Diario del Cesar
Defiende la región

´Chalecos amarillos´ regresaron a las calles

258

Desde hace cinco meses, los “chalecos amarillos” reclaman cada sábado en la calle más justicia social y fiscal, en unas protestas en ocasiones salpicadas de violencia. El jueves por la noche, el presidente francés anunció un conjunto de medidas destinadas a aumentar el poder adquisitivo de las clases medias y pobres. 

 Dos días después de los anuncios del presidente Emmanuel Macron en respuesta a la crisis social en Francia, los “chalecos amarillos” volvieron a movilizarse ayer aunque fue una de las manifestaciones con menor participación desde que empezó el movimiento hace cinco meses.

Esta 24ª semana de movilizaciones convocó a 23.600 manifestantes en varias ciudades de Francia, principalmente en París y Estrasburgo (este). La semana pasada convocaron a 27.900 participantes y desde que empezaron estas protestas a mediados de noviembre la más baja fue el 6 de abril con 22.300 manifestantes, según cifras del ministerio del Interior.

Sin embargo los organizadores de los “chalecos amarillos” dijeron que fueron al menos 60.000.

En París hubo a 2.600 participantes, según las autoridades, frente a los 9.000 de la semana anterior.

Desde hace cinco meses, los “chalecos amarillos” reclaman cada sábado en la calle más justicia social y fiscal, en unas protestas en ocasiones salpicadas de violencia. El jueves por la noche, el presidente francés anunció un conjunto de medidas destinadas a aumentar el poder adquisitivo de las clases medias y pobres.

En Estrasburgo marcharon este sábado unos 2.000 “chalecos amarillos”, y las fuerzas de seguridad que custodiaban las calles de acceso a las instituciones europeas replicaron con gases lacrimógenos ante los proyectiles arrojados por algunos manifestantes.

Los policías retuvieron a los manifestantes en la plaza Burdeos, impidiéndoles marchar hacia la sede del Parlamento europeo, constaron periodistas de la AFP.

Una parada de autobuses resultó dañada pero no hubo enfrentamientos directos entre la policía antidisturbios, la gendarmería y los manifestantes, quienes finalmente se vieron obligados a retroceder.

Uno de ellos resultó herido en la cabeza y debió ser atendido por médicos.

La prefectura del Bajo-Rin había prohibido los actos de protesta en algunas partes del centro histórico de la ciudad, así como en la estación de trenes y en las inmediaciones de las instituciones europeas.

En la capital francesa, varios cientos de manifestantes -convocados por el sindicato CGT y los “chalecos amarillos”- tomaron por la mañana el bulevar Montparnasse para dar una “respuesta general” al gobierno, según periodistas de la AFP en el lugar.