Diario del Cesar
Defiende la región

Los aliados no se castigan

373

En los últimos días, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump, ha dado un par de declaraciones poco amistosas e incluso irrespetuosas, dirigidas a Colombia y nuestro presidente Iván Duque Márquez, un mandatario que ha sido amigo y cercano al gobierno americano. Iván Duque ha sido incluso catalogado por algunos compatriotas, enemigos del gobierno, como entregado a los intereses del gobierno americano.

Sabemos que actualmente se está llevando a cabo la campaña política para las elecciones en Estados Unidos, pero eso no justifica que cojan al Presidente de Colombia y a los colombianos como chivos expiatorios de sus intereses electorales. En artículos anteriores he tratado el tema de la preocupación que debemos tener en el país por el aumento desproporcionado de los cultivos ilícitos durante el gobierno pasado e incluso en alguna ocasión no lejana toqué el tema de la conveniencia de poder llevar a la práctica los distintos mecanismos para lograr bajar y ojalá acabar los cultivos ilícitos tanto por la vía de la sustitución manual y voluntaria, como de la disminución a través de los trabajos y tareas de la fuerza pública e incluso la necesidad de usar nuevamente el glifosato con las debidas medidas de cuidado, para no lesionar el medio ambiente, las aguas y los cultivos lícitos.

Es inentendible porque hemos visto actuar a la fuerza pública erradicando cultivos ilícitos que sigan subiendo. Aún menos entendible es lo que dijo el señor Trump hace ocho días, cuando en unas declaraciones afirmó de los países centroamericanos estaban llegando a Estados Unidos ríos de gente y que en el caso colombiano estábamos enviando muchos delincuentes, como si se tratara de un país fronterizo o como si aquí tuviéramos como política de gobierno el envío de delincuentes al extranjero.

Nada más contrario a la realidad. Por más que uno trate de explicarse estas declaraciones, es imposible entenderlas. Me pregunto por qué el Presidente de los Estados Unidos no hace un ejercicio para entender que la gran responsabilidad del incremento de los cultivos ilícitos es el aumento que han tenido ellos y que al territorio americano entran la cocaína desde distintos lugares del mundo y que es en el territorio americano donde han faltado o fallado los controles y acciones de las autoridades para que esto no suceda.

Colombia ha venido poniendo sus recursos desde años atrás, así como las ayudas externas, en la lucha contra las drogas ilícitas. Nos ha costado muchos muertos, entre candidatos a la Presidencia de la Republica, Ministros, parlamentarios, altos funcionarios, soldados, policías, y gente del común. Colombia, incluso, ha dejado de invertir en política social y desarrollo en distintas regiones para luchar contra el narcotráfico y por ello no merece esa clase de declaraciones por parte del Presidente Norte Americano.

La corrupción que hoy afrontamos y que tanto daño nos ha hecho viene entre otras cosas del narcotráfico que hemos sufrido y del incremento en el consumo del país norteamericano. Ojalá el Presidente Trump se rectificara, pues sus palabras hirieron el sentimiento nacional.

*ExComisionado de Paz.