Diario del Cesar
Defiende la región

´Guerra´ por el poder paraliza a los Bomberos de Valledupar

250

Divisiones en el Cuerpo de Bomberos de Valledupar afectarían durante el fenómeno del Niño

Los problemas al interior del Cuerpo de Bomberos de Valledupar no cesan.  A la deuda de $86 millones que se encuentra vigente para el pago del mes de diciembre del 2018 y la seguridad social del presente año, de los 52 empleados que hacen parte de esta organización, se le suma ahora, no tener un comandante encargado para la institución

Esta situación limita los trabajos de atención por parte de los bomberos, sobre todo en estas temporadas de sequías producidas por el fenómeno de El Niño, en las que se prevé según expertos, puedan surgir: incendios forestales y estructurales, olas de calor, baja temperaturas en las noches y dificultades en el servicio de agua en algunos sectores del municipio.

El representante del Sindicato de Bomberos, sargento Ariel Romero, manifestó que, las limitaciones que se puedan presentar al momento de atender las alertas emitidas por la misma comunidad se deben a que, “ningún trabajador está dispuesto a arriesgar su integridad física, por no estar vinculado al régimen de salud”.   Estas afirmaciones, podrían poner en riesgo la tranquilidad de los ciudadanos.

LAS EMERGENCIAS

Actualmente, los bomberos de Valledupar reciben un promedio de 13 llamadas diarias por parte de ciudadanos, alertando sobre quemas prohibidas; y cinco para atender quemas forestales.

Pese a que desde el 4 de diciembre el excomandante Óscar Lúquez dejó de asumir el cargo como jefe del Cuerpo de Bomberos de Valledupar, no ha podido entregar el inventario correspondiente al año 2018, donde se informa sobre las asignaciones de los recursos y los procesos de las gestiones administrativas: inversión, operatividad y gastos de personal.  Sobre los gastos de personal, hasta finales del 2018, fue dirigido un 92 por ciento para saldar la deuda, y un 8 por ciento restante, entregado a temas de operatividad: vehículos, mantenimientos y combustible.

Según manifestó Lúquez, habría sido autorizado para cancelar las deudas del mes de noviembre y la prima de diciembre antes de abandonar su cargo, pago que aseguró haber realizado; con el dinero restante, dijo haberse destinado a gastos de IVA y servicios públicos.  Pero, “los bomberos pretenden que se dejen de cancelar estos valores y se les pague su deuda.  Y el pago de diciembre se contempló cancelarse con el último convenio firmado con el municipio de Valledupar; cerca de $138 millones”, reveló el excomandante.  Sin embargo, el compromiso aún no se ha cumplido.

Además, dijo que existen “beneficios particulares” por quienes quieren ejercer la Comandancia de Bomberos de Valledupar; vulnerando los servicios antes los posibles casos que se puedan presentar en épocas del Fenómeno de El Niño, entre el mes de enero y abril, tiempo que según el Ideam duraría las temporadas de sequías.

¿QUÉ POSICIÓN ASUME LA ALCALDÍA?

Desde la Secretaría Local de Gobierno de Valledupar, se emitió una misiva al Cuerpo de Bomberos de la ciudad solicitándoles una pronta solución a los inconvenientes presentados en la institución.  El no tener un representante legal, “retardaría los convenios y contratos para este nuevo año”, así lo dio a conocer el secretario de esta área, Gonzalo Arzuza.

De no darse una posible solución con referente a este caso, insiste Arzuza, adelantarán un proyecto para conformar el Cuerpo de Bomberos oficiales, medida que ha implementado ciudades como Bogotá, Barranquilla, Santa Marta, Cali y Cartagena.  Sin embargo, esta alternativa podría costarle cerca de $6 mil millones al municipio, indicó el funcionario.

REQUISITOS PARA CARGO DE COMANDANTE

Según la resolución 1127 del Ministerio de Interior de Colombia, en su artículo 7, se establecen criterios a tener en cuenta para elegir el cargo de comandante de bomberos.  Ser oficial activo durante cinco años, haber atendido tres emergencias anuales y haber asumido cargos anteriores, son algunos de los requisitos exigidos para esta competencia laboral en la institución.

Por: EDUARDO MOSCOTE SIERRA