Diario del Cesar
Defiende la región

Israel y Gaza en guerra tras ofensiva sorpresa de Hamás

35

Israel y Gaza están de nuevo en guerra, tras el lanzamiento este sábado de una ofensiva sorpresa del grupo islamista palestino Hamás, que disparó miles de cohetes e infiltró a combatientes por tierra, mar y aire, con un saldo por el momento de más de 20 muertos.

«Estamos en guerra», declaró el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, al tiempo que ordenaba «una amplia movilización» de reservistas.

«El enemigo pagará un precio sin precedentes», prometió el mandatario en un mensaje de video, en el que reconoció que Hamás, que gobierna el enclave, lanzó «un ataque sorpresa criminal».

El repunte de violencia se inició con una andanada de cohetes lanzados desde varios puntos de la Franja de Gaza a partir de las 06H30 (03H30 GMT) de este sábado. El brazo armado de Hamás reivindicó el ataque y aseguró que se lanzaron miles de proyectiles.

El ejército de Israel respondió atacando por aire objetivos de Hamás en Gaza, y estaba combatiendo también en suelo israelí, cerca del enclave palestino, contra milicianos infiltrados desde Gaza por tierra, mar y aire.

«Hubo un ataque combinado con ayuda de parapentes», indicó a la prensa el portavoz del ejército israelí, el teniente coronel Richard Hecht, advirtiendo que estaba sucediendo «algo grande».

El servicio israelí de emergencias, el Magen David Adom, equivalente de la Cruz Roja, reportó 22 muertos por disparos en Israel durante los enfrentamientos con milicias palestinas, además de «cientos de heridos».

Entre los fallecidos está el presidente del consejo regional de las localidades israelíes fronterizas con el nordeste de la Franja de Gaza, fallecido en un tiroteo con atacantes palestinos.

El brazo armado de Hamás publicó por su lado un video en el que muestra a tres hombres vestidos de civiles que, según dijo, fueron capturados por sus combatientes.

– «Operación diluvio» –

Las fuerzas armadas israelíes informaron de la activación de sirenas en el sur del país, mientras la policía pidió a la población permanecer cerca de los refugios antibombas. Las sirenas fueron activadas también en Jerusalén, según periodistas de AFP.

El brazo armado de Hamás reivindicó el ataque de proyectiles y aseguró que se lanzaron más de 5.000 cohetes.

«Decidimos poner fin a todos los crímenes de la ocupación (israelí); su tiempo de arrasar sin rendir cuentas terminó», declaró el grupo. «Anunciamos la operación Diluvio de Al Aqsa y disparamos, en el primer ataque de 20 minutos, más de 5.000 cohetes».

El ejército israelí reportó el disparo de al menos 2.200 cohetes desde Gaza hasta las 10H30 hora local (07H30 GMT).

Cientos de palestinos de la Franja de Gaza abandonaron sus casas para alejarse de zonas fronterizas con Israel. Hombres, mujeres y niños huyeron con mantas y comida, la mayoría de ellos de la parte noreste del enclave palestino, constató un periodista de la AFP.

La escalada de violencia suscitó numerosas reacciones internacionales.

Rusia pidió un alto el fuego «inmediato», tras decir que se había puesto en contacto «con todo el mundo (…), con los israelíes, los palestinos y los árabes».

La Unión Europea condenó «sin equívocos» los ataques «de los terroristas de Hamás», y manifestó su «solidaridad con Israel», que tiene «derecho a defenderse», dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Francia, Reino Unido, Alemania y España condenaron los ataques de Hamás y tanto Italia como Ucrania apoyaron el derecho de Israel a defenderse. India expresó su «solidaridad» con el Estado hebreo.

Hamás se granjeó en cambio los elogios de dos enemigos jurados de Israel en la región: el movimiento chiita libanés Hezbolá, e Irán, por boca de un consejero militar del guía supremo.

– Protestas fronterizas –

Israel mantiene un duro bloqueo contra la Franja de Gaza, un empobrecido y sobrepoblado territorio palestino, desde que en 2007 asumió todo el poder Hamás.

Desde entonces se han producido varias guerras devastadoras entre combatientes palestinos y fuerzas israelíes. Las dos partes vivieron tensiones en septiembre, cuando Israel cerró la frontera para los trabajadores palestinos durante dos semanas.

El cierre fronterizo fue criticado como un castigo colectivo que perjudicó a miles de trabajadores palestinos, que pueden ganar más dinero trabando en Israel que en Gaza, donde el desempleo es muy elevado.

La reapertura fronteriza despertó la esperanza de una mejora de la situación en Gaza, donde viven 2,3 millones de personas.

En mayo, un intercambio de bombardeos aéreos israelíes y cohetes desde Gaza provocó la muerte de 34 palestinos y un israelí.

Ascalón, Israel | AFP |