Diario del Cesar
Defiende la región

Judicializan a chofer y escolta del alcalde de Río de Oro

POR ASESINATO DE KISLY GÓMEZ

310

En el Juzgado Primero Penal Municipal de Control de Garantías de Ocaña, Norte de Santander, fueron judicializados el escolta y el conductor del alcalde de Río de Oro, como presuntos responsables del homicidio de Kisly Gómez Sánchez, de 26 años de edad, quien fue atacada con arma de fuego en medio de las fiestas patronales de ese mismo municipio la madrugada del pasado viernes.

Se trata de Juan Carlos Oliveros Almenares y Jhon Isnardo Cortez Jácome, escolta y conductor del alcalde, respectivamente, quienes fueron imputados por el delito de homicidio agravado y lesiones personales, de los cuales se declararon inocentes.

El hermano del mandatario municipal, Darío Santana Rincón, quedó en libertad, ya que la Fiscalía no solicitó medida de aseguramiento por tener pocas pruebas contra él, sin embargo, quedó vinculado al proceso en libertad.

Según la Fiscalía, algunos ciudadanos señalaron a los empleados del alcalde como los responsables de la balacera en contra de la población, que salió despavorida en busca de refugio.

Además, el ente presentó la declaración de un testigo que aseguró que vio cuando Oliveros Almenares disparó al aire y después apuntó a ‘quema ropa’ a una esquina donde cayó muerta Kisly Gómez Sánchez.

El 19 de septiembre, a las 2:00 de la tarde, el Juzgado Primero Penal Municipal de Control de Garantías de Ocaña, seguirá con la audiencia para definir la situación judicial de estas personas.

Entre tanto, el alcalde del municipio de Río Oro, José Elí Santana, manifestó que la comunidad se siente consternada por lo sucedido en el municipio, una situación que lamenta y que espera sea esclarecida lo más pronto posible.

“Yo me encontraba ese día en el parque, pero estaba bastante retirado de donde ocurrieron estos hechos. De un instante a otro, empezaron a salir botellas y no se a quien le dio por hacer tiros, quizás para calmar todo, pero fue todo lo contrario. No entiendo, salían tiros por todos lados, hubo mucha gente que disparó y eso es necesario averiguarlo”, explicó.

Es algo muy lamentable que nunca debió suceder. “Desconozco quien originó la riña, sentí como si el diablo se apoderó del parque, fue una cosa que nadie quisiera vivir o recordar. Confío plenamente en las autoridades, ellos tienen las capacidades y todos los mecanismos necesarios para aclarar esta muerte.

Reiteró que las personas responsables deberán responder por lo sucedido, pero al igual aclaró que él no porta armas y nada tiene que ver con este tema.