Diario del Cesar
Defiende la región

Murió el quinto Rey del Festival Vallenato Miguel López

101

De luto se encuentra el folclor vallenato, tras la muerte del quinto Rey del Festival de la Leyenda Vallenata, Miguel Antonio López Gutiérrez, a sus 85 años de edad, la madrugada de este martes en el Instituto Cardiovascular del Cesar, luego de recaer con sus quebrantos de salud, que lo afectaban desde el pasado mes de agosto, por una fuerte bronconeumonía.

Miguel López, quien con letras doradas escribió su nombre en el firmamento musical, fue el quinto rey del Festival Vallenato en 1972 con el canto de Jorge Oñate, dando un verdadero realce a la dinastía López, que conformó con su hermano el cajero Pablo; y los acordeoneros Poncho y Elberto.

Alvarito López, rey de reyes del Festival de la Leyenda Vallenata, confirmó la muerte de su padre, de quien heredó su vocación musical. Tanto Padre como hijo, grabaron con Jorge Oñate.

Con el Jilguero de América, Jorge Oñate, fundó el conjunto musical ‘Los Hermanos López’, de gran tradición del género vallenato. Dejaron grandes clásicos como: No voy a Patillal, Berta Caldera, Diciembre Alegre, Siniestro de Ovejas, Rosa Jardinera, El Cantor de Fonseca, El Contrabandista, Palabras al Viento, entre otros.

Durante su amplia trayectoria musical grabó trabajos musicales con Gustavo Bula, Freddy Peralta Maestre, Estela Durán Escalona y Jorge Oñate, además de las múltiples colaboraciones que realizó al lado de connotadas figuras de la música vallenata. Dentro de su inmenso legado para el Folclor Vallenato, queda el testimonio musical de sus hijos Álvaro y Román López, quienes se han encargado de perpetuar la impronta musical de su señor padre.

Miguel López, nació en La Paz, Cesar, el 5 de enero de 1938 y murió el 12 de septiembre de 2023, a sus 85 años.  Tuvo 12 hijos: Álvaro, Martha, Miguel Antonio, Tania, Patricia, Gustavo, Katia, Román, Marianela, Yolima, Miguel Ángel y Adalberto. Todos los hombres aprendieron a tocar acordeón. Román fue el primer compañero musical de Silvestre Dangond.

Sus restos están siendo velados en su tierra natal, La Paz, donde hoy recibirá homenajes por parte de instituciones, colegas y la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata.

FUE UN GUERRERO

Román López, también hijo del recordado acordeonero, manifestó “es un momento muy difícil. Venía padeciendo una descompensación y tenía la presión baja. Lo llevamos a la clínica la noche del lunes donde lo reanimaron, pero a los pocos minutos le dio un infarto, no pudo más. Fue un guerrero, hace cuatro meses le venían realizando diálisis por problemas diabéticos. A los 50 años también fue operado de corazón abierto”, afirmó entre lágrimas.

El rey vallenato dejó un gran legado en el folclor vallenato. Era el padre del rey de reyes Álvaro López y del también acordeonero Román López. Su dinastía musical arrancó con su abuelo Juan Bautista “Juancito” López Molina y continuó con su papá Pablo Rafael López Gutiérrez.

IRREPARABLE PÉRDIDA

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata lamentó la muerte del Quinto Rey Vallenato, Miguel Antonio López Gutiérrez, quien con su acordeón contribuyó a la grandeza de su dinastía y escribió gloriosas páginas musicales al lado de Jorge Oñate, ‘El Jilguero de América´.

“Hoy está de luto el folclor vallenato por la partida de este juglar talentoso, noble y bueno quien dejó una gran enseñanza musical a la cual se dedicó por más de 70 años. Nuestras condolencias a sus hijos, nietos y familiares en esta hora triste para la música vallenata. Paz en la tumba del maestro”, refirió la FFLV a través de su cuenta en Instagram.

La grandeza y calidad humana de Miguel López Gutiérrez traspasaron las fronteras y más cuando hace 51 años se coronó como V Rey Vallenato. Un sentido adiós y las gracias eternas al maestro, dijo Rodolfo Molina, presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

El ‘Pulmón de Oro’, Poncho Zuleta, también envió sus condolencias manifestando “que dolor siente mi alma, he perdido un padre musical.  Ve con Dios mi adorado y respetado Miguel López”.

