Diario del Cesar
Defiende la región

Indígenas piden restablecer cese al fuego con disidencias y comenzar diálogos

17

El Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), una de las principales organizaciones indígenas de Colombia, hizo un llamado este jueves para que se reanude el cese al fuego bilateral entre el Gobierno y las disidencias de las FARC y clamó por el “inicio inmediato” de las conversaciones entre las dos partes.

“Seguimos manteniendo la esperanza de poder seguir manteniendo diálogos, puesto que nuestras comunidades son las que están sufriendo la situación de recrudecimiento de la violencia en nuestros territorios”, aseguró en una rueda de prensa desde Popayán, capital del Cauca, la consejera mayor del CRIC Carmen Gembuel.

El pasado lunes, el presidente colombiano, Gustavo Petro, anunció la suspensión del cese el fuego por parte del Gobierno con el Estado Mayor Central (EMC), principal disidencia de las FARC, en cuatro departamentos -Meta Caquetá, Guaviare y Putumayo- luego de que cuatro menores indígenas fueran asesinados tras huir de ese grupo que los había reclutado.

Y aunque esta medida no resta voluntad a iniciar una mesa de diálogos con este grupo, aseguró que se retomarán las acciones militares contra las disidencias al mando de Néstor Gregorio Vera Fernández, alias ‘Iván Mordisco’, que respondió al Gobierno que “el rompimiento unilateral desatará la guerra y se multiplicarán los muertos, heridos y prisioneros, contrario a una política de paz total”.

Por eso, el CRIC publicó una carta abierta donde reafirmó su compromiso con la paz y la necesidad de buscar “una salida pacífica al conflicto político, social y armado, que responda efectivamente a los cambios y transformaciones con justicia social que anhelan nuestras comunidades”.

“Hablamos de paz desde las vivencias cotidianas de nuestras comunidades, desde la enorme victimización que han sufrido y todas las luchas en torno a la mismas”, explicó en la rueda de prensa el consejero mayor del CRIC Edwin Mauricio Capaz.

Según el CRIC, la tasa de homicidios tanto en el Cauca como en los departamentos del suroccidente colombiano “duplican el promedio nacional” y ya van “47 comuneros asesinados” este año, por lo que necesitan “escenarios mejores” para las comunidades indígenas.

Se espera que el EMC, cuyos máximos líderes nunca firmaron el acuerdo de paz con las FARC de 2016, sea el segundo grupo con el que el Gobierno comience formalmente diálogos, después de la guerrilla del ELN.

Sin embargo, la fecha, estipulada inicialmente para el 16 de mayo, aún es desconocida y el Gobierno colombiano no ha dado los nombres de quienes se sentarán a su lado de la mesa, por lo que, a pesar de que tanto Petro como otros representantes han reafirmado su voluntad de sentarse, la situación está en el aire.

Además, con el levantamiento del cese al fuego con este grupo -y después de que también se levantara contra el Clan del Golfo- solo queda vigente el cese bilateral contra la otra gran disidencia de las FARC, la Segunda Marquetalia, y con los paramilitares de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Un informe publicado hoy por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) reveló que los incidentes armados contra la fuerza pública por parte de los grupos armados con los que ha habido cese al fuego se redujeron en un 48 % en el primer cuatrimestre del año, respecto al mismo periodo del año anterior.

Así, por ejemplo, mientras el Estado Mayor Central mató a siete miembros de la fuerza pública e hirió a 16 en los primeros cuatro meses de 2022, en ese periodo de 2023 mataron a uno e hirieron a otro.

EFE