Diario del Cesar
Defiende la región

Honores patrios en la Catedral

34

Con mucha devoción se celebró una Solemne Eucaristía en la Catedral Basílica, en homenaje al Día de la Independencia de Colombia y el inicio de la Novena a la Santa Patrona de la ciudad, Santa Marta, como es la tradición religiosa todos los 20 de julio.

La ceremonia fue presidida por las autoridades eclesiásticas de la ciudad, liderada por el Obispo de la Diócesis samaria, monseñor José Mario Bacci Trespalacios, con el acompañamiento del párroco de la Catedral, sacerdote Isidro de Jesús Castro Duque, y el capellán de la Policía Metropolitana, padre Vidal Gutiérrez, quienes hicieron un llamado de Fe por seguir luchando por la Paz de esta linda nación.

En el acto religioso también se contó con la presencia de las autoridades civiles, militares y miembros de la comunidad en general, quienes participaron con mucho fervor en la Eucaristía.

La ceremonia religiosa comenzó a las 9:00 de la mañana en donde se entregó un gran mensaje de Paz para todo el país en el día que se celebra su Independencia.

En horas de la tarde, después de la Misa de 6:00 pm, se dio paso a la apertura de la Novena a la Santa Patrona de la ciudad como es la tradición en la Catedral Basílica de Santa Marta.

 

MENSAJE DEL SEÑOR OBISPO

 

Durante la ceremonia, monseñor José Mario Bacci Trespalacios entregó un sentido mensaje a los asistentes y a la comunidad en general:

“Este 20 de julio de 2023, Colombia celebra 213 años de Independencia. Es el momento para regocijarnos y reconocer el esfuerzo de tantos hombres y mujeres que lucharon para que tengamos una nación libre, autónoma e independiente. Esta es una ocasión para que como decía el Cardenal Bergoglio (actual Papa Francisco) en una fiesta patria en Argentina: ‘Ponernos todos la Patria en el hombro’. En Colombia, en el Magdalena y en Santa Marta, debemos dejar atrás las polarizaciones estériles que traen atraso y empobrecimiento de nuestras comunidades. Es necesario que desde nuestra Fe católica y todas las instancias de la sociedad desde su respectiva competencia, desarrollemos capacidad de convergencia para poner en el centro a la persona, especialmente a los más débiles y los más vulnerables, y que la creatividad de la caridad se manifieste en esfuerzos concretos, eficaces y consistentes, capaces de sacar a nuestras poblaciones de esta pobreza que lacera el alma y para transformar el país en un lugar de oportunidades para todos”, manifestó.

Al final regaló la bendición a todos y clamó a Dios su ayuda para seguir adelante en estos nobles propósitos orientados a engrandecer la Patria.

Uno de los aspectos que también llamó la atención a los asistentes, es ver hermosamente decorada con flores de la región a la Virgen de Santa Marta, a quien se le viene haciendo la novena con mucha devoción.

La historia de Marta de Betania, nombrada de esa forma por su lugar de nacimiento, comienza en los evangelios de San Lucas y San Juan, en los que se narran dos encuentros con Jesús, el Hijo de Dios. Marta era hermana de María y de Lázaro, la familia de Betania en cuyo hogar se hospedó al Señor en varias ocasiones.

Fue a Marta de Betania a quien Jesús le dijo estas palabras: “Yo soy la Resurrección y la Vida; quien cree en mí, aunque hubiere muerto vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí no morirá para siempre”, y aunque es recordada por aquella frase cariñosa de Jesús con la que le corrige por “estar preocupada por muchas cosas” y le indica que una sola es importante ante el acontecimiento de recibir enseñanzas del Salvador; meses después la misma Marta cree en Jesús, pide por su hermano y es testigo de la resurrección de Lázaro.  A partir de las Santas Escrituras.

LA NOVENA A SANTA MARTA

Oraciones para todos los días. Por la Señal de la Santa Cruz… Acto de Contrición. Altísimo y amantísimo Redentor Nuestro, por el incomparable e inexplicable amor que nos tiene Vuestro Sagrado Corazón, os hiciste hombre como nosotros padeciendo los más acerbos dolores y menosprecios mientras vivías, muy especialmente durante tu pasión y muerte en la Cruz, y por estos padecimientos te ruego humildemente que me perdones todos mis pecados de los cuales me arrepiento de todo corazón.

Perdón, dulcísimo Jesús mío, y por los padecimientos que sufrió vuestra Santísima Madre, por los merecimientos del glorioso Patriarca San José, y de su sierva Santa Marta me propongo nunca más pecar ayudado de vuestra gracia. Amén.

Rezar a continuación la oración del día que corresponda:

DÍA SEGUNDO

Meditar como has velado por la honra de Dios. Oración. Rogad a Dios, dulce Patrona nuestra, que seamos fieles en el desempeño de nuestros deberes cristianos, celosos en velar por la honra de Dios y así obtengamos después de todo una santa muerte. Amén.

Rezar tres padrenuestros, avemaría, y gloria por las almas del Purgatorio.

 

ORACIÓN FINAL PARA

 TODOS LOS DÍAS

Oración a la Santísima Virgen. Inmaculada Virgen María, soberana Reina de los ángeles y de los Santos, vuelve a nosotros estos ojos misericordiosos, y compadeceos de nosotros miserables pecadores que recurrimos a Vos. Bien lo sabes, celestial Señora, el peligro que nos rodea y amenaza a nuestro cuerpo y alma; socórrenos y defiéndenos hasta que nos veamos libres en la tierra de los bienaventurados. Amén.

Sea en todo tiempo y lugar amado y bendecido el Amantísimo Corazón de Jesús. ¡Dulcísimo Corazón de María, sed mi salvación! Procura confesar y comulgar durante la novena.