Diario del Cesar
Defiende la región

Desfile de piloneritos: la gran fiesta de los niños

397

Juan Sebastián amaneció más feliz que nunca porque por primera vez participará en el Desfile de Piloneritos que se realizará esta tarde por las principales avenidas de Valledupar.

Anoche fue su último ensayo en el que afinaron movimientos de rutina y la coreografía tradicional del baile. Ahí estuvo el niño de siete años, atento a las últimas instrucciones antes de afrontar el exigente reto como pareja líder.

Mientras se medía su sombrero, sus baletas y la vestimenta blanca típica del baile, con flores en las mangas, Juan Sebastián no ocultó su alegría por hacer parte de uno de los 21  grupos de piloneritos y 389 parejas que moverán sus caderas al ritmo de tamboras y papayeras. En juvenil serán 30 grupos y 680 parejas.

“Ensayamos por más de dos meses, estoy muy nervioso porque por primera vez voy a bailar en el Desfile de Piloneritos, en el colegio me gusta hacerlo con champeta o reggaetón, pero aquí hay que hacer una coreografía que hemos practicado mucho”, aseguró el estudiante de segundo de primaria.

En el segundo día del Festival de la Leyenda Vallenata, el tradicional Desfile de Piloneritos reúne a propios y extraños en medio de la alegría folclórica y admiración cultural generada por el derroche bailable.

Este año el tradicional desfile rendirá tributo a la fallecida Cecilia ‘La Polla’ Monsalvo, fundadora de esta tradición que sirve de abre bocas del Festival.

Tendrá un recorrido de 1.4 kilómetros y partirá a las 4 de la tarde desde el semáforo de la entrada de Los Cortijos y terminará en la Glorieta del Pedazo de Acordeón. El desfile lo encabezarán la Banda del Colegio Comfacesar,  el grupo oficial infantil de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata y  FIDES.

 

AFICIONADOS, A TOCAR

Entretanto, hoy inicia la competencia de acordeoneros aficionados la cual se llevará a cabo en el coliseo de ferias Pedro Castro Monsalvo a partir de las 9 a. m. hasta las 4 p. m.

Los 59 inscritos en esta modalidad se debatirán en los ritmos de merengue y paseo.  Mañana, es el turno de la puya y el son.