Diario del Cesar
Defiende la región

En una riña mató a su mejor amigo

302

Andrés Santiago Rojano Arzuaga, de 25 años, falleció en una clínica de Bosconia en la mañana de este domingo luego de que fuera herido a bala por un amigo con el que estuvo bebiendo en un billar del corregimiento de Caracolí.

Lo que inicialmente comenzó como un rato de esparcimiento entre amigos en un establecimiento público de una zona rural de Valledupar terminó en tragedia, dado que en la madrugada de ayer un joven de 25 años resultó con heridas de bala que más tarde le costaron la vida.

La víctima mortal del hecho respondía al nombre de Andrés Santiago Rojano Arzuaga, quien falleció en la mañana de este domingo cuando era atendido por galenos de la Clínica Sinais Vitais de Bosconia, donde fue trasladado tras el ataque sangriento ocurrido en el corregimiento de Caracolí, ubicado en jurisdicción de Valledupar.

Según lo informado por la Policía del Cesar, el altercado se produjo poco antes de las 2 a. m. al interior de un billar localizado en el cruce de la calle principal de la población recientemente mencionada, donde había estado tomando licor con sus allegados.

No obstante, el calor de los tragos generó entre ellos una discusión que empeoró a tal punto que uno de ellos desenfundó un arma de fuego que portaba y con la que le propino varias heridas graves en diferentes partes del cuerpo.

Moribundo, sus allegados lo subieron a un vehículo particular para llevarlo rápidamente hacia el centro médico más cercano, donde recibió la ayuda primaria y posteriormente lo remitieron al primer centro asistencial mencionado, dado su lamentable estado de salud. Sin embargo, unas cinco horas más tarde falleció por consecuencia de los daños causados por las balas.

“Entendemos que fue un tema de riña que se presentó entre los mismos compañeros que estaban ingiriendo bebidas alcohólicas en ese corregimiento, que hubo un altercado entre ellos y a la persona lo impactan en el abdomen. Con nuestra Policía Judicial se están haciendo inicialmente todas las actividades correspondientes para ubicar a al joven que fue plenamente identificado como presunto agresor de su amigo”, indicó el comandante operativo de la Policía del Cesar, teniente coronel Freddy Delgado Cáceres.

Al confirmarse el deceso, una unidad de criminalística de la Seccional de Investigación Criminal, Sijín, de la Policía del Cesar, se aproximó hasta el centro asistencial para realizar la inspección técnica al cadáver que posteriormente fue trasladado a las instalaciones del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de esta capital, para que le practicaran la necropsia de rigor.

Sobre la víctima se conoció que estaba soltero, solo cursó estudios primarios y se ganaba la vida mediante el rebusque diario, realizando oficios varios.