Diario del Cesar
Defiende la región

Denuncian atentado contra el homicida de la ‘Andina’

452

Para las 8:30 a. m. del próximo 7 de mayo fue reprogramada la audiencia de juicio oral que recientemente se desarrolló en contra de Luis Fernando Quiñones Rodríguez, quien es señalado de ser coautor del homicidio del ganadero y abogado Efraín Calderón Calderón, de 60 años, en hechos ocurridos en el parqueadero de la Universidad del Área Andina en agosto del 2017 en Valledupar, tras la intempestiva suspensión que tuvo la diligencia.

Lo anterior, debido a que en medio de la vista pública que se realizaba ante el Juzgado Tercero Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento de Valledupar, la jurista a cargo de la defensa del taxista indicó ante el estrado que, al parecer, su defendido había descubierto que se estaba fraguando un atentado en su contra desde el penal y que se llevaría a cabo en alguno de sus traslados.

Todo ello se dijo cuándo la Fiscalía 16 Seccional adscrita a la unidad de vida que lo imputó por los delitos de los delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico y porte ilegal de armas de fuego, ya había presentado a dos de sus testigos y se disponía a presentar a los demás en aras de ratificar su teoría del caso.

Sin embargo, el procesado hizo la interrupción a la diligencia para manifestar lo anterior, con la intención de pedirle  la justicia que le brinde protección y de ser necesario, el cambio a otra unidad carcelaria a fin de salvaguardar su integridad.

 

El caso

 

Según el acusador, Quiñones Rodríguez sería coautor del homicidio del ganadero, ocurrido sobre las 3 p. m. del 18 de agosto de 2017 cuando  Efraín Calderón y su esposa se dirigieron al estacionamiento del centro universitario para subir a su carro.

No obstante, cuando la mujer subía al mismo y él abría la puerta del puesto conductor, un sujeto lo abordó por la espalda y le propinó dos contundentes balazos en la cabeza, que lo dejaron muerto en el lugar; para luego salir huyendo rápidamente y subir a un taxi que lo esperaba a unos metros de distancia.

Sobre lo anterior, un miembro de la Policía que participó como testigo en el juicio, aseguró el sujeto fue capturado luego de una persecución  de  un mototaxista que dio aviso a la patrulla que rodeaba el sector y que al ser interceptado por los uniformados, Quiñonez Rodríguez dijo que el asesino lo amenazó con un arma de  fuego para obligarlo a que lo sacara del sitio donde había cometido el crimen y que posteriormente se bajó del taxi en la entrada el sector del Pescaíto.

Finalmente, recordó que el supuesto cómplice del homicida del ganadero  estuvo estacionado durante siete minutos en la calle 5B con carrera 22, esperando al sicario que le propinara dos impactos de bala a la víctima.