“Me invade una profunda tristeza la muerte de Miguel López. Un gran exponente del folclor vallenato y de la dinastía López. La riqueza de su legado permanecerá por siempre en nosotros”, dijo Gustavo Gutiérrez, compositor.

La Gobernación del Cesar, también manifestó las condolencias a través del siguiente mensaje: “Es una triste noticia para el vallenato.  Nuestro abrazo de condolencias a la Dinastía López y a todo el folclor, por la partida de este portento del acordeón. Paz en su tumba, rey Miguel López. Eternamente recordaremos, con especial admiración, sus pases con los bajos”.

Murió el quinto Rey del Festival Vallenato Miguel López

De luto se encuentra el folclor vallenato, tras la muerte del quinto Rey del Festival de la Leyenda Vallenata, Miguel Antonio López Gutiérrez, a sus 85 años de edad, la madrugada de este martes en el Instituto Cardiovascular del Cesar, luego de recaer con sus quebrantos de salud, que lo afectaban desde el pasado mes de agosto, por una fuerte bronconeumonía.

Miguel López, quien con letras doradas escribió su nombre en el firmamento musical, fue el quinto rey del Festival Vallenato en 1972 con el canto de Jorge Oñate, dando un verdadero realce a la dinastía López, que conformó con su hermano el cajero Pablo; y los acordeoneros Poncho y Elberto.

Alvarito López, rey de reyes del Festival de la Leyenda Vallenata, confirmó la muerte de su padre, de quien heredó su vocación musical. Tanto Padre como hijo, grabaron con Jorge Oñate.

Con el Jilguero de América, Jorge Oñate, fundó el conjunto musical ‘Los Hermanos López’, de gran tradición del género vallenato. Dejaron grandes clásicos como: No voy a Patillal, Berta Caldera, Diciembre Alegre, Siniestro de Ovejas, Rosa Jardinera, El Cantor de Fonseca, El Contrabandista, Palabras al Viento, entre otros.

Durante su amplia trayectoria musical grabó trabajos musicales con Gustavo Bula, Freddy Peralta Maestre, Estela Durán Escalona y Jorge Oñate, además de las múltiples colaboraciones que realizó al lado de connotadas figuras de la música vallenata. Dentro de su inmenso legado para el Folclor Vallenato, queda el testimonio musical de sus hijos Álvaro y Román López, quienes se han encargado de perpetuar la impronta musical de su señor padre.

Miguel López, nació en La Paz, Cesar, el 5 de enero de 1938 y murió el 12 de septiembre de 2023, a sus 85 años.  Tuvo 12 hijos: Álvaro, Martha, Miguel Antonio, Tania, Patricia, Gustavo, Katia, Román, Marianela, Yolima, Miguel Ángel y Adalberto. Todos los hombres aprendieron a tocar acordeón. Román fue el primer compañero musical de Silvestre Dangond.

Sus restos están siendo velados en su tierra natal, La Paz, donde hoy recibirá homenajes por parte de instituciones, colegas y la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata.

FUE UN GUERRERO

Román López, también hijo del recordado acordeonero, manifestó “es un momento muy difícil. Venía padeciendo una descompensación y tenía la presión baja. Lo llevamos a la clínica la noche del lunes donde lo reanimaron, pero a los pocos minutos le dio un infarto, no pudo más. Fue un guerrero, hace cuatro meses le venían realizando diálisis por problemas diabéticos. A los 50 años también fue operado de corazón abierto”, afirmó entre lágrimas.

El rey vallenato dejó un gran legado en el folclor vallenato. Era el padre del rey de reyes Álvaro López y del también acordeonero Román López. Su dinastía musical arrancó con su abuelo Juan Bautista “Juancito” López Molina y continuó con su papá Pablo Rafael López Gutiérrez.

IRREPARABLE PÉRDIDA

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata lamentó la muerte del Quinto Rey Vallenato, Miguel Antonio López Gutiérrez, quien con su acordeón contribuyó a la grandeza de su dinastía y escribió gloriosas páginas musicales al lado de Jorge Oñate, ‘El Jilguero de América´.

