Diario del Cesar
Defiende la región

En audiencia de la Corte arhuacos trataron crisis de gobernabilidad

82

Hasta la plazoleta de la Gobernación del Cesar, llegaron ayer en la mañana más de 3 mil indígenas arhuacos provenientes de la Sierra Nevada, principalmente de Nabusimake, Pueblo Bello, con motivo de la realización de una audiencia pública de la Sala Plena de la Corte Constitucional, con motivo de la crisis de gobernabilidad que enfrenta esta comunidad indígena.

En la audiencia se escucharon a los mamos y autoridades arhuacas, esto en respuesta a la tutela instaurada por la desarmonía política que tienen desde el 2022, cuando fue reelegido Sarawiko Torres, como cabildo gobernador, situación que ha generado enfrentamientos internos en esta comunidad, y por ende, una crisis de gobernabilidad que ha traído inconvenientes sociales y administrativos.

La diligencia se desarrolló durante todo el día en el recinto de la Asamblea Departamental y contó, además de autoridades indígenas y de la Corte, con la participación de la Defensoría del Pueblo, Procuraduría General de la Nación y Ministerio del Interior.

Mientras la audiencia avanzaba, un grueso número de indígenas permanecieron durante todo el día en las adyacencias a la Gobernación del Cesar , en espera del desarrollo de la audiencia.

Entre ellos, se encontraba Rigoberto Torres, miembro de la comunidad indígenas arhuaca, quien aseguró que la comunidad está la expectativa porque desde hace dos años, el pueblo arhuaco enfrenta una crisis de gobernabilidad, que debe ser resuelta por las autoridades indígenas, y eso es lo que se espera recibir de parte de la autoridad ordinaria.

Sarwawirko Torres Torres, cabildo gobernador del pueblo arhuaco, reiteró que quien elige las autoridades es la comunidad netamente indígena. “Falta formalidad ante el gobierno para tener un registro que tanto ha esperado el pueblo. Esta situación mantiene estancado los recursos que por derecho le corresponde a la comunidad arhuaca, lo que ha generado una crisis desfavorable para el pueblo, por un minúsculo grupo de personas que quiere mantenerse en el poder”.

RESPETO A LA DECISIÓN DEL PUEBLO ARHUACO

“La controversia a la elección del cabildo gobernador, ha causado una crisis de gobernabilidad en el pueblo Iku (Arhuaco) e incluso en algún momento intentó romper esta figura en tres cabildos gobernadores en contra vía de la estructura ancestral de la cultura donde siempre ha sido uno, con el papel fundamental de mediar frente al estado, garantizar nuestros derechos y proteger nuestra comunidad”, dijo por su parte, la Concejala de Bogotá y ex comisionada de paz, Ati Quigua, quien además pide respeto por la decisión de la Asamblea General del pueblo Arhuaco y la consulta de los mamos mayores de la Sierra Nevada de Santa Marta quienes ratificaron en el 2022 a su Cabildo Gobernador.

Esta audiencia tiene una relevancia trascendental para los pueblos indígenas ya que es un precedente sobre los derechos indígenas a la autodeterminación y el gobierno propio. También de vital importancia para el pueblo Iku (arhuaco), ya que significa la oportunidad para un ejercicio pleno de la autonomía, el respeto al sistema de conocimiento propio, la ley de origen y la espiritualidad de un pueblo que ha sido referente de paz para todo el país.

“Como mujer Iku, lideresa y contando con la guía espiritual de los Mamos, quiero exigir respeto a la decisión tomada por la máxima instancia de decisión y consulta de nuestro pueblo Iku, la no injerencia de fuerzas externas a nuestra cultura, la no revictimización de quienes fueron dañados por la entrada del conflicto armado a su territorio y sobretodo el fortalecimiento real de los derechos fundamentales de los pueblos indígenas garantizados en la constitución. Esta decisión de los Mamos carga consigo la tradición cultural y el legado de nuestros ancestros para su realización plena”, aseguró.

Al cierre de esta edición, la audiencia seguía su desarrollo en espera de una decisión de la Corte, entre tanto, el pueblo arhuaco esperaba a las afueras de la Asamblea Departamental del Cesar, donde se desarrollaba la diligencia.