Diario del Cesar
Defiende la región

Investigan asesinato de una vallenata en Bogotá

371

Las ilusiones de ver crecer a su pequeño hijo, se las arrebataron a una joven vallenata luego que manos criminales la degollaran al interior de su vivienda ubicada en el sector de Engativá en Bogotá.

El retoño de dos años de Emelin Misheel Daza Zárate fue quien alertó a los vecinos que algo andaba mal en su hogar. El niño durante varios minutos fue visto deambulando en la calle del sector, por lo que los moradores decidieron alertar a la abuela del pequeño, debido a que la puerta de su residencia estaba abierta, pero la madre del infante no se divisaba.

Una tía de Daza Zárate quien reside a escasos metros del sitio, decidió ingresar a la casa topándose con la macabra escena, su sobrina estaba sin vida tendida en el suelo, presentaba una herida abierta a la altura del cuello, en medio de una poza de sangre.

Hasta ahora las autoridades desconocen los móviles del hecho, pero descartan que sea por hurto debido a que en el inmueble no robaron dinero ni objetos de valor. El crimen podría apuntar a motivos pasionales y está siendo indagado exhaustivamente por agentes de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) de la Policía Nacional.

 

SE RADICÓ HACE 8 AÑOS EN LA CAPITAL DEL PAÍS

 

Sergio Vásquez, primo de la víctima, aseguró que su familiar se había radicado en la capital del país desde los 12 años y su niñez la vivió en el barrio Divino Niño de Valledupar en compañía de una tía, la misma que descubrió el fatídico hallazgo, el pasado primero de abril, cuando caía la tarde.

Sus seres queridos se encuentran consternados por este trágico suceso y al mismo tiempo aseguran que desconocen quien fue la persona que ejecutó su muerte. Emelin Misheel era madre soltera, la relación con el padre de su primogénito la decidió acabar hace año y medio,  según se conoció, este supuestamente la amenazó meses atrás por una demanda de alimentos que ella instauró en su contra.

La valduparense a diferencia de otras chicas de su edad, no ingresó a la universidad debido a que su embarazó truncó los sueños de realizarse como profesional,  por lo que desde el nacimiento de su hijo, se dedicó a cuidarlo. Sus seres queridos se encuentran compungidos por su inesperada partida, en especial su progenitora quien no cesa de llorar por este hecho violento que partió su vida en dos.

Los restos mortales serán trasladados a su terruño, donde serán sepultados en medio de la indignación de sus parientes, quienes guardan la esperanza que este crimen no quede en la impunidad.