Diario del Cesar
Defiende la región

El Festival Vallenato:  etapas y protagonistas

629

Desde los inicios del Festival Vallenato, en el transcurso de su crecimiento, se han dando cambios en pos de su estructuración como uno de los certámenes de mayor prestigio en el país, ese crecimiento necesitó de muchas piezas grandes y pequeñas  para armar el más grande ‘rompecabezas’ alrededor del folclor vallenato.

Antes de establecer el Festival Vallenato como concurso en la capital del nuevo departamento del Cesar en 1968, se registraron unas gestas como antesala, tales como, sondear cómo caía el género musical en otras culturas, siendo la capitalina, una a las que más llamaba la atención y así quedó demostrado con el apoyo permanente que le dio Alfonso López Michelsen.

Pero antes, en 1962 ya el mandatario Guillermo León Valencia, había llevado a Rafael Escalona, ‘Colacho’ Mendoza, Adán Montero en la guacharaca;  Simón Herrera, en la caja; Hugues Martínez y Pedro García al  palacio de San Carlos, en una parranda que fue criticada por los enemigos políticos del mandatario del partido conservador.

Como anecdotario de ese encuentro se registra el regalo que le hizo Valencia a Escalona de la primera Águila que mató en su época  de aficionado a la caza, lo que incluso, originó un canto del compositor guajiro, Armando Zabaleta, muy crítico a la gestión de ese mandato presidencial.

Pero no solo Valencia está en el registro de esa élite del interior del país que le gustaba el vallenato, género que apenas empezaba a despojarse del ‘bullying’ discriminatorio, también son recordadas las parrandas de  Belisario Betancourt, y Fabio Lozano Simonelli, quienes en campaña política tenían a Valledupar como un escampadero bohemio en donde a base de notas de acordeón, le daban rienda a su gusto por el acordeón y las canciones de Rafael Escalona.

 

GLADIADORES

De ese periplo por la creación de un Festival que ayudó a difundir esa expresión campesina, matizada con poesías, se abanderaron entre otros: Rafael Escalona, Alfonso López, Gabriel García Márquez, Consuelo Araujo Noguera, quienes ejercían la ideología, y de la parte folclórica, daban fe en la interpretación: ‘Colacho’ Mendoza, Pablo López, Alberto Fernández, Pedro García, Esteban Salas, entre otros, quienes reforzaron las parrandas para certificar lo que se quería mostrar.

El origen del festival en sí, se le atribuye a García Márquez, porque fue él, quien por primera vez tuvo la idea de reunir los más importantes ejecutores del acordeón, no como concurso como tal, sino a manera de parranda, de integración.

Así lo sostiene el historiador Iván Gil Molina, quien asegura que: “todo se debió a un encuentro que tuvo ‘Gabo’, con Escalona en la Cueva, un sitio que frecuentaban los académicos y bohemios en Barranquilla, allí García Márquez que acababa de llegar de Europa, le hizo la propuesta a Rafael Escalona, para que invitara a los músicos a Aracataca, su tierra natal, a dicho encuentro, y así se hizo por allá en el año 66, con asistencia de Andrés Landero, Armando Zabaleta, Abel Antonio Villa, Chema Martínez entre otros” concluye Gil.

Pero antes de esta propuesta de Gabriel García ya se habían dado otros encuentros en Pivijay por ejemplo, en donde de acuerdo a Iván Gil, ganó Andrés Landeros por allá en 1959. Posteriormente en Fundación Magdalena, se realizaron 5 versiones, hasta que esa parranda de Gabriel García Márquez en su pueblo en 1966,  terminó siendo el punto de nacimiento del Festival de la Leyenda Vallenata, el que se realizó en el mes de abril de 1968 en el marco de las festividades de la virgen del Rosario en Valledupar.

 

PRIMERAS TARIMAS

De ahí en adelante, los cambios han sido progresivos en una fiesta que hoy es referente mundial. Debajo del emblemático ‘palo de mango’ se instaló la primera tarima la que no era más que un planchón de la carrocería de un camión, según lo relató Emilio Alfonso Arias Acosta, uno de los primeros locutores que le tocó el cubrimiento de este evento.

