Diario del Cesar
Defiende la región

Guerra de pandillas tiene a la gente en zozobra y con miedo

423

“De manera incontrolable sacan cuchillos, machetes y piedras, parece que no tuvieran control”.  Así narran los habitantes de la urbanización Nando Marín, al surde Valledupar, los constantes enfrentamientos entre pandillas.

La situación, se ha presentado repetitivamente durante varios años, según sostiene la comunidad. “Hemos buscado ayuda en las autoridades, Alcaldía Municipal y Secretaría de Gobierno Municipal, pero no han querido prestar atención”, comentó un residente que prefirió guardar su nombre.

Quienes se han atrevido a denunciar esta problemática que surge, al parecer, por microtráfico y hurtos, han recibido distintas amenazas, teniendo que solicitar protección de la Fiscalía.  También indican, que impera el miedo constante.

“Fui uno de los partidarios de las acusaciones, pero por la irresponsabilidad de un medio de comunicación que resaltó mi nombre recibí intimidaciones”, cuenta el afectado, quien como vía de escape ha considerado abandonar el sector y desplazarse a otro punto de la capital “para vivir tranquilamente”.

En otro relato, un morador detalla que alrededor de 60 personas se suman a los enfrentamientos con armas cortopunzantes. Incluso, en ocasiones, “nos toca escondernos debajo de las camas por la intensidad de la pelea”.

Los menores también se ven perjudicados: algunos han quedado en medio de los disturbios recibiendo lesiones que, aunque no son de gravedad, si los hace vulnerable a un panorama peor.

“Ellos tiran piedras sin mirar hacia donde se dirigen, por eso algunos han resultado ‘estapados’ o las láminas de los techos partidas; se convierten en locos”, argumenta.

Al día siguiente el panoramaes desolador.  Se observa sangre, ropa y puñales, como huella de lo ocurrido, asegura el residente.

Las guerras entre pandillas, subraya, no tienen hora ni escenario, “en cualquier momento nos toca protegernos”.

 

NO HAN FUNCIONADO LAS REUNIONES

 

Un líder comunal, quien tampoco autorizó develar su nombre por la tensión de la situación, acotó que para darle un fin a las batallas se han adelantado reuniones con el comandante de la Policía de Valledupar y la Secretaría de Gobierno Municipal, pero las mesas de diálogos “no han servido de nada”.

Puntualiza que solo en elecciones políticas recibieron la atención del alcalde de Valledupar, Augusto Daniel Ramírez; quien hoy, “al escuchar Nando Marín, reacciona como si se refirieran al diablo”, acota.

 

SE HAN ATENDIDO LAS DENUNCIAS

 

Sin embargo, el secretario de Gobierno Municipal, Gonzalo Arzuza, notifica que esta problemática se ha atendido en diversas oportunidades a través de operativos policiales en los cuales, han existido capturados.

No obstante, sostiene que algunos de los controles de seguridad, requisas e inspecciones, “han sido recibidas de manera violenta por parte de la comunidad.  Igual, seguiremos ejerciendo esta función”.