Diario del Cesar
Defiende la región

Sepultaron a ‘El Ñeñe’ Hernández en medio del dolor y notas de acordeón

1.989

En el cementerio Jardines del Ecce Homo, fue sepultado ayer al mediodía, el ganadero vallenato José Guillermo Hernández Aponte, asesinado a bala en mediode un hurto en Brasil, donde se encontraba participando de una feria ganadera.

Aquel vallenato parrandero de antaño, el mismo que le gustó en vida a José Guillermo Hernández Aponte,  fue uno de los ingredientes para despedir ayer  al reconocido ganadero cesarense, asesinado a bala en medio de un atraco  perpetrado hace cinco días en Brasil.

En medio de amigos y familiares de ‘El Ñeñe’, como era conocido en el germio ganadero del Cesar, se encontraba la exseñorita Colombia María Mónica Urbina, quien no escondió su desdicha y dolor por la muerte de su esposo.

Luego de una ceremonia religiosa realizada en la parroquia Santa María Madre y Reina de la Paz, presidida por el padre Enrique Iceda,   José GuillermoHernández fue sepultado ayer al mediodía, en el cementerio Jardines del Ecce Homo, cuyo féretro fue rodeado por artistas, ganaderos, familiares y políticos quienes le dieron el último adiós a ‘El Ñeñe’ Hernández.

Previo a la ceremonia en el campo santo, una caravana de personalidades acompañó el cadáver del reconocido ganadero de  53 años, quien murió  en un hospital de Uberaba (Brasil) tras ser baleado durante un atraco en la noche del pasado miércoles, momentos en que dos desconocidos lo despojaron de un reloj Rolex que acostumbraba lucir la ahora víctima.

Oraciones de resignación y rostros de desconsuelos embargaron la partida del comerciante; mientras su cuerpo descendía hacia las profundidades el llanto pasó del simple mormullo a una expresión de dolor más intensa.

Ahí estaba su madre Beatriz Aponte quien rompió en llanto con palabras de amargura y dolor. ‘Ay mi vida, ay mi amor, ay mi Guillermo, yo sé que estás con Dios, yo sé que los ángeles ahora te cuidan’, mientras recibía consuelo de los brazos de María Mónica y otros parientes.

En el aire sonaba un paseo bien tocado en las notas musicales del acordeonero Julián Rojas, Rey Vallenato 1991; a su lado Kennel Swing tocaba la guacharaca entonando ‘El cariño de mi pueblo’, grabada por Jorge Oñate y Juancho Rois.

 Entre tanto María Mónica Urbina dijo en medio de su dolor que “todo esto es muy duro para todos nosotros. Aun no entendemos qué pasó, pero agradecemos todo el apoyo que hemos recibido.

LOS HECHOS

El asesinato de ‘El Ñeñe’ se registró  cuando se movilizaba dentro de un taxi acompañado de una mujer por la Avenida Apolonio Sales, en el Barrio San Benito, de Uberaba Brasil y fue sorprendido por  dos desconocidos que se movilizaban en una moto y huyeron rápidamente tras dispararle al ganadero cesarense.

Luego de los hechos, la Policía Militar lo trasladó al Hospital de Clínicas de la Universidad Federal del Triángulo Minero de Brasil donde recibió atención médica, sin embargo, falleció a las pocas horas.

Fuentes periodísticas del vecino país indicaron que un sujeto que tuvo el nombre anotado en redes sociales como sospechoso, se habría presentado en la Comisaría de Plantão y fue escuchado por el delegado João Francisco Oliveira, pero negó haber participado en el crimen, por lo que minutos después fue dejado en libertad.

José Hernández Aponte  había estado desde el pasado fin de semana en Brasil para participar en la feria Expo Cebú de Ganadería que se realizaba en Uberaba, con la intención de comprar ganado de genética para traer a Colombia.

¿QUIÉN ERA EL ‘ÑEÑE’?

Hernández Aponte era querido por varios exponentes del folclor vallenato ya que, según sus familiares, apoyó a muchos de ellos en su carrera musical, incluso era primo de la ‘Voz Tenor’ del vallenato, Iván Villazón, y era vecino en una de sus haciendas de Poncho Zuleta, con quien mantuvo una amistad estrecha.

José Miguel, hijo mayor de la víctima aseguró que  “a mi papá hay que recordarlo como la persona servicial, el amigo de sus amigos, que se desvivía por la comunidad, generar empleo y demás. Esto es algo muy doloroso, uno nunca cree que va a morir fuera de su tierra y de su casa. Traerlo fue una bendición de Dios. Hay que agradecer mucho a la Cancillería y adicionalmente, a la Asociación de Criadores (de ganado) de Brasil, que metió la mano para eso, que estuvo muy pendiente en la clínica con los gastos y la repatriación. Muchas personas de Brasil, amigos de él, vinieron hasta acá porque era un tipo muy querido por todos”

José Guillermo era hijo del dirigente político conservador, Arístides Hernández Fernández y de Beatriz Aponte, y tenía tres hermanos de los cuales solo dos siguen con vida.

Hernández Aponte tuvo sus dos primeros hijos como resultado de su primer matrimonio con Lina de López: José Miguel y Juan David, sin embargo, hacía varios años se había separado por lo que nació una nueva relación con la exrepresentante por el departamento de La Guajira al Reinaldo Nacional de la Belleza.

FISCALÍA INVESTIGA

La Fiscalía General de la Nación, investiga si los asaltantes que acabaron con la vida del ganadero en Brasil, tendría nexos con estructuras criminales que delinquen en Cali,

Medellín y Barranquilla, que comercializan lo artículos robados en el exterior, por eso no se descarta que tengan vínculo con los ladrones brasileros