Diario del Cesar
Defiende la región

El expresidente de Fecode que maneja las pensiones de los colombianos

16

Se trata de un sindicalista y senador que Petro había denunciado en 1998 por “gestionar irregularmente contratos”.

En junio de 1998, Gustavo Petro pidió ante el Consejo de Estado la pérdida de investidura del senador Jaime Dussán, acusándolo de gestionar irregularmente contratos para entregárselos a dedo a terceros mientras era congresista electo y presidente de la Federación Nacional de Educadores (Fecode). Pese a la gravedad de esas acusaciones, 24 años después el demandante terminó delegándole al demandado la responsabilidad de administrar el fondo público de pensiones de los colombianos, Colpensiones.

La apertura de ese expediente, el AC – 5814, cuyo pedido luego fue desestimado por el alto tribunal, representó el primer conflicto de estos dirigentes de izquierda, que cruzaron sus caminos políticos en el Polo Democrático Alternativo (PDA), donde en 2009 tuvieron un segundo ‘round’ por el apoyo de Dussán –entonces presidente (e) del PDA– a la precandidatura presidencial del exmagistrado antioqueño Carlos Gaviria, principal rival de Petro en la disputa interna por conseguir ese aval para las elecciones de 2010.

Contra todo pronóstico y con las heridas abiertas desde la salida de Petro del PDA en 2010, esta fracturada relación encontró un punto de equilibrio a finales de 2020 motivada por cálculos políticos para las presidenciales de 2022, pues Petro aprovechó la escisión del PDA –de la que nació el partido Dignidad, del ala de Jorge Enrique Robledo– y se volvió a acercar, en búsqueda de votos, a esta colectividad de izquierda que tenía como secretario general a Dussán.

Del sindicalismo a la política

La salida en falso que protagonizó Dussán al asegurar que la plata que con la plata que 6,78 millones de colombianos tienen en Colpensiones se hará un tren de Buenaventura al Atlántico (ver notas anexas), no ha sido la primera polémica que se relaciona con su nombre, ya que desde que empezó a sonar –en agosto– para dirigir la entidad, surgieron voces de políticos que se oponían a su nombramiento, y su hoja de vida ha tenido una serie de hechos controvertidos.

Este docente de secundaria logró hacerse un lugar en el escenario político nacional al aprovechar la vitrina que le dio el sindicalismo en los años ochenta y noventa. Nació en La Plata, Huila, el 19 de diciembre de 1951 y se graduó como educador en la Universidad Surcolombiana en 1970. Tras conseguir su título, Dussán trabajó como maestro de secundaria e ingresó a Fecode, organización de la que fue secretario general en 1978 y, luego, presidente en 1990.
Tras hacerse conocido en el Huila, el líder sindicalista fue elegido diputado de ese departamento (1982 – 1984), pero su influencia y acciones no han sido ajenas a controversias, pues en el magisterio se le criticó que en 1989 Fecode, bajo su influencia, concertó con el gobierno la Ley 91 de 1989, que le entregó la retroactividad de las cesantías de quienes no habían ingresado y aceptó la privatización de la salud de los maestros.
Estos reclamos no impidieron que Dussán aterrizara en 1994 en el Senado, pues aprovechando su rol de presidente de Fecode logró una curul con 33.275 votos por un movimiento independiente “Educación, Trabajo y Cambio Social”, elección que Petro quiso tumbar ante el Consejo de Estado. Para las legislativas de 1998, pese a los cuestionamientos de docentes y políticos, volvió a lanzarse y fue reelegido con 44.347 votos por el recién fundado Partido Socialdemócrata Colombiano.
Dussán también ha sido cuestionado en el escenario político, ya que la Corte Suprema de Justicia lo investigó por la llamada ‘Farcpolítica’ porque, según el Gobierno, su nombre aparecía en los computadores de alias ‘Raúl Reyes’, pero fue absuelto en 2009.
Además, fue señalado junto a otros congresistas de tener presuntos nexos con el narcotraficante Eduardo Restrepo, alias “El Socio”. Pese al testimonio de un amigo del narco, la Corte no encontró méritos para investigarlo. Además, se le criticó por su cercanía con el exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno, quien perteneció al PDA y fue condenado a 19 años de cárcel por el carrusel de la contratación.
En 2016, Olmedo López y Julio Mancera pidieron que se le investigara al interior del PDA asegurando que hizo presuntos ofrecimientos a cambio de votos para volver a la presidencia de la colectividad. Su más reciente controversia se registró en agosto (ver Para saber más), cuando se le acusó en el PDA de ejercer presiones indebidas para que Petro accediera a nombrarlo a la cabeza de Colpensiones.
Reconciliación con interésAl materializar su escisión, en octubre de 2020, el PDA quedó al mando de Dussán, como secretario general, y del senador Alexánder López –cercano a Petro–, quien asumió el cargo de presidente de la colectividad. Este escenario volvió a juntar a Petro y a Dussán por un interés mutuo, pues el primero quería unir a la izquierda en torno a su candidatura presidencial y el segundo mantener con vida a su recién dividido partido.
En ese contexto, y sin Robledo en el camino, el Polo Democrático aceptó integrar una coalición política de izquierda que luego se llamaría formalmente Pacto Histórico. En ese acuerdo político se acordó la inclusión de al menos 20 nombres del PDA en la lista cerrada al Senado y con López como la carta de presentación del partido, pues se le entregó el puesto 3 de la lista.
La vieja enemistad de Petro y Dussán quedó a un lado gracias a este acuerdo político que no fue gratuito, pues para sellar esta reconciliación basada en una alianza electoral, el Jefe de Estado accedió a darle un alto cargo al jefe del Polo y terminó poniéndole a la junta directiva de Colpensiones como primera opción para su nuevo jefe a un docente de bachillerato, líder sindicalista y político tradicional en lugar de un perfil técnico.
Esta reconciliación política podría salirle cara a los pensionados del país, pues el Jefe de Estado le entregó Colpensiones a una cuota política que todavía no ha dejado claras las nuevas reglas que el Gobierno quiere establecer con la reforma pensional que tiene previsto presentar el 15 de marzo de 2023.

 

/EL COLOMBIANO