental para la doctora Sarmiento, deben ser trabajados y cuidados desde el seno del hogar.  Por eso, quienes manifiesten deseos suicidas o pensamientos negativos como odio y rabia, deben ser hospitalizados de urgencia, “porque corre peligro, incluso bajo tratamientos psiquiátricos”, acotó la psicóloga.

ASPECTO PSIQUIÁTRICO

La psiquiatra Luisa Fernanda Guerra, reveló que la Organización Mundial de la Salud (OMS), determinó que un 1.5 por ciento ascendió los sucesos de autoeliminación; es decir, un millón de personas mueren anualmente por esta causa.  “16 de cada 100 mil habitantes muere por suicidios; una cada 40 segundos”, afirmó Guerra.

Aseveró que, en un 90 por ciento, aumentaron las conductas suicidas debido a enfermedades subyacentes como la depresión, el abuso de sustancias psicoactivas y trastornos psicóticos.  “Con este tipo de enfermedades se debe desarrollar factores preventivos como ayudas psicológicas y la intervención de instituciones de salud mental”, explicó la doctora Luis Fernanda quien sostuvo, es el Estado el encargado de realizar trabajos de promoción y prevención de enfermedades mentales y susidios.

CONDUCTAS PARASUICIDAS 

De otro lado, la psiquiatra Luis Fernanda Guerra, también indica que, como manifestaciones de autoeliminación, se encuentran las conductas parasuicidas; aquellas lesiones que se ocasionan intencionalmente, solo con el propósito de hacerse daño sin llegar a la muerte.  Quienes lo realizan según la profesional, solo esperan llamar la atención.

“El cutting, es una práctica que consiste en cortarse zonas del brazo, está identificada como una conducta parasuicidas; quienes lo practican, buscan expresar sintomatologías que no pueden poner en palabras, como la ausencia de los padres, de amistades y acciones que hacen parte del extremo de la vida”.

¿Terceras personas pueden ser responsabilizadas de conductas suicidas?

Dirigir la culpa de una autoeliminación hacía otra persona, puede ser un señalamiento arriesgado, teniendo en cuenta que se trata de una decisión tomada individualmente.  Sin embargo, “inducir o impulsar a alguien a cometer estos actos puede ser penalizado de uno a seis años de prisión”, dependiendo de la injerencia humana, explicó el abogado Jacinto Gélvez Ordoñez.

En el artículo 107 de la ley 599 de 2000 plasmada en el Código Penal colombiano dice: “El que eficazmente induzca a otro al suicidio, o le preste una ayuda efectiva para su realización, incurrirá en prisión de treinta y dos (32) a ciento ocho (108) meses.  Cuando la inducción o ayuda esté dirigida a poner fin a intensos sufrimientos provenientes de lesión corporal o enfermedad grave e incurable, se incurrirá en prisión de dieciséis (16) a  treinta y seis (36) meses”.

Por: EDUARDO MOSCOTE SIERRA