Diario del Cesar
Defiende la región

Alcalde inauguró la plaza inconclusa

364

El alcalde Augusto Ramírez Uhía fue el encargado de cortar la cinta inaugural de la obra./Richard Dangond.

Con una inversión de 8.736 millones de pesos y a la espera de 1.600 millones más, la plaza Alfonso López de Valledupar sería entregada el próximo 14 de mayo.

Por
NIBALDO RAÚL
BUSTAMANTE DE LA CRUZ

William Vega, un vendedor de tintos y dulces, acampado entre la sombra de mediodía en la remodelada Plaza Alfonso López vio cómo se esfumaron casi 62 años de historia. Su mirada no disimula la nostalgia, tampoco la alegría de ver un escenario más reluciente envuelto en una arquitectura moderna que le ‘ganó la batalla’ a lo colonial.

Tiene recuerdos inéditos de lo que fue el sector en donde hoy florece la nueva estructura. “Recuerdo que en 1962 me ganaba la vida vendiendo jabón de potasa, aprovechaba la abundante sombra del palo de mango, lugar donde está construida la tarima, la extensa maleza no tenía dolientes, también había árboles de higuito y matarratón y al costado una fuente.  Había una señora que se llamaba Carlota Maya, ella me compraba bastantes jabones cuando yo tenía 12 años”, dijo el hombre de piel deteriorada, mientras el ruido de las máquinas pesadas daban el último retoque a la plaza.

LA INAUGURACIÓN

Horas más tarde, la multitud comenzó a llegar. Reconocidos personajes de la vida política y pública del Cesar acamparon en los alrededores del lugar para inaugurar la remodelada estructura, la misma que seguirá como campo de batalla de pitos y bajos de la máxima fiesta de acordeones del mundo.

Aún sin terminar, la plaza Alfonso López se vistió anoche de gala para mostrarse ante el mundo; sus bondades arquitectónicas estuvieron en la óptica de aquellos que conocen su historia; anécdotas de historiadores y músicos convertidos en leyendas y juegos pirotécnicos adornaron la ceremonia ensalzada con agrupaciones musicales, las mismas que pusieron el toque parrandero para abrir el telón de la nueva obra.

Las glorias del vallenato y la Banda Municipal abrieron el telón cultural y musical que más tarde cerró Jorgito Celedón acompañado de la Filarmónica de Colombia, convirtiéndose en protagonistas de un espectáculo lírico entonadas por canciones clásicas que se encargaron de devolver el tiempo. Canciones llenas de poesía en la voz del cantante villanuevero.

Entre investigaciones de la Procuraduría por la prórroga de entrega de la obra, gustos y disgustos de los vallenatos, la Plaza Alfonso López fue inaugurada anoche, pero será entregada el próximo 14 de mayo.

DESFILE DE REYES

A medida que el sol se ocultaba para darle la bienvenida a una nueva noche; el sonido de los clarinetes, guitarras y saxofones desempolvaros obras de antología. Confidencias (Alfredo Gutiérrez), La gota fría (Emiliano Zuleta) o 039 (Alejandro Durán) devolvieron el tiempo; lo antaño parecía moderno a través de notas musicales que nunca pasarán de moda.

Luego los reyes vallenatos del acordeón desfilaron por los alrededores de la nueva estructura, acompañados por el Alcalde de Valledupar Augusto Ramírez Uhía; José María Ramos (padre e hijo); Julián Rojas, Raúl ‘El Chiche’ Martínez, Orangel El Pangue Maestre y Harold Rivera recordaron la evolución que tuvo el mítico escenario, en donde la historia cuenta que allí su nombre está escrito con la huella de una hazaña musical.

José María ‘Chema’ Ramos Rodríguez recordó con lujos de detalles lo que ocurrió aquella noche de abril de 1977 cuando a punta de pitos y bajos se coronó como rey vallenato.

“Me acuerdo como si fuera hoy el día en que me coroné rey vallenato, me acuerdo que solo había una tarimita muy diferente a la última; pero esta de ahora es majestuosa. Es una gran obra la que realizó el alcalde quien además acertó en diseñar una placa para los reyes. No podemos vivir del pasado, vivamos el presente, no podemos estancarnos”, aseguró el acordeonero de 70 años, nacido en Urumita, La Guajira, que en la actualidad hace parte de los Juglares del Vallenato.

Su épica faena se escudó en canciones como El Pechichón (puya); La Pule (merengue); Ni tu ni yo (paseo) y el son Yo sí traigo un son, temas que tienen al máximo exponente de la dinastía Ramos en el salón de la fama de la música vallenata.

“LA PONEMOS EN LAS MANOS DE DIOS”

Por su parte, el alcalde de Valledupar, Augusto Ramírez Uhía, recordó que “en este lugar estaba la primera manzana, aquí estaban los corrales de las colonias españolas. Luego pasamos de seis a 16 manzanas, hoy somos seis comunas, 201 barrios y 550.000 habitantes. Nuestra Plaza Alfonso López es como un pozo petrolero convencional con la única diferencia que el petróleo se acaba y nuestra plaza y nuestra cultura es infinita. No la construimos por capricho, lo hicimos convencidos que el ADN de nuestra región es convertir a Valledupar en destino turístico, cultural y ecológico. Antes los turistas llegaban y salíamos corriendo a cambiar las baldosas. Hoy ponemos esta obra en las manos de Dios, la Plaza Alfonso López seguirá creciendo, en la segunda etapa la extenderemos hacía la calle 15 y a la carrera sexta en donde quedará la peatonalización”.

OPINES

Dixon Quiroz aseguró que “no he podido asimilar el cambio, es un cambio absoluto y estéticamente atractiva. Me parece que es un elogio al cemento, creo que falta más sobra, ojalá que los árboles sembrados crezcan rápido porque la sensación que hay es que será utilizada para eventos nocturnos”.

Javier Oñate Alí reconoció que “es una obra muy vistosa y bastante amplia en comparación con la anterior, hay muchas críticas como es natural, pero es la plaza que la ciudad se merece porque las cosas tienen que evolucionar, particularmente me gusta cómo quedó”.

Jorge Montero dijo que “la nueva plaza es un acierto del Alcalde de Valledupar, esperemos que todos los vallenatos cuidemos esta obra que sin duda alguna es una muestra de  evolución. Particularmente me gusta este nuevo diseño”.

Naibelin Franco resaltó que “es una obra espectacular, todos los vallenatos tenemos que cuidarla, quedó muy bien rediseñada, el cambio se nota a simple vista. Es la plaza que nos merecemos”.

Edgar Toro indicó que “es un cambio extremo, la plaza Alfonso López cambió de vestido y está muy bonita. Da gusto volver a verla llena de gente como en años anteriores. Debemos cuidarla”.

Brayan Trillos coincidió en afirmar que “la plaza quedó espectacular fue un cambio extremo. Nosotros los vallenatos debemos sentirnos orgullosos de esta obra. Se nota lo moderno en su nueva estructura”.

Eloy Quintero Romero dijo que “es una obra arquitectónica muy buena, lo que critico es que la anterior fue mejor porque representaba nuestra historia. Le critiqué eso al Alcalde, pero ya las cosas se hicieron, la historia quedó atrás, ya no será emblemática sino en 100 años. El alcalde tiene esa libertad y hay que recibirla y pensar en la evolución”.