“Hoy está de luto el folclor vallenato por la partida de este juglar talentoso, noble y bueno quien dejó una gran enseñanza musical a la cual se dedicó por más de 70 años. Nuestras condolencias a sus hijos, nietos y familiares en esta hora triste para la música vallenata. Paz en la tumba del maestro”, refirió la FFLV a través de su cuenta en Instagram.

La grandeza y calidad humana de Miguel López Gutiérrez traspasaron las fronteras y más cuando hace 51 años se coronó como V Rey Vallenato. Un sentido adiós y las gracias eternas al maestro, dijo Rodolfo Molina, presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

El ‘Pulmón de Oro’, Poncho Zuleta, también envió sus condolencias manifestando “que dolor siente mi alma, he perdido un padre musical.  Ve con Dios mi adorado y respetado Miguel López”.

“Me invade una profunda tristeza la muerte de Miguel López. Un gran exponente del folclor vallenato y de la dinastía López. La riqueza de su legado permanecerá por siempre en nosotros”, dijo Gustavo Gutiérrez, compositor.

La Gobernación del Cesar, también manifestó las condolencias a través del siguiente mensaje: “Es una triste noticia para el vallenato.  Nuestro abrazo de condolencias a la Dinastía López y a todo el folclor, por la partida de este portento del acordeón. Paz en su tumba, rey Miguel López. Eternamente recordaremos, con especial admiración, sus pases con los bajos”.

 

((((((((((((((((((((((((((((((((((EN RECUADRO)))))))))))))))))))))))))))))))))))

 

GLORIOSAS PÁGINAS MUSICALES JUNTO A JORGE OÑATE

El cielo está de fiesta, y aunque el dolor embarga al folclor vallenato, en el firmamento volverán a zonas las notas del acordeón y retumbará la voz del ‘Jilguero de América’, para sellar para siempre su historia con el Rey Vallenato, Miguel López, quien falleció en Valledupar este 12 de septiembre.

Cuenta la génesis de la música vallenata que fue la agrupación de Los Hermanos López,  fueron los encargados de abrirle campo a un cantante, que terminó convirtiéndose en líder y figura representativa de este género, claro, de la mano de Miguel López, quienes juntos ‘partieron’ la en dos la historia del vallenato.

En 1972, Los Hermanos López se presentaron al Festival de la Leyenda Vallenata, realizado del 27 al 30 de abril, en el Estadio Chemesquemena,   y se coronó Miguel como rey vallenato, aunque nunca cantó como si lo hicieron sus antecesores; Alejandro Durán, Nicolás Elías ‘Colacho’ Mendoza, Calixto Ochoa y Alberto Pacheco. Quien hizo el canto y la guacharaca fue Jorge Oñate, acompañados, además, en la caja, de Pablo López.

Para la final seleccionaron las canciones: paseo ‘Que dolor’ (Luis Enrique Martínez), merengue ‘Dina López’ (Vicente ‘Chente’ Munive), son ‘La plata no es riqueza’ (Francisco ‘Pacho’ Rada) y la puya ‘La vieja Gabriela’ (Juan Muñoz). Superó a Andrés Gregorio Landero Guerra y Julio Enrique de la Ossa Domínguez, quienes ocuparon el segundo y tercer lugar, respectivamente.

Desde entonces Jorge Oñate se convirtió en el centro de la música vallenata y estuvo al lado de los Hermanos López por cinco años. Se posicionaron en el mercado y penetraron la historia de los juglares, quienes tocaban, componían y cantaban.

En su momento, Miguel López declaró a los medios de comunicación, que Jorge Oñate “partió en dos la historia del Festival de la Leyenda Vallenata porque además de tocar la guacharaca, cantó. Muchos dicen que fui el rey Vallenato mudo, pero era que no podía desaprovechar esa ventaja, Oñate era el mampano, no hacía falta que yo cantara”.

Esa apreciación se utilizó para significar que antes de esta exaltación, el Rey tocaba e interpretada sus cantos; hoy en el Festival de la Leyenda Vallenata se acepta la inscripción del cantante de manera reglamentaria. “Migue”, como cariñosamente era conocido, lo consideran como el ‘Rey de los bajos’, por su excelente forma de utilizarlos en la ejecución de los cuatro aires.