Diario del Cesar
Defiende la región

Entre todos pagaremos el saqueo a Electricaribe

320

El Gobierno Nacional presentó hace poco el nuevo proceso de búsqueda de uno o varios inversionistas-operadores idóneos para asumir la prestación del servicio de energía en la región Caribe.

El proceso, que hace parte de la solución estructural definida por el presidente Iván Duque Márquez el 29 de noviembre de 2018, ofrecerá los activos de cada uno de los segmentos y el pasivo pensional estará a cargo de la Nación. Adicionalmente, brinda la posibilidad de comprar la compañía en su totalidad o segmentada en dos zonas geográficas.

 El plan presentado divide la operación de la actual Electricaribe en dos grandes sectores de prestación. CaribeSol: compuesto por Atlántico, Magdalena y Guajira, con una participación en el mercado de 10.8% y 1.21 millones de clientes; y CaribeMar: compuesto por Bolívar, Sucre, Córdoba, y Cesar, con un mercado de 10.9% y 1.51 millones de clientes.

 Con ello Gobierno Nacional reafirma que está comprometido en garantizar la prestación del servicio de energía eléctrica, tanto en el corto como en el largo plazo. Esperamos contar con el operador más calificado para mejorar el servicio de energía en la costa Caribe

Por su parte, la Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez sostuvo que “estamos cumpliendo la ruta trazada por el Presidente Duque para ofrecerles una solución estructural a los usuarios del servicio de energía eléctrica en la Costa Caribe. Este nuevo proceso aumenta las probabilidades de encontrar una solución definitiva para esta zona del país que representa el 25% de la totalidad de la demanda en Colombia, y asegurar las inversiones por cerca de 8 billones de pesos que se requieren en los próximos 10 años”.

Como criterios para participar en la oferta, el proceso exige que el inversionista-operador interesado se encuentre prestando el servicio de energía a más de 600.000 usuarios y que tenga un patrimonio de US$500 millones. Estos criterios de pre-calificación aplican tanto para los interesados en una de las dos zonas o en la totalidad de la empresa.

 Para los interesados bajo la modalidad de consorcio se exige que el líder del mismo acredite la prestación del servicio de energía a mínimo 450 mil usuarios (de los 600 mil requeridos en conjunto) y tener por lo menos el 50% de participación en el consorcio. Adicionalmente, un miembro debe acreditar como mínimo un patrimonio de US$300 millones y tener, por lo menos, el 30% de participación en el consorcio.

El nuevo proceso de búsqueda tiene como plazo de recepción de las ofertas para precalificación el 17 de mayo. En junio se darán a conocer los resultados de la precalificación y se procederá a abrir el cuarto de datos para que las firmas seleccionadas analicen la información disponible y estructuren la oferta final que debe presentarse el 16 de septiembre. Ese mismo mes se hará la subasta del primer segmento y en octubre la subasta del segundo de los segmentos, así como la subasta de la compañía completa (en caso que se presenten interesados) para la adjudicación de la operación del servicio de energía en la región.

 Al final del proceso, se seleccionará la propuesta que cumpliendo los requisitos regulatorios ofrezca el mayor valor por la compañía prestadora del servicio de energía en la región Caribe, en su totalidad o con la segmentación.

No olvidemos que seremos los contribuyentes colombianos los que nos van a meter la mano al bolsillo para tapar el monumental saqueo que los españoles antiguos dueños de la empresa hicieron en dicha compañía. Sus administradores sacaron de Colombia billones de pesos que el Estado le giró por concepto de subsidios, y cuyos recursos nunca fueron invertidos para mejorar su infraestructura y redes eléctricas, las cuales necesitan hoy mal contados 900 mil millones de pesos para dejarla en condiciones óptimas.

Nos vendieron la idea del salvamento, pero no nos dijeron por cuanto y durante qué tiempo.