Diario del Cesar
Defiende la región

EE.UU. pide la formación de un nuevo gobierno en Venezuela

247

WASHINGTON, AFP

Estados Unidos dio ayer sábado un paso más en sus críticas hacia el presidente venezolano, Nicolás Maduro, al pedir la formación de un nuevo gobierno.

“El pueblo de Venezuela se merece vivir libremente en una sociedad democrática gobernada por un Estado de derecho”, indicó en un comunicado un portavoz de la diplomacia estadounidense, Robert Palladino.

“Es hora de iniciar una transición ordenada hacia un nuevo gobierno”, añadió. “Apoyamos el llamamiento de la Asamblea Nacional (Parlamento) a todos los venezolanos para trabajar juntos, de forma pacífica, en la restauración de un gobierno constitucional y en la construcción de un futuro mejor”.

Maduro, reelegido el 20 de mayo en unos comicios en los que no participó la oposición, comenzó el jueves un segundo mandato de seis años, cuya legitimidad no reconoce gran parte de la comunidad internacional ni la Asamblea Nacional.

Ésta última, la única institución controlada por la oposición en Venezuela, convocó el viernes una movilización el 23 de enero a favor de un “gobierno de transición”.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, aseguró desde Abu Dabi, donde está de visita, que los acontecimientos en Venezuela eran “increíblemente importantes”.

“El régimen de Maduro es ilegítimo”, dijo a los periodistas que lo acompañan en su gira por Oriente Medio. “Estados Unidos sigue haciendo lo que hace desde hace dos años: trabajar con diligencia para restablecer una verdadera democracia en ese país”.

El pasado jueves, el consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca John Bolton había asegurado que Estados Unidos no reconocería la legitimidad de Maduro. “Seguiremos aumentando la presión sobre este régimen corrupto, apoyando a la Asamblea Nacional democrática y llamando a la libertad y a la democracia en Venezuela”, tuiteó.

Estados Unidos considera el Parlamento como “el único órgano legítimo del poder, debidamente elegido por el pueblo venezolano”, indicó Bolton.

Durante una sesión extraordinaria sobre la situación en Venezuela, la Organización de los Estados Americanos (OEA) declaró “ilegítimo” el gobierno de Maduro y pidió nuevas elecciones presidenciales “con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y legítimo”

ENCRUCIJADA

La diplomacia enfrenta una encrucijada por el llamado de la oposición venezolana a presionar por un gobierno de transición, luego de que Nicolás Maduro asumiera esta semana un segundo periodo presidencial que es desconocido por gran parte de la comunidad internacional.

La Asamblea Nacional (Parlamento), de mayoría opositora, declaró a Maduro como “usurpador” y su presidente, Juan Guaidó, llamó a una gran movilización nacional para el próximo 23 de enero para presionar por “un gobierno de transición”.

Un sector de la oposición exige a Guaidó asumir como presidente, alegando que le corresponde como cabeza del Congreso por el “vacío de poder” que, a su juicio, hay en Venezuela ante un gobierno que no es reconocido por una parte del país.

Estados Unidos ha expresado su apoyo a la Asamblea Nacional.

“El gobierno de (Donald) Trump apoya con decisión a la Asamblea Nacional de Venezuela, la única rama legítima del gobierno elegida de la forma debida por el pueblo venezolano”, afirmó el viernes en un comunicado John Bolton, consejero de seguridad nacional del presidente estadounidense.

William Brownfield, exembajador de Estados Unidos en Venezuela, reconoció en tanto durante un conversatorio organizado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington que aunque legalmente existen bases para considerar los argumentos de la oposición sobre la legalidad de un gobierno alternativo, la realidad es otra.

“Hay momentos en los cuales un argumento legal, una postura legal tiene que enfrentarse al mundo real”, dijo Brownfield, diplomático de carrera que también fue embajador en Colombia y Chile.

“Guaidó está muy pero muy restringido en lo que se le va a permitir hacer dentro de Venezuela”, explicó, argumentando que si cruza cualquier “línea roja” tiene muchas posibilidades de terminar en prisión.

El viernes, la ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, amenazó a Guaidó advirtiéndole: “Ya te acomodé la celda, con tu respectivo uniforme, espero que nombres rápidamente a tu gabinete para saber quiénes te van a acompañar”.

Para Michael Camilleri, especialista en políticas públicas del centro de análisis Diálogo Interamericano, con sede en Washington, queda abierta una interrogante diplomática.