Diario del Cesar
Defiende la región

Dinastías ganadoras en el Festival Vallenato

366

Después de  conocerse que la Dinastía López tiene el palmarés más productivo en reinados de acordeón en Valledupar en el marco del Festival de La Leyenda Vallenata, es menester reconocer el aporte de otros clanes que han dejado huellas en este certamen.

Muy cerca de esos pasos de la familia López, hay que registrar el significado y la grandeza de los miembros de la estirpe Granados, descendientes del llamado ‘gallo camperuchero’, Juancito Granados, natural de la región de Camperucho, un asentamiento de vaqueros muy cerca de Mariangola, corregimiento de Valledupar, hasta donde solía llegar a amenizar las fiestas del Santo Cristo, patrono de la población y en donde echó raíces con la nativa Ángela Ochoa, de donde se desprendieron tres hijos, entre estos: Juan, quien resultó ser un buen cajero, el que luego se casó y de su tronco genealógico nació Ovidio, quien sí retomó la herencia del abuelo en la ejecución del acordeón.

Pero esta consanguinidad de Los Granados se refuerza con otras vertientes provenientes de otras dinastías de pueblos cercanos como El Paso, de dónde provenía Camila Durán, prima de Alejandro Durán, y abuela de Ovidio Granados, quien comercialmente hizo visible a la familia con la incursión en el grupo ‘Los Playoneros’ y por participar en los  festivales vallenatos de 1968, 1975 y 1983 donde tuvo notable figuración ocupando en las tres oportunidades el segundo lugar.

Ante el retiro de Ovidio Granados de los festivales, el lugar quedó reservado para sus hijos que ya se enfilaban todos por la música, entre técnicos y acordeoneros, lo de la reparación técnica de acordeones, fue otra de las alternativas por las que optó el viejo ‘Villo’, como algunos llaman a Ovidio, el  que aprendió de Ismael Rudas, un referente de estas lides, y quien residía en el corregimiento de Caracolí, jurisdicción de El Copey.

Le heredaron la técnica de reparación sus hijos Eudes, quien falleció en un accidente aéreo junto a Juancho Rois y Rangel ‘Maño’ Torres. También ejerce este trabajo, Ovidio Júnior. Mientras tanto, en la ejecución del acordeón, son destacables sus hijos Hugo Carlos y Juan José Granados, ambos reyes vallenatos y dueños de coronas que engrandecen la familia.

La primera corona para esta casta, la logró en acordeón infantil, Hugo Carlos Granados Córdoba en 1980, luego gana la de aficionado en 1986; en 1997 se corona rey de reyes aficionado, en 1999 se hace rey profesional, y en 2007 obtiene el rey de reyes profesional, es decir tiene en su haber 5 trofeos.

El otro hijo de Ovidio Granados, Juan José,  también es protagonista de la galería vallenata, ganó su primera corona en 1992 como aficionado y la segunda como profesional en el 2005. El orgullo familiar creció con la llegada al podio de los reyes de Almes Granados en el 2011, tío de Hugo y Juan José, y hermano de Ovidio. La satisfacción la complementa el prestigioso cajero,Adelmo Granados, uno de los más representativos del folclor, y quien ha acompañado a varios reyes vallenatos, además de Almes Júnior que ha sido finalista en canción inédita.

 

TÍO Y SOBRINO

Otras familias también ostentan más de una corona en este certamen, tal es el caso de los Ochoa, con Calixto y Eliecer Ochoa, tío y sobrino. Cada uno tiene la particularidad que llegaron por primera vez y ganaron. Calixto lo hizo en 1970 y Eliecer en 1982. Ambos nacieron en Valencia de Jesús.

Calixto como se recordará ganó en el tercer certamen en 1970, un triunfo inobjetable que fue festejado a plenitud por todos sus seguidores, tanto fue así que el acordeonero sacó un tema de agradecimiento por el respaldo y comportamiento del pueblo vallenato.

/No tengo palabras pa manifestar,

 Lo agradecido que me siento yo

Por todo el público que me rodeó

En el concurso del gran festival/

Eliécer, quien había sido guacharaquero de Calixto en ese festival de 1970,  quiso experimentar 12 años después, llegar al festival, pero como acordeonero, ya había aprendido los secretos del instrumento con su tío, quien se lo había llevado estando muchacho desde Valencia para que le sirviera de asistente, la curiosidad lo llevó a tomar el armonio  y comenzó a sacar notas que lo volvieron experto, al punto de crear su propia agrupación con la ‘Juventud Majagualera’ y más tarde, hizo pareja con Lucho Cuadros, en ese momento resuelve participar y de una vez, se coronó rey vallenato.

 

POCA PARTICIPACIÓN

 

Los Zuleta, pese a ser una rica familia musical, ostenta poca figuración en el Festival Vallenato; Emiliano Zuleta Baquero, que pudo ser el primer rey, fue descalificado por no haberse presentado en los tres llamados que le hicieron en una ronda eliminatoria, dicen que se emocionó por el favoritismo y se pasó de tragos.

Más adelante su hijo, Emilianito Zuleta Díaz  quiso tomar las banderas y logró salir airoso en su primera presentación como aficionado en 1969. Al año siguiente saltó al profesionalismo y quedó de tercero después de Calixto Ochoa y Ovidio Granados, luego lo volvió a intentar pero no se le dio la corona, hasta que definitivamente no volvió sino como compositor ganando en dos oportunidades en los años 1985, y 1997 en el rey de reyes.

De esta dinastía está el registro de Iván Zuleta como rey infantil en 1988. En la categoría aficionado ganó en 1994. También son parientes pero con otro apellido, ‘Toño’ y Rafael Salas, el primero hermano de viejo Emiliano Zuleta y el segundo sobrino, el primero fue rey de la Piqueria en 1982, y rey vitalicio del acordeón por decreto, mientras que, el segundo, fue rey profesional en el año 1979.

Otras dos familias que tienen dos coronas son: los Meza, con Álvaro, y Ciro Meza Reales, el primero ganó  en 1991 y el segundo en 1993, este par de hermanos son viajeros permanentes de la Fundación Festival de La Leyenda Vallenata portadores de un talento que llevan a varias partes del mundo.

Otro clan ganador de más de una corona son los Ramos, de Urumita, Chema Ramos conocido como el ‘Décimo’ ganador en 1977, y su hijo José María ‘Chemita’ quien alzó el trofeo en el año 2000.

Este ciclo familiar lo cierran pero en piqueria, José Bornacelly Polo ganador en tres oportunidades de la corona de piquería, mientras que su hermano Santander  una sola vez. Asimismo, en el repentismo han triunfado, Alcides Manjarrez con 3 coronas y Luis, con una.