Diario del Cesar
Defiende la región

´Embolatados´ los servicios a los afiliados de Medimás

315

Preocupados se encuentran los cerca de 30.000 usuarios de Medimás en el Cesar, luego de la decisión del Tribunal Administrativo de Cundinamarca de bloquear la licencia de la EPS por las irregularidades en el servicio de salud.

Deudas con IPS, entidades y hospitales; retrasos en las citas con especialistas y demoras en la entrega de medicamentos, son algunas de las quejas que repetitivamente los ciudadanos expresan y son causales para que el Tribunal determinara la sanción.

Codazzi, Bosconia, Aguachica y Valledupar son los cuatro municipios del departamento donde funciona la prestadora de Salud. Ayer, en las instalaciones de la empresa en la capital del Cesar varios relatos daban cuenta del viacrucis que viven los usuarios de esta entidad.

Es el caso de Katiana Melo, una madre de 36 años, quien lleva esperando seis meses la autorización de una cita en laBogotá, para que su hija de 15 años, paciente de leucemia promielocitica aguda, pueda continuar con el tratamiento.

“Estamos necesitando soluciones, la niña necesita un ácido llamado Tretinoina: se tiene que tomar cuatro cápsulas diarias por tres meses, cada una con un valor de $ 35.000 y necesita 100 unidades”, comentó la madre, quien sostiene que al ser de escasos recursos no puede acceder a esta fórmula.

Aunque la EPS ha autorizado en tres ocasiones la entrega del medicamento, la ausencia del mismo en los puntos de entrega, extiende el tiempo para  recibirlo, soportando hasta el momento medio año “en la misma situación”.

Pese a interponer una tutela, no ha tenido solución.  A esto, se le suma la impaciencia que despertó la información dada por la oncóloga que atiende el caso: “sostuvo que la menor está a punto de recaer nuevamente y eso amerita realizarle quimioterapias; es volver a un desgaste y cambio físico”.

 

“NO NOS HAN NOTIFICADO OFICIALMENTE”

DIARIO DEL CESAR logró comunicarse con el secretario de Salud Departamental, Jorge Juan Orozco. El mismo afirmó que no ha sido “notificado de la resolución” oficialmente, sin embargo sostiene que la “ruta de actuación recae en la Superintendencia quien debe citar a Supersalud”.

Las autoridades anteriores deben inspeccionar los lugares donde se hallan los afiliados de Medimás y de esa manera conocer cuáles serán las EPS receptoras.  “Creemos que será algo parecido a lo ocurrido con Comfacor”, acotó.

Por su parte el Vicepresidente de la Asociación de Usuarios, Asomedimas, en el departamento del Cesar, Cristóbal Hurtado Picasa, indicó que la revocatoria “es una forma de acabar la EPS.  En el Cesar no se ha presentado queja alguna”.

No obstante, enfatizó en que “nosotros salimos a IPSy entidades de salud, preguntándoles con firmas sobre el comportamiento de la empresa y todos apoyaron su buena funcionalidad”.

 

LA COMUNIDAD OPINA

Durante la investigación, el medio impreso conoció otras posturas de quienes llegaban a las instalaciones de Medimás en Valledupar. Revelan que han esperado hasta dos meses por ser atendidos por especialistas.

Alberto Nieves Carrillo, manifestó que: “en mi caso tenía que recibir un tratamiento en mi ojo izquierdo; demoraron en darme la autorización para la operación, luego para el tratamiento: y recibiéndolo en Barranquilla me dicen que seguirán tratando por deudas de la EPS. Lo mío es prioritario.  Tengo que esperar atención con un especialidad en Segmento Anterior para un cambio de córnea”.

Por su parte, Neidys Barboza, revela que: “no cesan los inconvenientes con las citas y sus demoras hasta de dos meses.  Mi hija está operada del vaso y necesita unos suplementos y tampoco se los dan porque no autorizan: está en desnutrición”.

Seguidamente, Luis Rafael Silva, dijo que: “pese al embarazo de alto riesgo que tiene mi esposa y los problemas de hipotiroidismo y presión, no está recibiendo atención de perinatología hace un mes; nos dicen que hay deudas y no pueden seguir recibiendo a los usuarios.  ¿Qué hacemos?”.

 

PIDEN ANULAR EL FALLO

La EPS Medimás pidió hoy que se ejerza un control de legalidad a la sentencia en su contra emitida por el Tribunal Superior de Cundinamarca y que fue conocida en la noche del martes.

Dicha decisión ordena el traslado de todos los afiliados a Medimás y dejar sin efecto las acciones que terminaron en la compra de Cafesalud, entidad liquidada por el Gobierno, lo que prácticamente le quita cualquier sustento legal la existencia a la EPS.

Este nuevo recurso legal en el proceso que podría significar el fin de Medimás, enreda aún más un caso que tiene en vilo a casi cuatro millones de personas en más de 500 municipios, que hoy reciben sus servicios de salud en esa entidad. Medimás pide en concertó “dejar sin efectos la notificación de la sentencia de primera instancia” por considerar que la magistrada que la dictó no podía hacerlo.

En efecto, la solicitud de control, conocida en primicia por Caracol Radio, asegura que la sentencia mencionada no podía notificarse porque previamente, el lunes 29 de abril (un día antes), Medimás había recusado a la magistrada Claudia Elizabeth Lozzi Moreno, de cuyo despacho en el Tribunal de Cundinamarca salió la decisión.

Dicen los demandantes que este Tribunal deje ejercer un control de legalidad a la sentencia, dado que: “Mientras el proceso estuvo al despacho, se radicaron diversos memoriales y solicitudes, una de ellas del 29 de abril de 2019, donde se solicitó expresamente la recusación de la H. Magistrada Lozzi”.

Agregan: “El honorable Tribunal no podía ni debía realizar ninguna actuación procesal, sin resolver previamente la solicitud de recusación radicada el 29 de abril de 2019, esto es antes de que fuera notificada la sentencia de primera instancia, ante la suspensión automática que supone dicha solicitud”.