En ese primer festival oficiaron como maestros de ceremonia, el entonces experimentado locutor, Adolfo Acuña Porras, quien había llegado a Valledupar atraído por la pujanza de esta tierra que recién estaba creada como departamento, y en donde afloraba la radio que necesitaba de estas personas experimentadas. A eso llegó Acuña Porras, quien era además escritor de radionovelas, en poco tiempo  se convirtió en maestro de los principiantes anfitriones.

Ha crecido tanto el Festival Vallenato que en estos momentos pasa de los 16 presentadores que cubren tarimas en eventos como: eliminatorias de acordeoneros infantiles, juveniles, aficionados y profesionales, además de canción inédita y piquería.

En ese periplo, después de Adolfo Acuña Porras, llegó Electo Gil Bustamante,  otro locutor de El Banco Magdalena que fue traído a Valledupar tras la fundación de la emisora Radio Guatapurí, Electo, fue quien se encargó de ser la imagen del concurso en materia de presentación. Tiempo después apareció Jaime Pérez Parodi, un estudioso del vallenato nacido en Valledupar en donde ejerció como locutor y fono mímico.

El avance era tal, que fueron apareciendo otros frentes que necesitaban más voces, además de los anuncios que debían hacer  de las firmas patrocinadoras y de las orquestas y grupos que se presentaban por las noches en la tarima central, así llegaron las voces de Isaac León Durán y Luis Armando Alandete, este último retirado ya de estas lides, mientras que Pérez y Durán siguen en la brega, quienes pasan de los 40 años de experiencia en ese oficio.

En la actualidad ofician diversas voces como: Hernán Salamanca, Edgardo Mendoza, Cristián Montero, Emilio Bulding, William Rosado, William Fabián Bolaños, Jesús Montes, Algemiro Costa, Pepe Jiménez, Armando Hinojosa, Carlos Santo, Romario Bulding, Jairo Arzuaga, Arialdo Jiménez, Isaac y Jaime Pérez Parodi.

 

PARRILLA MUSICAL

 

Pero no solo en presentadores se ha sentido el crecimiento de este encuentro  de acordeones, los espectáculos musicales pasaron de los músicos criollos a las orquestas y figuras internacionales. Inicialmente las casas disqueras competían por presentar su staff de artistas, las que se repartían una noche para cada sello disquero.

Luego fueron las empresas licoreras que se peleaban este privilegio, tanto así que, en una oportunidad se instaló una carpa patrocinada por una cervecería, la que trajo una serie de agrupaciones que le hacían competencia a los que presentaban en la tarima Francisco ‘El Hombre’ por la que alcanzaron a desfilar figuras como: Mario Gareña, Oscar de León, Darío Gómez, Totó La Momposina, ‘Billos Caracas’ Boys, Fulanito, Ricardo José,  Javier Echaverria y la Familia Andrés; Orquesta Aragón, Moisés Angulo, Tulio Zuluaga, Carlos Vives, El Gran Combo de Puerto Rico y tantas más, lo que trajo como consecuencia la parcelación de la plaza Alfonso López para instalar silletería que se cobraba para poder sufragar las nóminas de estas costosas agrupaciones.

Esa fue otras de las necesidades por las que se requería el parque de la Leyenda, ya que la plaza había quedado pequeña, para el grueso público que asistía a estas presentaciones, lo que posteriormente se hizo realidad en el año 2004.

Con esas comodidades y mayor seguridad para músicos y asistentes, a la par de los concursos se empezó a familiarizarse con estelares figuras de la música nacional e internacional que se volvieron un atractivo para el festival lo que atajo mucha gente foránea lo que se calcula en la actualidad como unas 150 mil personas visitantes en los últimos festivales.

Así las cosas en este nuevo escenario que entre otras cosas acaba de perder el manejo la Fundación Festival Vallenato que lo ideo, figuras como:Marc Anthony, Ana Gabriel, Juan Gabriel, Maná, Ana Gabriel, Vicente Fernández, J Balvin, Ricky Martin, Wisin&Yandel, Eddy Herrera, Wilfrido Vargas y muchísimos más además de todos os artistas vallenatos de primera clase.