Diario del Cesar
Defiende la región

Pagará 34 años de prisión por matar a comerciante

412

Treinta y cuatro años de prisión fue la condena que profirió ayer el Juzgado Quinto Penal del Circuito con funciones de conocimiento contra uno de los hermanos implicados en el crimen de un comerciante banqueño.

El sentenciado identificado como Héctor Alfonso Flórez Cuesta, estaba siendo investigado por el homicidio de Gustavo León Álzate Giraldo, en hechos ocurridos el 12 de agosto de 2015 en esta capital.

El procesado realizó un preacuerdo en la audiencia de formulación de acusación ante la Fiscalía 17 Seccional EDA en meses anteriores y se declaró culpable de los delitos de homicidio agravado y hurto calificado y agravado que le fueron endilgados  en calidad de cómplice. Es de resaltar que por esta acción punible ya hay una persona fue condenada.

Flórez permanece preso en una cárcel de Bucaramanga, tras ser capturado por uniformados de la Policía Nacional en la vereda Los Cauchos, jurisdicción del municipio de Floridablanca, (Santander), cuando estos realizaban actividades de control.

 

¿DE QUÉ LO ACUSARON?

De acuerdo a lo expresado por el organismo investigativo, Héctor Flórez ayudó a su hermano Nelson Enrique Flórez Cuesta, a perpetrar el macabro crimen, siendo ambos los instrumentos de otras personas que los persuadieron a planear y ejecutar el asesinato, tras ofrecerles una enorme suma de dinero.

Al parecer, el sujeto en cuestión fue quien reunió y contrató a los sicarios que acabaron con la vida del comerciante, mientras que su hermano, quien también estaba asociado con la víctima en el negocio de una mina de oro ubicada al sur de Bolívar y avaluada en unos $300 millones, se encargó de llevarlo a la casa campo donde lo mataron.

Además, presuntamente en el momento del crimen, el sentenciado le subió el volumen a la música que sonaba en el inmueble para que nadie pudiera percatarse de las torturas que le realizaban a Gustavo León. Posteriormente hurtó la camioneta de la víctima en compañía de su hermano y uno de los sicarios.

Las investigaciones indican que el homicidio se orquestó con el fin de evadir el pago de una gruesa suma de dinero, de aproximadamente 500 millones de pesos, por parte de Nelson Flórez a la víctima, quien además era prestamista.

EL CRIMEN

El comerciante banqueño fue encontrado sin vida el día en mención, recostado a un árbol, en ropa interior, sin zapatos y una camisa a rayas de color rojo, blanco y negro, en la invasión Altos de Pimienta, ubicada al noroccidente de Valledupar, con múltiples signos de violencia en el cuello, varios hematomas, signos de hemorragia, fracturas en cara y cráneo.

Un día antes del crimen, se movilizó hasta Santa Marta a bordo de su camioneta Toyota Hilux, acompañado de Nelson Flórez, con quien se le vio más tarde en El Banco (Magdalena) y después en Valledupar, donde se dirigieron a una casa campo donde los esperaban tres personas, entre ellas Héctor Flórez.

“Estos hechos lo motivaron para no pagarle esa suma considerable de dinero, fraguó con antelación ese homicidio que concibieron el 12 de agosto y para lo que contrató a una organizada banda dedicada al sicariato en Valledupar. Al señor Gustavo Álzate lo vencieron esa noche con la fuerza de tres o cuatro hombres para conseguir maniatarlo, asfixiarlo, no sin antes golpearlo”, dijo el fiscal en una de las diligencias anteriores.

La camioneta donde se desplazaba el prestamista fue encontrada días después por personal del CTI en San Juan del Cesar, en momentos en que estaba siendo desvalijada por la delincuencia común.