Diario del Cesar
Defiende la región

Juan Guaidó teme ser detenido o secuestrado

400

El autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, dijo que no reconocerá la inhabilitación que le decretó el gobierno de Nicolás Maduro, llamándola “una vulgar persecución política”.

En una entrevista con el diario mexicano El Universal publicada este martes, el opositor de 35 años atacó el fundamento jurídico que el gobierno de Maduro usó para justificar su inhabilitación para ejercer cargos públicos por 15 años.

La decisión fue tomada por el contralor venezolano, el oficialista Elvis Amoroso, alegando que el líder parlamentario no había justificado en sus declaraciones patrimoniales gastos realizados con fondos supuestamente provenientes del exterior.

“El contralor no tiene las facultades para inhabilitar a un funcionario, porque así lo marca nuestra Constitución; lo que existe es una persecución política en todos los niveles, es para desviar la atención de lo que realmente está pasando en Venezuela. Se trata de una vulgar persecución política”, dijo Guaidó, reconocido por 50 países como el presidente encargado de Venezuela.

“Él no tiene las facultades ni el respaldo para hacer esto, así que esta inhabilitación no procede”, acotó el líder parlamentario, quien alega que Amoroso fue designado por la chavista Asamblea Constituyente, que tilda de ilegítima.

“El régimen de Maduro quiere inhabilitar porque vamos rumbo a elecciones libres, a una verdadera democracia. Maduro se burla de una eventual solución en Venezuela”, añadió.

La inhabilitación de Guaidó ha sido condenada por los países del Grupo de Contacto Internacional (GCI) sobre Venezuela -impulsado por la Unión Europea e integrado por ocho países europeos y cuatro latinoamericanos- así como por Estados Unidos.

Guaidó dijo este martes a la prensa que podría ser detenido, después de que el máximo tribunal de Venezuela abriera la posibilidad de despojarlo de su inmunidad parlamentaria.

 

TEME SER DETENIDO

 

El líder opositor Juan Guaidó dijo ayer que podría ser detenido, después de que el máximo tribunal de Venezuela abriera la posibilidad de despojarlo de su inmunidad parlamentaria.

“Ellos pueden intentar secuestrarme”, dijo Guaidó, reconocido como presidente encargado del país por más de 50 naciones, al ser interrogado por periodistas sobre un fallo que pidió a la oficialista Asamblea Constituyente levantarle el fuero.

Esa decisión allanó el camino para que el jefe del Legislativo pueda ser sometido a una corte ordinaria, en momentos en que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) lo investiga por supuestamente usurpar las funciones del presidente Nicolás Maduro, quien además lo acusa de planear un atentado en su contra.

“El régimen ustedes saben cómo actúa. Esto ya no es ni siquiera persecución, esto es inquisición”, aseguró el líder opositor, quien de antemano desconoció la decisión del TSJ y de la Constituyente por considerar que su conformación fue inconstitucional.

La oposición acusa al tribunal supremo de servir al oficialismo.

“No hay cualidad ni para allanar ni para inhabilitar (por parte de esos órganos), debemos decir las cosas como son”, apuntó Guaidó, horas antes de una sesión de la Constituyente que podría abordar el pedido judicial.

El TSJ planteó su solicitud al considerar que el diputado “quebrantó” una prohibición de salida del país impuesta el pasado 29 de enero, cuando abrió la pesquisa por usurpación.