Diario del Cesar
Defiende la región

LA NOVENA FUE LA VENCIDA

354

La novena fue la vencida. Alfonso ‘Ponchito’ Monsalvo Baute se coronó en la madrugada de ayer como nuevo rey del concurso de acordeoneros profesionales del Festival de la Leyenda Vallenata.

Dicen que el que persevera alcanza y eso ocurrió con el acordeonero de 36 años  cuando el jurado calificador determinó que la corona fuera para él. En la batalla final estuvieron Javier Matta, Manuel Vega, Rodolfo de la Valle y Jesús Ocampo Ospino.

Su nombre siempre estuvo entre los favoritos porque su excelente interpretación del acordeón lo catapultó como serio aspirante a ganar la final, instancias a la que llegó por quinta oportunidad.

El acordeonero vallenato, residente en la capital de la República, subió al Parque de la Leyenda con un repertorio musical conformado por el paseo Cocoliche, el merengue El Leñazo, la puya La sanguijuela  y el son Amor irresistible. En la caja estuvo acompañado por Omer Castilla y en la guacharaca por Álvaro José ‘El Ñame’ Mendoza.

“Muy feliz disfrutando este momento, asimilando el logro más importante en mi vida, es un sueño que siempre quise cumplir, ser rey vallenato es el máximo reconocimiento para cualquier acordeonero. Nunca bajé los brazos, cuando terminaban los festivales y no ganaba me frustraba mucho, mis padres siempre me motivaban a seguir adelante pero a veces las cosas se dan no cuando uno quiere sino cuando Dios así lo requiera”, reconoció Alfonso Monsalvo en visita a DIARIO DEL CESAR.

Pero su hazaña va de la mano de una nostalgia apaciguada porque seguramente Cecilia ‘La Polla’ Monsalvo está feliz en el cielo. “Yo sé que ella me está viendo desde allá arriba y lo está disfrutando, si estuviera viva seguramente estaría muy orgullosa de tener un rey vallenato en su familia, ella fue mi impulsadora. A veces la familia sufre más que uno en estos escenarios”, reconoció.

Su estilo musical es el vallenato autóctono y reconoce que heredó una tendencia raizal en sus notas. “El secreto para ser rey vallenato es tocar lo autóctono, preservar las raíces. La gente me identifica por tener ese vallenato criollo, esa es mi escuela, soy muy seguidos de El Cocha Molina y Luis Enrique Martínez”, dijo.

EL PRESAGIO

Desde el primer día de competencia en la Plaza del barrio Primero de Mayo, Alfonso Monsalvo sintió una premonición que le anunciaba que algo bueno podía pasar. “Desde el primer momento sentí algo especial estaba pasando, ese respaldo del público presagiaba que algo positivo venía”, aseguró.

Tiene su propia percepción de sus rivales al indicar que “cualquiera de los cinco finalistas pudo ser el rey, por algo subieron, todos tocamos bien”.

Alfonso Monsalvo tiene un corto historial festivalero al asegurar que “yo me atreví a participar en el Festival de la Leyenda Vallenata cuando ya estaba grande, incluso ya había granado. No hice escuela en las categorías menores”.

Ahora como rey vallenato tendrá la responsabilidad de llevar este género más allá de la frontera. “Esto me obliga a representar al vallenato con altura y pasar fronteras. Este triunfo no es solo mío, sino también de El Ñame y el Manón Castilla. Me siento muy bien respaldado por estos dos grandes del festival, esta victoria no es solo mía sino de ellos. Ñame ha ganado diez festivales en Valledupar y Manos lo ha hecho en 7 oportunidades. Yo le digo a la gente no renuncien a los sueños, luchen por ellos”, puntualizó.

 

SEGUNDO LUGAR

El segundo lugar fue para el acordeonero samario Javier Matta Correa, quien por décima vez ve frustradas sus aspiraciones en alcanzar la anhelada corona. En las tres primeras rondas fue de los más aplaudidos por el público  y nunca salió de la baraja de favoritos, sin embargo, no fue suficiente para destronar a Alfonso Monsalvo Baute.

El concursante magdalenense  de 29 años interpretó el merengue El gallo jabao; el son El saludo; el paseo A mí María y la puya Aquí está ‘El Pollo’ Matta.

 

TERCER LUGAR

El podio lo complementó Jesús Ocampo Ospino, natural de El Difícil, Magdalena,  al ocupar el tercer lugar en la final e imponerse entre grandes favoritos como Manuel Vega y Rodolfo De la Valle.

Llegó al Festival Vallenato con el objetivo de quedar entre los mejores. Y lo logró.  Fue la segunda oportunidad en la que se presentó en el concurso de acordeoneros profesionales.