Diario del Cesar
Defiende la región

Juicio a madre sindicada de matar a su hija recién nacida

464

Ante el Juzgado Segundo Penal con Funciones de Conocimiento de Valledupar, se realizó ayer en la mañana, la audiencia de juicio oral contra Marcela Herazo Rangel, sindicada del delito de homicidio agravado,  por la muerte de su bebé recién nacida.

El hecho ocurrió el 16 de septiembre del 2016, cuando la acusada que actualmente goza de libertad, sintió un fuerte dolor abdominal que la obligó a ir al baño y allí de manera involuntaria expulsó el feto de su niña, que supuestamente nació muerta.

La procesada aseguró que notó con extrañeza el embarazo que tenía y nunca asistió a controles prenatales porque no sabía que estaba embarazada ya que aparentemente, cada mes seguía menstruando de manera normal.

Durante la diligencia que se realizó con presencia de la Fiscalía 16 Seccional, investigadora del caso, llevó al estrado a un médico forense, que realizó el procedimiento de necropsia a la criatura, quien durante su entrevista indicó que el informe pericial documenta como conclusión que la recién nacida estaba a término normal para el nacimiento y este se dio por un parto vaginal domiciliario cuando tenía 38 semanas de gestación.

 

BEBÉ MURIÓ POR LAS HERIDAS

 

 “El cuerpo fue encontrado sin vida en el patio de la vivienda de la progenitora. En la necropsia se encontró un cuerpo de sexo femenino con edad gestacional de 38 semanas, en quien se documenta la presencia de trauma corto contundente en cuello, con compromiso de vasos, lo cual explica la muerte por shock hemorrágico; sin evidencias de malformaciones mayores ni patologías en otros órganos, por eso se deduce que la bebé nació viva y posteriormente falleció por el trauma en el cuello”, dijo el especialista.

 

ASÍ SUCEDIÓ

 

Por la manera en que fue hallado el cadáver de la recién nacida, las autoridades señalan que el caso no se trató de un aborto involuntario como lo hizo saber la mujer de 27 años sino de un asesinato, ya que la bebé tenía laceraciones en el cuello que presuntamente habrían sido provocadas por su madre.

Durante otras citaciones, un agente del ente investigador encargado del levantamiento del cadáver, indicó que durante la recolección de elementos probatorios que se llevó a cabo en el inmueble ubicado en la manzana 12 casa 6 del barrio Bello Horizonte, en el que se encontró el cuerpo sin vida de la recién nacida en el baño del patio, tapada con unos costales, también se encontró un machete manchado con sangre que fue llevado junto con el cuerpo a las instalaciones de Medicina Legal y Ciencias Forenses, a fin de definir si se trataba del fluido humano y si esa arma le causó la muerte a la criatura.

“La autoridad aportó un machete al cual se le realizó un estudio biológico y se documentó ese complemento. En las muestras tomadas a la hoja del arma se le detectó sangre humana. Una vez realizada la exploración lofoscópica del elemento, se concluyó que había ausencia de impresiones dactilares para determinar la identidad”, acotó el testigo.