Diario del Cesar
Defiende la región

´Brasil es gobernado por una banda de locos´: Lula

237

“No puede ser que este país esté gobernado por esa banda de locos (…). El país no se merece eso y sobre todo el pueblo no se merece eso”, afirmó Lula citado por Folha de S. Paulo, en referencia al gobierno del ultraderehchista Jair Bolsonaro.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva afirmó ayer viernes que Brasil está gobernado por “una banda de locos”, en una entrevista concedida a los periódicos El País y Folha de S.Paulo en la cárcel donde purga una pena de 8 años y 10 meses de prisión.

El exmandatario de izquierda (2003-2010), de 73 años, reiteró que es inocente y dijo estar “obsesionado” con probar la “farsa” judicial que lo mantiene tras las rejas desde hace un año bajo cargos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

“Sé muy bien qué lugar me reserva la historia. Y sé también quién estará en el basurero”, afirmó Lula, a quien el encierro del último año en Curitiba (sur) no parece haberle afectado el carisma ni la vitalidad, según fragmentos de la entrevista filmada que fueron divulgados por la edición brasileña del diario español El País.

La entrevista, pedida el año pasado por los dos medios informativos, fue autorizada por la justicia y es la primera que Lula concede desde que fue detenido el 7 de abril de 2018.

“No puede ser que este país esté gobernado por esa banda de locos (…). El país no se merece eso y sobre todo el pueblo no se merece eso”, afirmó Lula citado por Folha de S. Paulo, en referencia al gobierno del ultraderehchista Jair Bolsonaro.

El exmilitar asumió el poder en enero después de vencer en las elecciones de octubre a Fernando Haddad, designado candidato del Partido de los Trabajadores (PT) tras la impugnación judicial de Lula.

El líder de la izquierda fue acusado de ser el beneficiario de un apartamento tríplex en Guarujá (litoral del estado Sao Paulo) puesto a su disposición por constructoras para obtener contratos en Petrobras.

Desde el inicio, Lula se declara inocente y denuncia una persecución política para impedir que la izquierda vuelva al poder.

Este viernes afirmó estar “obsesionado” con “desenmascarar” a aquellos que lo condenaron, comenzando por el exjuez federal Sergio Moro, actual ministro de Justicia de Bolsonaro, y el fiscal Deltan Dallagnol, dos figuras claves de la Operación Lava Jato que descubrió una vasta red de corrupción centrada en la estatal Petrobras.